23 de septiembre 2006 - 00:00

Gobierno admite diferencias con EEUU tras visita de Kirchner

Alberto Fernández.
Alberto Fernández.
El Gobierno destacó ayer, al regreso del presidente Néstor Kirchner de los Estados Unidos, la "buena relación" lograda con empresarios norteamericanos, aunque admitió que existen "puntos de encuentro y puntos de diferencia" con la administración de George W. Bush.

Tanto el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, como el gobernador mendocino, Julio Cobos, quienes oficiaron de voceros tras el regreso a Buenos Aires al país del presidente Kirchner y su comitiva, coincidieron en marcar diferentes niveles de acuerdo con el sector privado y funcionarios norteamericanos.

El jefe de Gabinete sostuvo, en este escenario, que las diferencias de visión política y económica entre la Casa Rosada y la Casa Blanca se registran, no obstante, dentro del marco de una "vocación de entendimiento".

Fernández destacó que en los contactos con empresarios norteamericanos, el Gobierno percibió que "la Argentina es vista de otro modo" que hace algunos años y destacó las "muy buenas oportunidades de negocios" que se exhibieron en Nueva York.

Pero en cuanto a la relación con Washington, el jefe de Gabinete señaló que existen acuerdos y diferencias, y que, de ahora en más, se buscará "profundizar los puntos de encuentro".

"La Argentina y Estados Unidos han logrado llevar adelante una relación madura, seria, que tiene puntos de encuentro y puntos de diferencia. Sobre esa base se puede trabajar y se puede construir mucho, sobre la base del respeto, respetando las diferencias que existen y tratando de profundizar los puntos de encuentro", explicó Fernández en declaraciones radiales.

En un sentido similar se pronunció el radical mendocino Cobos: "Hay una confianza notoria del sector privado y quizás haya que afianzar más las relaciones institucionales con el sector político de Estados Unidos".

Además, el gobernador mendocino subrayó que en el sector privado estadounidense se registró un "giro 180 grados sobre la Argentina" luego de que el país pudo mostrar un "balance positivo comercial y un crecimiento de las reservas".

"Hace falta asociar al capital nacional con el capital privado porque es más facil para atraer nuevos emprendimientos. Los nuevos inversionistas ya no están pensando en bonos, sino en producción", subrayó Cobos.

A su vez, el jefe de Gabinete destacó que el subsecretario de Asuntos Hemisféricos estadounidense, Thomas Shannon, les dijo que "había estado hablando con inversores y que aquellos que están en la Argentina le explicaban que había cambiado muchísimo y para bien".

Fernández explicó además que Shannon "mostró cierta inquietud por esa propensión de algunos medios y sectores de la Argentina de mostrar una relación compleja entre la Argentina y Estados Unidos".

"Me parece que podemos trabajar mucho. (Shannon) tiene una muy clara percepción sobre lo que políticamente pasa en la Argentina", indicó el jefe de Gabinete.

Además, destacó que existe "una muy clara vocación de entendimiento y de trabajo conjunto entre Estados Unidos y la Argentina", aunque subrayó que "ambos protagonistas que tienen puntos de encuentro y de diferencia".

Este diagnóstico oficial sobre la relación con Estados Unidos surgió tras un encuentro que el presidente Kirchner y la primera dama Cristina Kirchner mantuvieron con Shannon el jueves por la noche, en una reunión del Consejo de las Américas.

Tras ese encuentro, el presidente Kirchner elogió al funcionario norteamericano que actualmente está a cargo de la relación con América Latina y se pronunció a favor de conversar con Estados Unidos sobre "los temas donde hay diferencias".

"A Shannon lo vi con predisposición a construir una relación distinta con la Argentina. Es alguien que finalmente entiende que hay que conversar sobre los temas donde hay diferencias", señaló Kirchner, según publicó un matutino porteño.

Shannon sucede en el cargo a Roger Noriega y Otto Reich, dos funcionarios que habían optado por una retórica de enfrentamiento con algunas políticas adoptadas en la Argentina.

El funcionario a cargo del diálogo con América Latina había visitado Buenos Aires en enero pasado, cuando conversó durante media hora con Kirchner en la Casa Rosada.

Según versiones periodísticas, Shannon le mencionó a Kirchner en Nueva York la importancia de la recuperación de la Argentina y Brasil y consideró que ambos países generan un factor "estabilizante" en la región.

Kirchner le dijo al delegado de George W. Bush que la intención ahora es "construir una región en serio".

"El cultivo de la hoja de coca es lo que más les preocupa", dijo Kirchner, al evaluar su diálogo con Shannon, en particular en cuanto a la actual situación de Bolivia.

Dejá tu comentario

Te puede interesar