Espionaje: Martinengo no respondió preguntas y pidió ser desvinculada de la causa

Política

En un escrito la exfuncionaria de Macri admitió su relación de "amistad" con ex agentes de AFI, pero aclaró que "jamás me presentaron" informes de inteligencia. Su "pasajera ambición personal" y una denuncia al anterior juez del caso al que tildó de "inquisidor".

La ex secretaria de Documentación Presidencial del macrismo Susana Martinengo, funcionaria que se relacionaba con los agentes de la AFI, pidió su sobreseimiento o al menos que le dicten la falta de mérito en la causa en la que se la acusa de formar parte de una banda dedicada al espionaje ilegal.

Al prestar declaración indagatoria vía Zoom ante el juez de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé, Martinengo se remitió a un descargo escrito y rechazó declarar.

En su presentación aprovechó la oportunidad para cargar contra el anterior juez del caso, Federico Villena. “Me vi obligada a ejercer mi derecho de defensa luego de estar 48 horas incomunicada y aproximadamente doce horas en una pequeña dependencia del juzgado, con el grave riesgo que suponían esas condiciones en el ámbito de la pandemia que todavía perdura. Esas excepcionales circunstancias, sumadas a la inquisidora actitud de quienes mi interrogaron desordenadamente durante horas, impidieron -por una severa alteración de mi estado de ánimo- ejercer cabalmente el derecho de defensa”, denunció.

Recordó que tuvo que esperar el fin de veinte indagatorias para que llegara su turno. “Mi condición de mujer y mis 64 años no fueron óbice para que se me someta a una inhumana espera, sin acceso a las mínimas condiciones de confort y seguridad-, solo pesaba en mi ánimo la voluntad de “conformar” al inquisidor magistrado por entonces interviniente para que me permitiera recuperar la libertad; es decir, que se reconozca en mi caso la presunción de inocencia”.

Martinengo, que llegó a estar detenida en la causa, rechazó ahora las acusaciones en la presentación escrita, considera que la justicia debe desvincularla del caso. Alegó que los ex agentes de la AFI del grupo “Super Mario Bross “jamás me presentaron informe de inteligencia alguno”.

También negó tener un trato cotidiano, ni un vínculo estrecho con el entonces presidente Macri, ni con el ex secretario privado Darío Nieto.

“Nunca tuve una designación formal a través de decreto presidencial, razón por la cual mi cargo no era jerárquico ni tenía firma. En mi función dependía de la Directora de Documentación Presidencial, quien estaba subordinada a la Dirección General de Gestión Presidencial, que reportaba a la Subsecretaría de Asuntos Presidenciales que dependía de la Secretaría General”, explicó el organigrama.

El trámite de la indagatoria fue muy breve por la plataforma Zoom ante el juez de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé.

Su abogado fue el que en la audiencia dijo: “La señora Martinengo acaba de presentar por sistema a un descargo por escrito, se va a remitir a ese descargo y no va a contestar preguntas”.

En el escrito se refirió a un tema personal y a sus ambiciones políticas. “En un momento tuve la ambición de integrar una lista como candidata a diputada provincial, oportunidad en que solicité la ayuda que suponía el vínculo que mis amigos tenían con algunos movimientos sociales de la Provincia de Buenos Aires, circunstancias con las cuales se vinculan los encuentros que me fueron reprochados en mi anterior declaración y algunos de los diálogos a través de whatsapp”.

“Nada tuvieron que ver las reuniones que se celebraron con cualquier tipo de tarea de inteligencia. Mi pasajera ambición personal no tuvo éxito, razón por la cual continué militando y cumpliendo el rol que el gobierno me había asignado”, aclaró siempre por escrito.

Martinengo rechazó los cargos de asociación ilícita que se le imputan. Explicó que solo tenía relación con los coimputados ex agentes Jorge Sáez, Leandro Araque y Facundo Melo. “Lejos de tratarse de un vínculo profesional, constituyó una relación de tipo social”.

“En el caso de Sáez y Araque el vínculo afectivo de amistad se forjó mucho antes de que ellos pasaran a revistar en la Agencia Federal de Inteligencia”, ahondó la acusada.

Sobre los informes de inteligencia que supuestamente eran enviados a Dario Nieto para ser entregados a Macri, Martinengo dijo: “Ninguna tarea relacionada con servicios de inteligencia me fue requerida por el presidente de la nación ni por otro funcionario de su entorno, como por ejemplo su secretario Darío Nieto. También niego, enfáticamente, haber acercado en forma espontánea informe de inteligencia alguno a mis superiores”.

“Lejos estaba yo de constituir nexo alguno entre agentes de inteligencia y el gobierno nacional. Jamás me fue requerida función alguna respecto de información proveniente de organismos de inteligencia, puesto que tareas de ese tipo se encontraban totalmente fuera de mi pequeña esfera de actuación”, explicó en el escrito.

“Es más, para el supuesto de que yo hubiese querido asumir algún rol por el estilo, no existía ninguna posibilidad de que el resultado de tales tareas llegara a altas esferas del gobierno. Esto es, escapa a toda lógica -entendida como elemento fundamental de la sana crítica-, que el presidente de la Nación o algún funcionario cercano a él, como Darío Nieto, se valieran de mis servicios para lograr información proveniente de un organismo de inteligencia que se encontraba permanentemente a su servicio, pudiendo acceder directamente a los funcionarios designados a tales fines”.

Su rol en la Casa Rosada. La ex funcionaria explicó que “no estaba dentro de aquellos a los que suele asignarse gran relevancia - aunque yo creo que sí la tiene, sobre todo para las personas humildes que necesitan ayuda urgente-; de hecho, jamás tuve un despacho privado, sino que mi escritorio estaba ubicado en un sector que compartía junto a otros empleados de la Casa Rosada, la mayoría de ellos de planta permanente y que ya prestaban funciones durante la gestión anterior. Es decir, el mío no era un puesto políticamente estratégico”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario