En la ciudad "da vergüenza"

Política

Esteban Bullrich, ministro interino del área Desarrollo Social del gobierno de Mauricio Macri, la semana que viene deja el cargo que tomará la titular de la cartera, María Eugenia Vidal y regresa a su banca en Diputados. El presidente de Recrear -el partido que fundó Ricardo López Murphy- tiene 38 años y hace unos siete que desembarcó en la política. Vive en el barrio porteño de Núñez, estudió en el exterior y asegura que el gobierno nacional no quiere erradicar la pobreza. En diálogo con este diario contó su experiencia en las villas de emergencia. En la Capital Federal hay 12 villas y 60 asentamientos, donde viven cerca de 100 mil familias.

Periodista: ¿Nunca había visitado una villa de emergencia?

Esteban Bullrich: Sí, en la campaña, y ya con el cargo, la primera visita fue a la 1-11-14, frente a la cancha de San Lorenzo donde la Justicia nos demandó atender personas con problemas de adicción.

P.:¿Y cómo le fue?

E.B.:
La pobreza de la Ciudad es un poco menor que en el resto del país, pero el problema acá es el nivel de hacinamiento que es comparable sólo con algunos sectores del conurbano. La Ciudad misma ha ido generando pozos de pobreza muy concentrados.

P.: ¿Qué sintió?

E.B.:
La primera experiencia fue bastante fuerte, te sentís medio oprimido, una opresión fuerte, impotencia y bastante vergüenza.

P.:¿Vergüenza?

E.B.:
Por estar en una ciudad que parece ignorar que hay dentro unas cien mil personas que están viviendo, en muchos casos en condiciones infrahumanas. En 2002 empecé en política y conocí la pobreza en el interior del país, recorrí pueblos humildes, pero acá son condiciones infrahumanas de vida y de vivienda muy difíciles por la superpoblación. Me provocó una combinación de llamar la atención del problema y de generar ayuda real.

P.:¿Qué pensó?

E.B.:
Cuando ves a una madre con 7 hijos en un colchón los 8 y le llevás 200 pesos y crees que estás tranquilo, ése no es el camino. Esa política no funciona hay que buscar un sistema que le permita a esa madre y sus hijos integrarse a la sociedad. Es lo que buscamos.

P.: ¿Cómo hacen para brindar ayuda?

E.B.: Consideramos si una persona que viene a pedir ayuda es empleable o no. Si es empleable tenemos que utilizar todos los recursos para que consiga trabajo.

P.: Pero hay desocupación.

E.B.:
En parte hay desocupación por falta de capacitación. Les damos becas.

P.: ¿Lo reciben bien o están más acostumbrados al subsidio?

E.B.: Hay quienes lo rechazan, de hecho nos rompieron una oficina, pero por ejemplo tenemos un plan para formar 250 enfermeras, de 19 a 22 años, de familias muy carenciadas y el Movimiento Teresa Rodríguez, que son piqueteros anotó a 57 personas, porque buscan también una salida.

P.: ¿Se lleva bien con lo piqueteros?

E.B.: Como con las Madres de Plaza de Mayo, nunca vamos a coincidir ideológicamente, pero tenemos diálogo.

P.: ¿Qué piensa de los subsidios que da el gobierno nacional?

E.B.: Hay que salir del asistencialismo y dar educación y trabajo. Las organizaciones sociales no pueden ser intermediarias. Yo necesito a las organizaciones para que armen cooperativas de trabajo, microemprendimientos productivos.

P.: Macri quería erradicar las villas.

E.B.: El punto no es erradicar la villa sino erradicarla como tal, abrir calles, que tenga escuelas, que el Estado esté en la villa. En la Ciudad, en la última década, el Estado se retiró, entonces la seguridad la provee la gente de la villa y ahí sí son grupos atados al delito.

Dejá tu comentario