Facundo Moyano: "El error del peronismo fue decir 'no' a la reforma laboral de Macri sin contrapropuesta"

Política

Unos de los referentes gremiales en el Congreso también pide discutir -en conjunto- cambios sobre los sistemas actuales de empleo, impositivo y previsional. Lupa hacia plataformas como Mercado Libre.

Periodista: Es muy probable que avance esta semana el debate sobre “teletrabajo”. Durante el tratamiento en comisión, usted mencionó como “próximo paso” un direccionamiento de la lupa hacia las “plataformas de servicios”. ¿Puede dar detalles de eso?

Facundo Moyano: Con teletrabajo hemos logrado un consenso general y estamos debatiendo una ley marco pero que no profundiza mucho, porque lo que acordamos fue regular la modalidad de trabajo. El teletrabajador va a poder hacerlo en cualquier actividad e industria, desde el Poder Legislativo hasta las telecomunicaciones, industria textil y transporte de carga.

P.: ¿No habrá problemas si se le traslada una carga extra al empleador en medio de la pandemia?

F.M.: No va a haber ningún tipo de problemas con esto. El teletrabajador, en general, tiene su herramienta de trabajo, y en el caso que solicite otro tipo de herramienta, o la suministra el empleador o lo arregla en el salario del trabajador para un caso más específico.

P.: Puede que no tengan una pyme de 10 personas. Podría representar un problema en este momento…

F.M.: Está bien el supuesto. Puede haber alguna dificultad, pero en general no creo que ocurra, ya que es el propio empleador el que requiere la herramienta en cuestión. En la medida que complejizamos la ley y agregamos más cosas, va a ser más difícil el consenso. Lo que tenemos como objetivo es que se reconozca la modalidad, después las convenciones colectivas van a ser las que regulen dentro de la actividad. Tampoco me quiero olvidar del tema de cupos, los cuales no deberían estar ya que no hablamos de precarización laboral.

P.: ¿Y los detalles de lo que pidió el otro día sobre “plataformas de servicios”? ¿Es urgente?

F.M.: Es lo que viene después de teletrabajo. Nos encontramos con un mundo en el que las plataformas de servicios crecen y es mucho más requerida por esta situación en particular, pero ya venían en crecimiento. Cuando hablamos de este tema, capaz que lo que es más visible son los trabajadores que transportan pedidos de comida. Después hay otras plataformas, como Mercado Libre y Netflix, por poner un ejemplo, donde se tendría que dar una discusión interesante. Son plataformas de servicios donde no transcurren mensajeros, y hay que ver si se discute la modalidad, la actividad. Es bastante más complejo, pero por la actividad que realiza quien traslada un pedido de mensajería y tiene una moto, tiene que estar en la actividad de mensajería y de motoqueros, en su correspondiente sindicato.

P.: ¿Y con Mercado Libre?

F.M.: Si están en Mercado Pago, podrían estar en Bancarios. Ahí hay otra discusión que es más compleja. Va a ser mucho más larga, pero son la punta del iceberg de un problema sobre el trabajo no registrado y que, más allá de regulaciones específicas sobre actividades nuevas, vamos a seguir teniendo un problema si no discutimos el sistema impositivo, laboral y previsional. Con una economía del 40% no oficial, no vamos a encontrar nunca la solución.

P.: ¿Primero no tendría que haber una reforma impositiva para estimular el empleo? ¿O primero tiene que ser la reforma laboral?

F.M.: Yo la llamaría “actualización laboral” y no “reforma”, y las dos van de la mano.

P.: Usted tiene trato con empresarios y gremios, y todos saben que la cargas tributarias y gastos fijos a enfrentar es brutal…

F.M.: Lo que tiene que quedar claro es que el problema no es el costo salarial, que hoy son bajos. Sin embargo, lo que se paga sobre el salario produce el problema que vemos en pequeñas y medianas empresas, que no pueden tener en blanco a trabajadores. A diferencia de la reforma laboral planteada durante el macrismo, lo que sugiero es una “actualización” para que los trabajadores tengan derechos. Durante el macrismo, se le puso las mismas condiciones a una pyme que a una multinacional, como el mínimo no imponible para cargas patronales. Eso es beneficiar a grandes empresas y, cuando miro al mundo laboral, no miro para beneficiar a grandes empresas sino para cuidar los derechos de los trabajadores. Partiendo de esa base, es posible discutir. Otro tema es el indemnizatorio: no tenemos por qué negarnos a la posibilidad de aplicar la denominada “mochila austríaca”, que tuvo éxito.

P.: Son complejas las tajadas indemnizatorias si no se diferencia una empresa de 1.000 empleados de una pyme de 10 trabajadores…

F.M.: Yo miro a los gastronómicos de Mar del Plata, o a los comercios de Capital y el Conurbano. Hay modelos pero también tenemos que pensar para no copiar, de manera automática, por las condiciones propias de cada país. No sé si el modelo es el austríaco o el que tiene hoy el gremio de la Construcción, pero lo que quiero es discutirlo. Si no, seguimos con un 40% de trabajadores sin derechos. No me puedo negar a reconocer un problema que existe y que no depende del crecimiento económico de un país.

P.: Si no lo acuerdan entre todos los sectores, nunca va a avanzar. Y pareciera que todo el tiempo se la pasan pegándose…

F.M.: Si no es consensuado entre sindicatos y empresarios, y con el Estado articulando, va a ser imposible. Eso sería incurrir, de nuevo, en un error. La síntesis puede llegar a ser la discusión en el Congreso, pero antes, tienen que estar los sindicatos y empresarios encima, quienes saben que hay un problema. ¿Tenemos que condenar a una pyme por un trabajador no registrado? No se trata de controles, sino de cuestiones del sistema impositivo y laboral que tenemos que empezar a debatir y presentar propuestas.

P.: También es muy difícil para una pyme estar en blanco y formar parte de un sistema con facturas apócrifas...

F.M.: Es otro problema. Es parte del sistema impositivo que tenemos que discutir también. No se puede dejar de discutir una cosa sin la otra. En definitiva, cuando el macrismo puso sobre la mesa las discusiones, no lo hizo partiendo del beneficio para quienes no tienen derechos. Lo hizo partiendo de las necesidades del Estado y de las grandes empresas, y encima sin debate. En vez de sumar al sindicalismo, se fue a combatirlo. Hay que convocar a todos los actores, gusten o no, y hacerlos parte. Y eso es una solución política. Si no, aparecen los conflictos. Primero hay que sincerar la discusión y reconocer que hay un problema. Tal vez, el error del peronismo es haber dicho no a reforma de -el expresidente Mauricio- Macri pero sin una contrapropuesta no de reforma, sino de actualización laboral.

P.: ¿Está colapsada la región del AMBA en cuanto a posibilidades de trabajo? ¿Es viable una “desconcentración laboral” hacia otros distritos?

F.M.: Es una tarea que podría realizarse desde el Ministerio de Desarrollo Productivo, con un mapa y ver la dificultad de generación de trabajo en diferentes puntos geográficos de la Argentina. O fijarse la posibilidad de migración, pero son planes de cinco a 10 años que exceden las reformas legislativas. Tendría que haber una solución federal.

P:. Preocupa en el empresariado la diferencia entre el dólar oficial y el “blue”. ¿Qué te han comentado?

F.M.: Hay una realidad y es que, con el nivel de inflación que hay, se supone que naturalmente el oficial se va a tener que actualizar en un momento. Creo que la brecha es grande, pero a medida que avance la negociación por la deuda se puede llegar a un valor no del “blue”, sino que va a tener más que ver con la cuestión de la inflación.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario