El desaparecido 30.002

Política

El gobierno y organizaciones de izquierda hablan de 30 mil desaparecidos. Los expertos, de poco más de 11 mil, en cifras oficiales. Lo cierto es que hubo desaparecidos antes y también los hay en la actualidad, bajo este gobierno. Se conoció ayer un nuevo caso López, la no aparición de Luis Gerez, ex militante JP que declaró contra Luis Patti. El Presidente suspendió viaje de descanso, pero como con el caso López, desentendió al gobierno de cualquier responsabilidad de cuidar a testigos en peligro que el Estado no encuentra nunca. ¿Parapoliciales, como presume el oficialismo? Una conclusión obvia, pero que demuestra la incapacidad de frenar una ola de inseguridad en la que hay que anotar también estas dos desapariciones.

Justo cuando Néstor Kirchner no se resigna a calificar de fracaso la investigación por la desaparición del albañil Jorge Julio López, la Casa Rosada suma otro testigo -y albañil- en una causa de violaciones a los derechos humanos que desaparece.

Por eso el Presidente puso a trabajar a todas las fuerzas de seguridad del Estado en la búsqueda de Luis Gerez, un testigo que declaró en marzo contra Luis Patti, en sede judicial y en el Congreso, para que el subcomisario no pudiera asumir su banca de diputado electo. La orden presidencial fue que Aníbal Fernández, León Arslanian y la SIDE coordinen los operativos de rastrillaje de la Policía Federal, la Bonaerense y los organismos de inteligencia.

En la Casa Rosada, más allá de la reciente de la desaparición,vincularon directamente el caso de Gerez con la reapertura de juicios contra los ex represores y al de Jorge Julio López, otro testigo clave que declaró contra el ex represor Miguel Etchecolatz.

El Presidente suspendió incluso su viaje a Río Gallegos, donde iba a recibir el Año Nuevo y ordenó la conformación de un gabinete de crisis. Kirchner se reunió ayer por la tarde con el ministro del Interior -y por la noche con Felipe Solá-, quien informó que los operativos para encontrar a Gerez comenzaron a llevarse en cabo en Escobar «en forma conjunta» con el gobierno de la provincia de Buenos Aires. En el plano judicial, la investigación quedó a cargo de la Fiscalía 1 de Escobar, cuya titular es Andrea Palacios, quien ayer tomó declaración a los desconsolados familiares de Gerez.

  • Pedido

    El secretario de Derechos Humanos bonaerense, Edgardo Binstock, encabezó ayer en Escobar una conferencia de prensa junto a Emilio Pérsico, líder del ultrakirchnerista Movimiento Evita y vicejefe de gabinete de Felipe Solá, las diputadas nacionales Diana Conti y Cristina Alvarez Rodríguez, el actor-dirigente Alberto Fernández de Rosa -jefe de la agrupación oficialista Pensar Escobar, donde militaba Gerez- y familiares del desaparecido.

    José Luis, el hijo de 21 años del testigo Luis Gerez, pidió llorando por la aparición con vida de su padre y envió un mensaje a los supuestos «secuestradores», al advertirles que seguirá «peleando con sangre y fuerza» para encontrarlo.

    «Vamos a seguir peleando por mi papá y por sus compañeros», sostuvo José Luis, al tiempo que se dirigió a los supuestos secuestradores de Gerez para exigirles que «entreguen» a su padre. «A vos te digo que me lo entregues. Entregalo a mi papá, porque vamos a seguir peleando con fuerza y con sangre y va a aparecer», concluyó José Luis entre lágrimas.

  • Impulso

    Binstock vinculó directamente la desaparición de Gerez con la reapertura de causas contra ex represores de la última dictadura: «Vamos a continuar con el impulso de los juicios y vamos a encontrar a Luis. Con estos hechos lo que se pretende es frenar la política de derechos humanos del gobierno», disparó el funcionario bonaerense.

    Patti calificó como una «barbaridad» la desaparición del testigo Gerez, quien declaró en su contra en una causa judicial y ante la Cámara de Diputados. «Realmente espero y deseo que esto no sea algo de las características que se está difundiendo», dijo Patti. También señaló que el Estado «tiene responsabilidades y debe ocuparse de ellas», al tiempo que dijo que «tal vez» conozca a Gerez «de la misma forma que a mucha gente de Escobar». «Si realmente la desaparición ocurrió, pueden atacarme a mí, pero van a atacar al gobernador, al Presidente. Es muy grave lo que puede pasar. Si ocurrió esto, no es una cosa de tres, cuatro o cinco personas», advirtió el líder del PAUFE.

  • Denuncia

    Gerez desapareció el miércoles cerca de las 20.30. Había ido hasta la casa de un amigo a saludar por el fin de año y se le ocurrió hacer un asado. Salió de la casa sin celular ni llaves hasta una carnicería que se encontraba a menos de 200 metros y nunca más regresó. Sus familiares radicaron la denuncia policial por averiguación de paradero a las 3 de la mañana del jueves y a partir de ese momento comenzaron a sonar las alarmas en los despachos del poder.

    Lo más llamativo era que Gerez no tenía custodia policial. Desde el Ministerio de Seguridad bonaerense explicaron ayer a este diario que aunque Gerez había recibido varias amenazas telefónicas y pinchaduras de gomas en su auto, nunca había pedido custodia ni radicado una denuncia ya que consideraba esos episodios « normales» por su condición de militante político.
  • Dejá tu comentario