Eje Busti-Schiaretti arma tropa propia en Congreso

Política

El destino de las retenciones móviles en el Congreso parece haberse reducido a una interna del Partido Justicialista. El eje que integran Juan Schiaretti, José Manuel de la Sota, Jorge Busti y Carlos Reutemann. Casi desde la clandestinidad, a través de contactos telefónicos diarios, estos barones peronistas coordinan desde sus provincias la estrategia legislativa opositora y hasta pusieron a sus ministros y ex funcionarios a trabajar en proyectos de ley para ser debatidos en el recinto.

El domingo pasado, Busti telefoneó desde Paraná a Schiaretti para realizar un diagnóstico de la convocatoria de Cristina de Kirchner para que las entidades rurales la visiten en la Casa Rosada. «Está claro que el gobierno no tiene los votos necesarios en el Congreso para ratificar la resolución 125. Por eso Cristina convoca al campo, se le adelanta al Congreso y quiere aparecer como una moderada», coincidieron el gobernador cordobés y su ex colega entrerriano.

El panorama fue ratificado ayer por Mario Llambías, de Confederaciones Rurales Argentinas, a la salida de la reunión con la Presidente: «Cristina aceptó abrir el juego de las retenciones en el Congreso». El eje Schiaretti-Busti lo completan De la Sota, quien actúa como vocero mediático del sector y rehúye en público cualquier aventura electoral, y Reutemann, el encargado de abrir el debate en el Senado, donde la mayoría kirchnerista es aplastante pese a las disidencias de la santafesina Roxana Latorre, el salteño Juan Carlos Romero, el radical K rionegrino, Pablo Verani, y el cordobés Roberto Urquía.

  • Misión

    En Diputados, Schiaretti puso a trabajar a su ministro de la Producción, Angel Elettore, junto al ex Ministro de la misma cartera del gobierno de Busti, Daniel Welschen. La misión encomendada a estos técnicos es redactar un paquete de proyectos de ley que abarquen una amplia gama de opciones a la Resolución 125 del Ministerio de Economía enviada por la Presidente al Congreso. Las iniciativasen las que están trabajandoperonistas cordobeses y entrerrianos son:

  • Reducir la alícuota de retenciones a la soja a 35% y mantener el esquema de retenciones móviles sólo para los grandes latifundistas.  

  • Diferenciar a los productores entrerrianos y cordobeses de los de la región pampeana caracterizados como pequeños y medianos chacareros.

  • Elevar de 150 a 300 hectáreas y de 500 a 1.200 toneladas de producción los parámetros para definir a pequeños y medianos productores.  

  • Reducir de 450 a 250 kilómetros la distancia entre el campo y el puerto para poder aplicar el subsidio al flete.

    Alejado de este polo del peronismo disidente aparece el puntano Alberto Rodríguez Saá, a quien ayer Schiaretti lo privó de un apretón de manos y foto conjunta. Es que el eje Busti-Schiaretti-De la Sota-Reutemann circunscribe por ahora su pelea con el gobierno kirchnerista al tema de las retenciones móviles. Pero el gobernador de San Luis ya se muestra como un opositor declarado al matrimonio y teje alianzas subterráneas con el peronismo republicano de Ramón Puerta.

    En este esquema, Eduardo Duhalde aparece como el dirigente capaz de reunir a ambos bandos peronistas para enfrentar a los Kirchner. «Duhalde tiene pendiente una invitación que le hizo Alberto ( Rodríguez Saá) para ir a San Luis», reveló ayer a este diario Héctor Maya, ex compañero de fórmula presidencial del gobernador de San Luis por el Frejuli.

    Además, desde el peronismo puntano aseguraron que se está organizando una cumbre del peronismo disidente con Duhalde, los Rodríguez Saá y Puerta. Por ahora, De la Sota y Busti tejen alianzas por su lado y no incluyen al ex presidente bonaerense en su estrategia legislativa contra las retenciones móviles.

    En el Congreso, los diputados cordobeses Jorge Montoya, Beatriz Halak y Arturo Heredia actúan como operadores delasotistas y mantiene reuniones diarias con los entrerrianos María Cremer de Busti, María Petit y Gustavo Zavallo.
  • Dejá tu comentario