El oficialismo volvió a desestimar la protesta y desafió a la oposición a presentar un plan de gestión

Política

Los ecos del cacerolazo aun resuenan entre oficialistas y opositores. El kirchnerismo salió por segundo día consecutivo a minimizar las protestas, aunque reclamó a la oposición un plan de gestión si quieren criticar.

El primero en alzar la voz fue el diputado nacional Carlos Kunkel, quien desafió a los dirigentes de la oposición que respaldaron las protestas contra el Gobierno nacional a proponer políticas.

"(Francisco) De Narváez ganó en 2009 diciendo que tenía un plan para solucionar la inseguridad y han pasado tres años y no lo hemos visto. O mintió y no tenía ningún plan o tiene un egoísmo muy grande", disparó.

En declaraciones a Radio 10, le apuntó de esta manera a la oposición, a la que le pidió que, luego del cacerolazo en contra del Gobierno, presenten sus propuestas de gestión alternativas.

"Vamos a seguir trabajando en el marco de nuestras concepciones", aseguró Kunkel al ser consultado sobre la reacción del Gobierno ante las manifestaciones que se realizaron en distintos puntos del país.

Más tarde fue el turno del presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, quien aseguró que "no es comprensible una protesta cuando las consignas convocantes son el agravio y la intolerancia".

"Nadie en su sano juicio puede oponerse a la reducción de la deuda, al aumento del PBI, a elevar el nivel de reservas, a los dos millones y medio de personas incorporadas al sistema jubilatorio. Por eso no se comprenden las razones de la protesta", sostuvo Domínguez.

Tras participar de un plenario del Partido Justicialista en Chacabuco, Domínguez señaló que "la agresión y la falta de respeto a la figura presidencial son formas de la política que deben ser repudiadas por la sociedad".

"La presidenta Cristina Fernández de Kirchner nos convoca a defender el desarrollo con inclusión social de todos los argentinos, sin ningún tipo de sectarismos, y la respuesta de este sector es el agravio", agregó.

El titular de la Cámara baja nacional destacó que "existe otra Argentina que se expresa", se refirió a las audiencias públicas en las provincias por la reforma de los códigos Civil y Comercial, y sostuvo que se trata de "un debate plural donde se escuchan las diferencias, pero siempre con un criterio de ampliar los derechos y respetando el pensamiento de cada expositor".

"Por eso vamos a seguir defendiendo con todo nuestro empeño la gestión de la Presidenta. Unidos en nuestras convicciones y organizados en la militancia social y política defendemos con alegría el liderazgo de nuestra Presidenta, sintiéndonos coherentes con la razón de ser del peronismo", apuntó.

Dejá tu comentario