Místico. Opositor. Advertencia. Ayuda. Mensaje. El porqué de Duhalde

Política

¿Los argentinos o un sector de la sociedad podría pensar que en las fuerzas armadas hay una salida?

El expresidente Eduardo Duhalde aprendió a hablar con todos. Un ejercicio que profundizó una vez que dejó el poder. Siendo senador nacional por la provincia de Buenos Aires su asignatura era la presidencia. El radicalismo alfonsinista lo ayudó a llegar al poder. Lo conminó Raúl Alfonsín. Entendió el mundo de grande. Hasta ese momento sus salidas eran a algunas playas de película con Chiche Duhalde. Hasta allí algún joven político lo siguió para hablarle del futuro. Eso es historia del Conurbano. Ya fue. En las últimas horas el doctor Duhalde, el cacique habló de golpe de Estado. ¿Qué ve o qué vio el hombre para semejante afirmación en los medios de comunicación?

¿Los argentinos o un sector de la sociedad podría pensar que en las fuerzas armadas hay una salida? El mundo está viviendo una pandemia que nadie tiene claro cómo terminará. Y los gobiernos tienen problemas para dar respuesta a sus gobernados. Un repaso rápido en acontecimientos recientes nos permite observar que en los Estados Unidos la campaña electoral es si la meca del capitalismo podría marchar al “socialismo”. Obviamente que falta la discusión, al menos en este punto, entre el demócrata Biden y el ahora republicano Trump. En Brasil, el presidente surgido de las fuerzas armadas quiere trompear a periodistas. El PSOE español debió cerrar filas con Podemos para formar gobierno. En Rusia fue envenenado un opositor.

En la Argentina el presidente Alberto Fernández y su predecesor cruzan mensajes filosos. Salvar vidas o poner en marcha la economía.

El ex presidente Duhalde vaticinó un “deterioro” de la sociedad argentina, un mayor nivel de “hartazgo” de los ciudadanos, y aseguró que se vive una etapa “preanárquica” que terminará con un Golpe de Estado y la imposibilidad de realizar las elecciones legislativas del 2021.

“Yo digo lo que pienso y creo que tengo fundamentos para decirlo”, dijo Duhalde al insistir en la posibilidad de que en la Argentina suceda otro Golpe de Estado, como en 1976. “Los que vivimos cómodamente no nos damos cuenta de que estamos viviendo un momento preanárquico”, afirmó.

“Cuando el deterioro social llega a un límite de anarquía ¿Saben a qué tiene olor la anarquía? A sangre”, dijo Duhalde en diálogo con Radio 10. “Yo estoy en la idea de que si no nos juntamos estamos perdidos”, agregó.

"Quien ignore que hoy el militarismo se está levantando otra vez en América es porque no conoce lo que está pasando. ¿O no sabemos que Brasil es un gobierno democrático cívico-militar? Sabemos lo que es Venezuela, lo que es Bolivia. Sabemos que en Chile queda solamente como factor de poder los carabineros y, como antes, el Ejército", subrayó ante las cámaras de América.

Rechazamos de plano las afirmaciones del expresidente. Golpe de Estado y que no haya elecciones no deben estar en el vocabulario del ecosistema democrático de los partidos políticos y sus dirigentes.

En la marcha del #17A hubo afirmaciones temerarias. Y llamó la atención el símbolo de la protesta circunscripto a una mujer que sobresale por el techo con una bandera argentina mientras el Audi se desliza. Y los escraches de ayer y hoy. En esta oportunidad fueron hasta el domicilio de la vicepresidenta. Hay un sector minoritario de la sociedad que no comulga con el peronismo, no es nuevo. Pero si peligroso en los formatos que se están dando.

audi deuda.jpg

En Chile hubo una modificación a los fondos de pensión. Era una política de Estado, no se discutía. Lo mismo pasó ahora en Perú. La situación de Bolivia, Venezuela, Nicaragua exhibe los problemas entre gobiernos y ciudadanos.

¿Duhalde está místico? ¿O se convirtió en un opositor en el llano? ¿Quiso ayudar a Fernández? ¿Un mensaje a Macri para que esté dentro del sistema? En una parte de la entrevista con Gustavo Sylvestre y Pablo Duggan en Radio 10, el expresidente no cuestionó al ingeniero pero pidió que sea parte.

Eso sí, Duhalde logró que hablen de él y sus dichos. Hasta Laura Alonso.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario