Excluidos y premiados fueron protagonistas del día después

Política

El festejo duró, apenas, unas horas: la sobrina nieta de Eva Perón, Cristina Alvarez Rodríguez, inscripta en el tercer casillero de la lista de diputados nacionales del Frente para la Victoria (FpV) y presentada como tal, el jueves por la noche, fue anulada por la Justicia para competir.

En el DNI de Alvarez Rodríguez figura como domicilio el partido de Escobar, pero esa data remite a principios de 2004, y la Justicia indica que, para ser postulante, hay que contar con al menos dos años de residencia oficial y registrada en la provincia.

Por eso, el juez federal Manuel Blanco anuló la postulación de Cristina Alvarez Rodríguez y, a pesar de que los apoderados del kirchnerismo apelaron ante la Cámara Nacional Electoral, todo indica que la actual funcionaria de Felipe Solá deberá ser removida de la lista.

Pero la descendiente de Evita no es la única con problemas territoriales: también el sindicalista
Dante Camaño, cuñado y socio de Luis Barrionuevo, y número 3 en la lista de Luis Patti; y el ex juez Julio Cruciani fueron suprimidos de las listas de candidatos.

Esas exclusiones, por estar «flojos» los papeles, son más dolorosas que otras producto de la política. A continuación, los detalles que dejó el cierre de listas en la provincia donde conviven «hijos», se revela la doble vida gremial y el FpV muestra su colectora:

• De un lado y otro del peronismo -léase PJ y Frente para la Victoria- hubo notorias ausencias en las listas de candidatos nacionales que se presentaron el viernes. La más sonada, del lado del kirchnerismo, fue la de los piqueteros: ni
Luis D'Elía ni Emilio Pérsico ni Jorge «Huevo» Ceballos -ya más funcionario que piquetero ya que apareció en el acto de Cristina en La Plata vestido de traje- lograron un lugar en la boleta de diputados nacionales. «Tiene que ser la mejor boleta, y la presencia de Luis podía ser perjudicial para el gobierno», interpretaban desde esos grupos.

• En tanto, en la lista del PJ hubo varias exclusiones para anotar: la del locuaz
Chicho Basile, siempre inagotable en las críticas a los Kirchner, fue (a pesar de que este diario lo contó el miércoles) una de las más ruidosas apenas un escalón abajo de la de Rodolfo «Rolo» Frigeri, a quien Duhalde propuso, en su momento, a Kirchner para integrar la lista de unidad, pero cuando se rompió el peronismo, el ex presidente borró de la lista propia. Miguel Angel Toma, a quien Duhalde alguna vez propuso ser candidato por Buenos Aires; y el sindicalista Saúl Ubaldini son otros de los que quedaron fuera del armado bonaerense.

• Algunos, como
Aldo Rico, tuvieron mejor suerte en la lotería del duhaldismo: el ex militar empujó para tener él mismo un lugar en la lista, pero con la idea premeditada de, al final, correrse para que ingrese su hija María del Carmen por el cupo femenino.

• El apartamiento de éstos fue para dejar lugar a
Jorge Sarghini y al rector de la Universidad de Morón, Héctor Porto Lemma, que fueron convocados por Duhalde para «fortalecer» una lista que si no, parecería un festival de reelecciones: 7 de los 12 primeros lugares de la boleta del PJ ocupan, actualmente, bancas en el Senado (Mabel Müller, 3°), en la provincia (Patricia Jorge, 9°) o Diputados: Jorge Villaverde (1°), Manola Rico (6°), Jesús Blanco (7°), Juan Carlos Correa (10°) y Jorge Casanovas (11°). El FpV también tiene lo suyo: Mariano West (7°) es actualmente diputado provincial, Diana Conti (6°) es senadora, y «Barba» Gutiérrez (11°) y Marcela Bianchi (12°) son diputados nacionales.

• Pero si algunos sufrirán el exilio del Congreso, otros pueden hacer un brindis privado: los gremios insertaron delegados en las dos boletas del peronismo.
Hugo Moyano colocó a Héctor Recalde (7°) en la de Kirchner y Solá; y Gerónimo «Momo» Venegas, al platense de la UOM Enrique Salinas (8°) en la de Duhalde. Moyano y Venegas son socios en la CGT y las 62 Organizaciones. Casi podrían, incluso, haber facturado vía Luis Patti pero, como se relata al principio de esta nota, el gastronómico Dante Camaño fue « tumbado» de la boleta de Patti.

• Los gremios no son los únicos que cobran bien: en el caso del reparto territorial -que en Buenos Aires es la Biblia de la política- es el peronismo de Moreno el que se permitirá un festejo porque puso a West entre los «a salir» de la lista del FpV y a
Patricia Jorge al borde de la banca en la boleta del PJ duhaldista.

• Si de buena factura se trata, hubo casos en que ésta operó como herencia de sangre:
Alfredo Atanasof ubicó en la cima de la boleta de concejales de La Plata a su hijo Gonzalo, y Esteban «Cacho» Caselli recurrió a su vástago, Patricio, para ocupar el cuarto escalón en la lista de Luis Patti. También en el lopezmurphismo hay portadores de apellido: es el caso de Pablo Tonelli -hijo de Ideler-, que encabeza la lista de diputados del Frente Cívico de López Murphy y Macri. Otro hijo, pero que ya tiene actividad propia, es Mario Cafiero, que luego de irse del PJ, recaló en el ARI de donde se fue también y en octubre compartirá boleta como candidato a senador de una alianza entre Izquierda Unida y su partido, Confluencia Popular. Casi los Cafiero -en diciembre, el padre, Antonio, se queda sin banca en el Senado- cuelan otro candidato: Juan Pablo Cafiero estuvo cerca de figurar en la lista del FpV pero, al final, se quedó afuera. Hubiese sido, de algún modo, una colectora familiar.

• En cambio, colectoras reales son las que habilitó el kirchnerismo-felipismo para permitir que sus delegados peronistas locales no tengan que compartir boleta con sus rivales históricos en los distritos que gobiernan radicales y vecinalistas aliados de Kirchner y Solá. Con esto, el FpV llevará dos boletas en Olavarría -Helios Eseverri por un lado y Mario Cura por el otro-, Marcos Paz -una el radical Ricardo Curuchet y otra el felipista Enrique Salzmann-, Ensenada y Esteban Echeverría.

Dejá tu comentario