El ególatra oficialista

Política

A su regreso de Irán, Luis D'Elía se convertirá en el miembro informante de la versión del régimen iraní sobre el atentado a la AMIA, hecho por el que la Justicia argentina solicitó semanas atrás la detención de ocho ex funcionarios del régimen de Teherán.

La presentación pública está prevista para el martes próximo, según informó ayer a Ambito Financiero el cura Luis Farinello, uno de los tres argentinos que fueron invitados por el gobierno iraní a participar de un encuentro sobre América latina. El tercero es Mario Cafiero.

Durante su estadía en Irán, D'Elía se reunió en dos ocasiones con el canciller Manouchehr Mottaki. Primero lo hizo para entregarle una carta de respaldo al presidente Mahmud Ahmadinejad, que lleva la firma de Hebe de Bonafini, Nora Cortiñas y «Pino» Solanas, entre otros.

El segundo encuentro fue más importante: allí, D'Elía escuchó, un minucioso informe de la cancillería iraní respecto de la causa AMIA, orientado a desvincular a ese gobierno de los atentados. Esos argumentos serán los que el ex funcionario de Néstor Kirchner presentará en público el martes.

Entre los aspectos que D'Elía anotó figura el hecho de que los tres principales testigos usados para implicar a Irán pertenecerían, según el gobierno iraní, a «grupos extremistas» enfrentados con Teherán. Al punto que, se dijo, serían buscados por Interpol.

  • Explicación

    Ayer, desde Irán, Farinello explicó la posición sobre ese punto. «Se utiliza la tragedia de la AMIA para demonizar a Irán y, de ese modo, justificar luego un ataque y una invasión por parte de EE.UU. como se hizo anteriormente, con mentiras, en Irak.» Por la tarde, el cura de Quilmes, D'Elía y Mario Cafiero habían participado del encuentro junto a doscientos dirigentes de todo el mundo invitados a evaluar el futuro de América latina. Además de los delegados argentinos, hubo uruguayos, brasileños, cubanos y venezolanos, entre otros.

    Luego, el piquetero y el cura participaron de una visita a una sinagoga de Teherán donde, según explicó Farinello, «oramos todos juntos, judíos, musulmanes y nosotros como católicos por la paz en el mundo».

    La comunidad judía de Irán, de unos 80.000 miembros (cifra casi imposible de verificar), es considerada por Israel y la diáspora como «rehenes» de la teocracia iraní, ya que se les impide emigrar; además, hay fuertes indicios de que los iraníes tienen intenciones de colocarlos como escudos humanos en sus instalaciones nucleares pasibles de ser bombardeadas.

    Por la mañana, en diálogo radial con el periodista Pablo Wende, D'Elía le pidió a la comunidad judía argentina que «no se exaspere» por su apoyo al régimen iraní y que «no se deje utilizar» por Estados Unidos. Explicó que la «verdadera intención de Bush es invadir Irán. Yo le digo a la comunidad judía que no se exaspere, que busque la verdad, que no se deje utilizar: lo que quiere hacer Estados Unidos es satanizar a Irán para invadirlo y hacer lo mismo que en el sur del Líbano, o en Afganistán, o en Irak, o con el pueblo palestino, región donde ya hay más de un millón de muertos».

    Al margen de que Estados Unidos no invadió el sur del Líbano, las frases de D'Elía seguramente reavivarán los duros ataques que le dedicaron dirigentes de la AMIA y la DAIA por su viaje a Irán, un régimen que no sólo amenaza con « borrar del mapa a Israel» sino que además niega el Holocausto.

    D'Elía agregó que «los argentinos no podemos permitir que seamos utilizados para que los mezquinos intereses del lobby norteamericano-israelí siga agrediendo pueblos en esta región del mundo». En cuanto al Holocausto, aseguró que fue «un hecho espantoso, pero no sólo los judíos lo sufrieron, y además hay muchos que hoy lucran con el Holocausto.

    Estamos en contra de todos los genocidios, pero no vamos a permitir que se siga invadiendo países de la región para saquearlos y robarles con ese pretexto».
  • Dejá tu comentario