Ganaría Cristina Kirchner la Provincia y más holgado Mauricio Macri la Capital

Política

Entre el heterogéneo público que visita la actual Exposición Rural de Palermo -evento que convoca la mayor concurrencia de público cada año en el país- este diario hizo una encuesta con periodistas propios durante viernes, sábado y domingo pasados. Con sistema de planillas a color con el nombre y la foto de los candidatos se recabaron 2.505 respuestas de electores que votarán en la Capital Federal y en la provincia de Buenos Aires en los comicios del 23 de octubre próximo. Fueron 945 para la Capital Federal y 1.560 para el distrito bonaerense.

Abarcó a todas las edades y ambos sexos pero para ser una muestra realmente completa debería consignar, proporcionalmente según pirámide, más encuestados de clase baja, incluidos desocupados, que no afrontan muchos (aunque los hubo) pagar $ 10 de entrada, aunque ahora el fútbol costará $ 15.

También faltan jubilados que suelen concurrir más hoy y mañana cuando tienen acceso gratuito. Igual se encuestó en el lugar a personas mayores, peones, personal de mantenimiento y de limpieza para engrosar esas clases pasiva y baja (aquí se termina por tipo de ocupación y nivel educacional, ambos datos consignados al pie de las planillas que se mostraba a la gente para que elija).

Con esas salvedades es una buena muestra de preferencias a 85 días de los comicios y cuando aún falta definir algunas candidaturas -aunque no las más importantes- y las alianzas que puedan concretarse hasta el 24 de agosto, el cual sí será un dato de relevancia, si se producen.

En La Rural hay gente de todo tipo porque es una fiesta y no tiene que ver con la molestia del campo que el sábado, aisladamente, silbó el nombre del Presidente Néstor Kirchner en la inauguración. Ningún encuestado se tomó de esas tribunas sino de gente común circulando por los stands. En cuanto al contenido político que surge de la muestra cada cuadro tiene significación especial. Acotamos, como reflexión, algunas referencias clave que surgen de ellos:

• El primer puesto de Cristina Kirchner en la provincia de Buenos Aires, donde debuta en comicios, es un logro en cuanto a que está primera en preferencia. Pero no es tanta la diferencia (7,3%) que le saca a Chiche Duhalde, pese a que el distrito bonaerense fue rastrillado palmo a palmo por el presidente Néstor Kirchner con sus anuncios de obras y aportes del Estado. Es problema de la primera dama que, según esta muestra, la candidata del justicialismo tradicional la supera -a menos de tres meses de los comicios- en el voto de las clases bajas, los más pobres (estos detalles los daremos mañana). No importa que la muestra no alcance a reflejar mejor a ese sector en el cómputo general porque entre los pobres registrados, medidas entre sí, Chiche aventaja a Cristina. De darse finalmente un resultado así, el duhaldismo tendría asegurada una adecuada cantidad de votos para lograr legisladores propios que se sumen a los que le queden tras la renovación legislativa. Aunque no ganen, entonces, habrá un número importante de legisladores para esgrimir en el apoyo al actual gobierno, cuando se habló mucho este fin de semana un «pacto» a partir del día siguiente de los comicios. Será decisivo para el matrimonio Duhalde.

• Ricardo López Murphy, como candidato a senador en la provincia, refleja un aceptable porcentual a 4 puntos de Chiche Duhalde. Ya era la tercera fuerza política en el país en la elección presidencial de hace dos años.

• Mauricio Macri repite, y por un guarismo que desde hace tiempo lo acompaña en las encuestas, una buena performance en capital. Se lo ve primero por amplia diferencia, casi duplicando a Elisa Carrió y triplicando a Rafael Bielsa, del oficialismo. En 2003 Macri ganó la elección que luego perdió en la segunda vuelta. Esta vez no habrá ballottage.

• Si se mantuvieran los resultados de esta muestra al momento de los comicios, el peronismo tradicional y el otro tangencial del kirchnerismo se llevarían los tres senadores de la provincia de Buenos Aires, dos por la mayoría y uno por la minoría. Si se encuestaran más pobres, se acentuaría esa posibilidad, sobre todo por lo que recoge Chiche Duhalde en esos sectores.

• Luis Patti en la provincia bonaerense retiene nuevamente un porcentual no decisivo como propio (5,3%) pero que podría ser muy relevante si establece una alianza el 24 de agosto con el duhaldismo que permitiría a éste acercarse más a Cristina Kirchner. Por el contrario, si Patti se inclinara a Ricardo López Murphy -ideológicamente el más cercano a él de los restantes candidatos- el líder de Recrear podría pelear la senaduría por la minoría con la misma Chiche Duhalde.

• Elisa Carrió en Capital Federal es segunda y, en principio, parece difícil que alguien la pueda desplazar de ese lugar. Obtiene más votos de hombres que de mujeres lo que contradice el planteo risueño que hace ella misma cuando asegura que el sector de la sociedad que más le cuesta captar son «los maridos». Lo inverso ocurre con Macri que logra mayor caudal de apoyos entre las mujeres. La candidata del ARI en la provincia de Buenos Aires (la sindicalista Martha Maffei) está a nivel mínimo -2,9%- reafirmando que este agrupamiento sigue siendo aún un partido personalista.

• El candidato oficialista para la Capital Federal, Rafael Bielsa, está tercero (con menos de 10%), lejos de Macri y Carrió.

• En el salto de artistas a la política hay mejor repercusión que la que le adjudican sus colegas en radio y televisión. El 6,8% de Nito Artaza es bueno porque le permite estar a tres puntos de Bielsa con muchos menos recursos y sin haber aún ganado la interna radical. Debe, sin embargo, enfrentar esa interna el 7 de agosto con Facundo Suárez Lastra dentro del radicalismo de Capital. Pero el sondeo lo muestra a este último dirigente prácticamente ignorado por los encuestados y sería una pena que el aparato interno radical dejara afuera a Artaza.

• No está mal el 5,3% de Moria Casán, en la línea del ex presidente Menem. Prácticamente iguala lo que, juntos, suman Luis Zamora y Patricia Walsh, los principales candidatos de la izquierda clásica porteña, aunque los simpatizantes de León Trotsky rara vez van a fiestas como para encuestarlos. Domingo Cavallo, a su vez, prácticamente no es mencionado por los encuestados.

• Una sorpresa de la encuesta es para la provincia de Buenos Aires el 2,9% de Nina Peloso y Raúl Castells, el matrimonio de jefes piqueteros donde el marido está preso y en huelga de hambre. Superan en las clases bajas a Pitrola, otro piquetero marxista.

• En la provincia, el radicalismo se acerca a los guarismos que logró en 2003 cuando con Margarita Stolbizer consiguió 10% de los votos. Vuelve a incidir, en este caso, el apellido Alfonsín porque su hijo, Ricardo, obtiene 7,4% a los que habría que sumarles otro 2% de otros candidatos a diputados nacionales. Luis Brandoni queda a 5% de López Murphy.

• Lo último que a grandes rasgos se destaca en el análisis de esta muestra es que la decisión de no votar o confesar «no sé» o responderles a los periodistas «si me van a preguntar de política no porque ni iré a votar» es elevada: cerca de 30%.

• Ocuparía el primer lugar. O sea que se mantendría la tendencia de abstención elevada que se dio en 2003 -récord en 80 años de comicios en el país- y se repitió en las recientes elecciones en el interior (en Santiago del Estero la abstención fue de 65% en convencionales constituyentes).

La abstención y el eventual voto en blanco benefician al gobierno porque elevan a los primeros pero también lo haría con Chiche Duhalde algo que no le gustaría al Presidente que ya no lo dice más pero, íntimamente, piensa en los comicios del 23 de octubre como plebiscitario de su gestión. Será usado así o no según resultado. En Capital Federal es menor la abstención y la duda, algo tradicional.

Dejá tu comentario