29 de abril 2008 - 00:00

"El tren bala es una cuestión estratégica"

Cristina Fernández de Kirchner.
Cristina Fernández de Kirchner.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó hoy que la adjudicación para la construcción del Tren de Alta Velocidad (TAVE) en la Argentina, que unirá las ciudades de Buenos Aires, Rosario y Córdoba, "es un salto a la modernidad" y destacó que se logró el financiamiento de 100 por ciento del proyecto.

"Se logró obtener el 100 por ciento del financiamiento con un plazo de gracia de 7 años y 30 para pagar", precisó la Presidenta.

Añadió que "a este argumento de que se dejan de hacer cloacas, caminos u hospitales porque destinamos dinero del presupuesto para obras de esta naturaleza, primera cuestión: no es cierto", enfatizó la mandataria.

Cristina reiteró las condiciones de ese financiamiento, para señalar "la segunda cuestión", que dijo es "una obra que va a cambiar el perfil de la región porque comunica al 60 por ciento de la población del país prácticamente y al corredor agro-industrial más importante de la Argentina".

Así se expresó Cristina en el Salón Sur de la Casa de Gobierno donde presidió la ceremonia de firma del contrato con el consorcio francés Veloxia, adjudicatario del Tren de Alta Velocidad (TAVE) que unirá Buenos Aires-Rosario-Córdoba.

"Cuando se empezó a abordar el tratamiento de esta obra sólo habíamos obtenido el 50 por ciento del financiamiento por lo que era prácticamente inviable, porque había otras prioridades" admitió.

"Pero -prosiguió- el financiamiento controlado y construido por el Ministerio de Economía, porque -aclaró- la ingeniería de financiamiento está separada de la tarea de planificación y ejecución de la obra que corren por cuenta de la Secretaria de Transporte y el Ministerio de Planificación, finalmente se logró".

La Presidenta se identificó con el intendente de la ciudad de Córdoba, Daniel Giacomino, por los cuestionamientos recibidos por la obra y recomendó leer las críticas que hacían los diarios españoles cuando se anunció la construcción del AVE, el tren rápido Madrid-Sevilla.

El acto de hoy marcó el debut oficial del nuevo titular del Ministerio de Economía, Carlos Fernández, quien firmó las condiciones de financiación.

En tanto el contrato de ejecución de la obra fue firmado este mediodía por los representantes del consorcio, el secretario de Transporte, Ricardo Jaime y refrendado por el ministro de Planificación, Julio De Vido.

El contrato, enmarcado en el Plan Nacional de Recuperación y Modernización Ferroviaria que lleva adelante el Gobierno Nacional, incluye la ejecución de la obra de electrificación, infraestructura y vías, señalamiento y provisión de material rodante.

El 17 de enero pasado, el gobierno nacional oficializó la adjudicación de la construcción del tren de alta velocidad al grupo empresario Veloxia integrado por el Consorcio Alstom Transport SA-Alstom Tranposrte SA-Alstom Argentina SA-IECSA SA-Grupo Isolux Corsa SA y EMEPA SA.

El decreto 96/2008 que fue publicado entonces en el Boletín Oficial, oficializo la adjudicación a este grupo entre los tres que habían participado de la licitación.

La licitación nacional e internacional convocada oportunamente incluyó la precalificación de oferentes, la contratación del proyecto de ingeniería, el proyecto ejecutivo, la ejecución de la obra y la provisión de material rodante, con financiamiento.

El consorcio ganador presentó una propuesta de financiamiento a través de Banco Societe Generale, que por problemas de conocimiento público fue reemplazado luego por el cuarto banco de Francia, el Natixis.

Para llevar adelante la obra el gobierno argentino emitirá deuda por unos 4.000 millones de dólares, con títulos a 30 años por 2.070 millones de euros y otro por 430 millones también en la misma moneda.

La traza del TAVE -difiere de la que utiliza el Ferrocarril Bartolomé Mitre- comprenderá importantes núcleos urbanos de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, como son Campana-Zárate, San Pedro, Rosario, Bell Ville, Villa María y Córdoba.

El proyecto consta de dos tramos, el primero de ellos, Buenos Aires-Rosario, utilizará trenes de alta velocidad y tecnología de punta, para desarrollar velocidades de 250 a 300 kilómetros por hora, sobre doble vía.

Esto requiere de la total reconstrucción del ferrocarril: electrificación, señalamiento fijo y embarcado, comunicaciones, cerramientos de seguridad, pasos a desnivel y provisión de material rodante.

Respecto al segundo tramo, Rosario-Córdoba, se lo desarrolló sobre vía sencilla, y presenta dos alternativas.

La primera, con igual tecnología que la utilizada en el primer tramo, y la segunda, con trenes de altas prestaciones de tracción Diesel, pero para desarrollar una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora.

Dejá tu comentario

Te puede interesar