No apuren a la CSJN (si quieren fallo)

Política

En ningún lado estaba escrito que ayer, martes, se fuera a dar a conocer el fallo por los traslados cuestionados a los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli. La tensión que rodea un tema de interés para la rosca política está exacerbando ansiedades a ambos lados de la “grieta”, donde se discuten posiciones enfrentadas de manera antagónica sobre la resolución del problema. Lo cierto es que ayer era el día del habitual Zoom semanal en el que los ministros de la Corte discuten los temas de agenda cara a cara. No suelen hacerlo con los que ya se definió que se van a tratar y que cuentan con toda una estructura de vocalías para trabajar en los proyectos de voto. Eso además de mantener contactos de manera privada, como está ocurriendo. La idea que tiene más fuerza es que haya un fallo esta semana pero múltiples factores pueden alterar un calendario donde no hay ninguna tachuela clavada. Podría ser cualquier día. De hecho, hay tres jueces que vienen trabajando sobre la base de un voto, cuya redacción final tampoco está. Tal como adelantó Ámbito son los mismos que redactaron el voto unificado para la apertura del “per saltum” pero también los que hace dos años suscribieron (mayoritariamente) la Acordada N°4 y luego firmaron en soledad la N°7. Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti están trabajando. Pero lo propio está haciendo Elena Highton de Nolasco. Y más definido en su postura, Carlos Rosenkrantz. La actual dinámica, hermética y blindada, no permite aventurar pronósticos. Sin embargo, cobró fuerza la posible solución “intermedia” que podría adoptar el tribunal al dilema. Ya reconocerla en la cualidad de “intermedia” implica mirarla desde alguno de los extremos.

Temas

Dejá tu comentario