"El Estado no participa en la compra de parte de YPF"

Política

El ministro de Planificación, Julio De Vido, dijo ayer Repsol YPF está "negociando con un solo grupo" la venta del 25 por ciento de las acciones de la petrolera argentina y aseguró que en el proceso no participan "ni Enarsa ni ninguna empresa estatal provincial".

"Ni Enarsa, ni ninguna empresa estatal provincial tienen participación en esta negociación" que lleva adelante Repsol YPF para incorporar un socio argentino, señaló ayer el ministro, quien no descartó que en el futuro "si la empresa lo decide pueda hacerlo, está facultada".

En un contacto mantenido con la prensa durante una visita a la planta termoeléctrica General Belgrano, en la localidad bonaerense de Campana, De Vido el ministro recordó que "la negociación que lleva adelante Repsol YPF está sujeta a la aprobación del Gobierno", aunque confió en que "no va a haber ningún problema".

"La negociación la llevan adelante ellos, cuando se termine el proceso de "due dilligence"(evaluación minuciosa de los libros una vez cerrada la operación) veremos si estamos o no de acuerdo con el proceso, esto es lo habitual", dijo el titular de Planificación.

Recordó que el Estado tiene participación accionaria en YPF "y puede estar o no de acuerdo en cómo queda estructurada la empresa. Pero vemos hoy con mucho optimismo esta negociación".

El ministro confirmó que Repsol "negocia actualmente con una sola empresa por mandato de su Directorio, ya que no podría hacerlo con varias a la vez, pero podría no cerrar y comenzar con otra".

Al ser consultado sobre el tiempo que llevaría el cierre del acuerdo, De Vido sostuvo que ese tema "hay que preguntarles a ellos (por Repsol YPF), pero creo que en cinco semanas".

Por su parte voceros de Repsol YPF señalaron que esperan "concluir antes de fin de año" la reestructuración de la empresa -con la incorporación de un socio local y la salida al mercado del 20 por ciento de las acciones-, y seguir trabajando en un objetivo de máxima como es el de convertir a la empresa en "la líder energética y referente de Repsol para Sudamérica".

Ratificaron que el ingreso de un accionista "privado local" en el capital de la petrolera que "se concretará en un plazo relativamente corto".

Los mismos informantes adelantaron que "ya se está trabajando" para que en una segunda etapa se incorporen algunos activos latinoamericanos al capital de YPF de manera de conformar una empresa de energía con proyección regional.

Dentro de la hipótesis de trabajo la "nueva YPF Argentina podría abrir su capital a la Bolsa de manera de permitir el ingreso de pequeños ahorristas privados e inversores institucionales que estuvieran interesados en aportar capital a un activo estratégico".

Fuentes del mercado coinciden en valuar la empresa en 15.000 millones de dólares, por lo que el socio privado local debería hacer un aporte de algo más de 3.000 millones de dólares para tomar el control del 25 por ciento que sale a la venta.

Los especialistas aseguran que en operaciones de esta envergadura es "lógico" que el accionista haga un aporte en efectivo y financie el resto a través de bancos internacionales de primera línea, que "para esta operación -dicen- ya hay varios anotados".

De este modo quedaría descartado el ingreso de la estatal Enarsa o otra empresa provincial, debido a los bancos privados exigen garantías que las entidades públicas no pueden cumplir.

En esa línea los voceros de Repsol remarcan que "se va a transferir el 25 por ciento de la empresa a un socio argentino del ámbito privado".

La operación, según allegados a la misma, "está cerrada" pero no confirman con cuál es el grupo que sigue en pugna.

Según trascendidos, dos de los que habrían estado en la puja, el banquero Jorge Brito y el empresario Eduardo Eurnekian, que el miércoles se reunió con el CEO de Repsol YPF, Antonio Brufau, se habrían retirado de las conversaciones.

La lista de candidatos -que daban los medios periodísticos- incluía como posibles inversores argentinos a Jorge Brito, del Banco Macro; Eduardo Eurnekian, de Aeropuertos Argentina 2000, entre otras empresas; y el banquero Enrique Eskenazi.

Pero desde el miércoles, éste último se habría afirmado por sobre los dos primeros, aunque todavía existe mucho hermetismo en relación a sin efectivamente éste es el "grupo" que sigue en carrera.

Concretada la venta del 25 por ciento, YPF pasará a ser una empresa latinoamericana con operaciones en Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador y Colombia.

La sede, según confirmaron voceros del sector, estará en Buenos Aires.

Con estas operaciones, Repsol recibirá recursos por tres vías: la venta del 25 por ciento, la transferencia a YPF de los activos de la región y la salida a la Bolsa.

De allí que el número dos de la empresa, el español Miguel Martínez, haya hablado de 10.000 dólares al valorar el 25 por ciento de la empresa a vender, argumentaron los voceros de la empresa.

Dejá tu comentario