El chef espía admitió que hubo espionaje ilegal

Política

Acusado de espiar a Cristina Kirchner y Santilli, pidió su sobreseimiento. Se arrepintió de haber trabajado para Arribas. El chef rechazó haber hecho espionaje, pero admitió que se habrían hecho tareas ilegales en la AFI durante el macrismo. "A Dios gracias no me participaron de sus actividades".

Martín Terra, el chef que ingresó a la AFI por su vínculo con el entonces director Gustavo Arribas aseguró que en la estructura del organismo había “grupos restringidos”, que él no integró, donde circulaba “material ilegal”. Negó haber espiado a los “propios”, ni a Cristina Kirchner. Los pedidos “que tenían origen en el uno”.

“A Dios gracias no me participaron de sus actividades ni tuve conocimiento de ellas, seguramente porque conocían que no me hubiera prestado a colaborar”, dice parte de un extenso escrito presentado hoy por Terra como parte de su indagatoria.

Terra mostró arrepentimiento de haber trabajado para Arribas: “Viendo en retrospectiva fue un error entrar en un mundo desconocido y que, evidentemente, no es para personas comunes. Me equivoqué”, confesó al pedir que se le dicte el sobreseimiento y que “se acabe esta pesadilla”.

Hizo especial referencia al espionaje a Santilli. “Lo sucedido con Diego fue horrible”. “Tengo una relación muy cordial con Diego Santilli. Es el actual marido de mi ex esposa Analía Maiorana. Vive con mis hijas. Jamás me hubiera prestado a tomar parte en un ilícito en su perjuicio. Le hubiera informado inmediatamente”, aseguró hoy Terra ante la Justicia.

El exespía Martín Terra pidió hoy su sobreseimiento tras negar haber tomado parte en actividades de inteligencia ilegal, a la vez que rechazó haber espiado a los Moyano, a Cristina Kirhchner, ni al funcionario de Cambiemos Diego Santilli. Tampoco espió a los Mapuches.

“Ninguna de las tareas de inteligencia probablemente ilegales (seguimientos de Cristina Fernández, Diego Santilli, Nicolás Massot, etc.) me fue compartida, ni tuve intervención personal en su producción”, aseguró Terra en una nueva indagatoria tomada en la causa de espionaje ilegal que lleva adelante el juez de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé.

En su declaración admitió que en el caso del supuesto espionaje a jueces como Martín Irurzun o el presidente de la Corte Carlos Rosenkrantz, el entonces jefe de Operaciones Especiales Alan Ruiz “invocó una orden del “uno”. “No me resultó, como dije, una orden ilegal, que me viera obligado a desobedecerla”. Ese “uno” sería el mismo Mauricio Macri.

Terra, en su declaración por escrito, distinguió entre distintos grupos de agentes en la AFI. En uno que él integró, “solo se intercambiaba información completamente intrascendente, pública, sacada de la prensa, y se hacían chistes”.

Los otros, según describió, eran “grupos más restringidos en los que circulaba el material presuntamente ilegal, amén de que la mayoría era compartido en forma individual. Yo no integré esos grupos restringidos”.

“Yo no pertenecía al mundo de la inteligencia, y los restantes imputados no me consideraban como un par de ellos. Me subestimaban. No me tenían confianza personal ni funcional”, relató siempre por escrito.

“Evidentemente, Alan Ruíz (y otros imputados) intercambiaban información sensible de modo privado, o a través de otros grupos más reducidos, en los que no estaba incluido”, detalló.

Espionaje a Santilli: “Lo sucedido con Diego (según veo de la prueba) fue horrible”. “Tengo una relación muy cordial con Diego Santilli. Es el actual marido de mi ex esposa Analía Maiorana. Jamás me hubiera prestado a tomar parte en un ilícito en su perjuicio. Le hubiera informado inmediatamente”, manifestó el imputado.

Terra presentó hoy un descargo escrito en el marco de su indagatoria en el que aseguró su “nula intervención en los hechos documentados en los denominados “Legajos de Investigación” y, específicamente, en los “Legajos de Investigación Irurzun” y “Legajo de Investigación Moyano”.

“No tomé parte en ninguna actividad de inteligencia ilegal y ni siquiera conocí su producción”, dice parte del escrito en el que pidió su sobreseimiento.

Respecto de los ex agentes que integraron el grupo Super Mario Bros que respondían a Alan Ruiz, Terra dijo que “a Leandro Araque, Jorge Saez y Facundo Melo apenas los conocí, y nunca trabajé ni interactué con ellos”.

En su declaración anterior había negado haber formado parte de ese chat grupal. Hoy admitió en cambio que sí lo integró. “Pienso que habré estado incluido durante un tiempo efímero (no sé cuándo se creó y hasta cuando lo integré), y no me acordaba de nada en particular”, justificó hoy.

“No recordaba el grupo “Súper Mario Bross”, pero lo que estaba completamente seguro es que nunca había visto información de inteligencia ilegal referida a Cristina Fernández, Diego Santilli, Nicolás Massot, Emilio Monzó, etc.”, ahondó.

“Durante ese período jamás participé ni tuve siquiera conocimiento de las tareas de inteligencia presuntamente ilegales que llevaron a cabo otras personas”.

Aseguró que la información sobre Cristina Fernández que circuló en el grupo “Súper Mario Bross” “no constituyó ninguna actividad de inteligencia ilegal”. Y que los supuestos seguimientos se dieron en otros grupos en los que no participó.

Relató, siempre por escrito que le interesaba el tema de tráfico de drogas, “e intenté dedicarme a la investigación de esa actividad tan perjudicial. Inclusive, es cierto, producto de mi inexperiencia todo ello me resultaba increíble, y me emocionaba”, resaltó.

Los viajes de Terra: Uno de los argumentos que utilizó para desvincularse de las tareas de espionaje era que se la pasaba viajando.

Argumentó que durante 2018 y parte de 2019 estuvo de viaje en varias oportunidades, algunos en familia, ya que le adeudaban vacaciones y acreditó distintos destinos en el exterior como Uruguay, Chile, Francia y Estados Unidos y dentro del país.

Dijo por ejemplo respecto a la acusación de espionaje al Instituto Patria, que en ese momento él estaba de vacaciones en familia.

Espionaje a Horacio Rodríguez Larreta: “La única información que circuló por el grupo que integré se vincula con actos públicos del Jefe de Gobierno y que habría sido ‘escrachado’ en su casa por ‘cazaubers’, que “lo reputearon en Lugano” o que un ex miembro de la Policía Federal Argentina lo habría “amenazado” (hechos públicos y que de ningún modo reflejan una actividad de inteligencia ilegal), y no surge que hubiera intervenido personalmente o realizado algún comentario al respecto. Toda información pública, que seguramente quien la envió la obtuvo de la prensa”, aseguró Terra.

Para Terra, la información que circuló por el grupo de chat “fue completamente superficial, pública, y no constituyó en modo alguno la realización de actividades de inteligencia ilegal”.

Tampoco intervino, según dijo, en el seguimiento a al ex presidente de la Cámara baja Emilio Monzó, ni al ex jefe del bloque del PRO en Diputados Nicolás Massot.

“Pienso que me veían como un ‘chef’ que había entrado a trabajar en la agencia por mi vínculo con Arribas, lo cual no deja de ser verdad, aunque - como dije- reunía los requisitos para hacerlo, me había capacitado, y trabajado responsablemente en la investigación del tráfico de drogas sintéticas y otros temas ajenos por completo a cualquier ilegalidad”, agrega.

Espionaje a jueces: “Me enteré ahora de que es un juez muy reconocido, (Martín Irurzun) pero créame Señora Fiscal que, en el año 2018, no sabía quién era”, dice el escrito de defensa.

En ese legajo surge que todo se inició por un video que mandó Alán Ruiz al grupo de whats app general en el que, aparentemente, habría sido filmado el juez en un bar. “Recuerdo haber ido al Bar personalmente, una vez que se individualizó. La verdad es que ni siquiera entendía bien qué se estaba buscando, si un Bar, una persona, porqué alguien había filmado al funcionario, o qué objeto u interés tenían las averiguaciones”.

“Para ese entonces (octubre de 2018), como dije, no tenía una función concreta asignada (el grupo con el que investigaba el tráfico de drogas sintéticas había sido disuelto), y me resultó importante mostrarme proactivo frente a un pedido expreso de Alan Ruíz que, a su vez, tenía origen en “el uno”. Quise mostrarme útil. Nada más”. Ese “uno” sería Mauricio Macri, según consignó Terra en una declaración indagatoria anterior que hizo en la causa.

Según la nueva declaración, Terra sostuvo que “surge del chat que Ruíz no informó nada al respecto, a excepción que el “el uno” estaba interesado en saber quién era la persona que realizó la filmación porque “alguien” estaba siendo objeto de vigilancia. En lo que aquí interesa, no existió ningún tipo de seguimiento (ni mío ni, por lo que surge del chat, de ninguno de los integrantes del grupo) sobre el Juez y solo a pedido de Ruíz se intentó individualizar el Bar y quién podría haber realizado la filmación a un funcionario”.

“Luego, se generó una discusión bastante increíble en la que todos participaron para determinar si una persona que aparecía en una foto era o no el Juez Carlos Rosenkrantz”.

Legajo Moyano: Terra explicó que sobre los carteles de carácter amenazante contra el Procurador de la Provincia de Buenos Aires Julio Conte Grand y el periodista Luis Majúl, “solo me ofrecí a realizar averiguaciones muy superficiales en Editorial Atlántida (mi familia era dueña de la empresa) sobre qué imprenta podría haber confeccionado los carteles. Luego, en contestación a una afirmación efectuada por “Jorge” (“acá lo pegan a Moyano”), solo dije que “puede ser que financie Moyano”. “Solo asentí algo que dijo otra persona”.

Para Terra, “la realización de averiguaciones (que yo no hice) sobre alguien que estaba siguiendo a un funcionario, o sobre la impresión y colocación de carteles amenazantes contra el Procurador General de la Provincia de Buenos Aires y un periodista de investigación, no constituyeron actos prohibidos por la ley de inteligencia. Si existió otra motivación al pedido de averiguaciones que realizó Alan Ruíz al chat general, la ignoro por completo. Inclusive, en el caso del Juez Irurzun (o Rosenkrantz), invocó una orden del “uno”. No me resultó, como dije, una orden ilegal, que me viera obligado a desobedecerla”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario