26 de noviembre 2003 - 00:00

Ibarra recoge heridos por anuncio de nuevo gabinete

Ibarra recoge heridos por anuncio de nuevo gabinete
Aníbal Ibarra hará hoy un acto de presentación pública del gabinete porteño que estrenará el 10 de diciembre próximo junto con su segundo mandato al frente de la Capital Federal. Mientras, espera que las decisiones que adelantó este diario ayer, terminen de hacer crisis dentro de su gobierno.

El jefe de Gobierno porteño armó un nuevo gabinete sin apartarse demasiado de su núcleo de confianza, y casi con la matriz de su primer equipo: sólo dos peronistas, el resto es del cuño del Frente Grande, del entorno familiar al jefe porteño o radicales de más amistad personal que alianza política. Así nombrará a Roberto Feletti al frente de una Secretaría de Obras Públicas ampliada; Juan Carlos López -amigo íntimo y ex cuñado- en una supersecretaría de Seguridad Urbana que comenzará a manejar policías; Rafael Romá (ex Duhalde y ex ARI) en Desarrollo Social; Eduardo Epsztein -actual secretario Medio Ambiente- a Desarrollo Económico y Medio Ambiente; Roxana Perazza, sigue en Educación; el jefe de Gabinete, Raúl Fernández, continúa, lo mismo que su esposa Marta Albamonte -secretaria de Hacienda; el radical Gustavo López asumirá en Cultura y el kirchnerista Héctor Capacciolli en Descentralización (no llega a ser una secretaría) y también continúa Alfredo Stern en Salud.

Esos movimientos, ni tan abruptos ni tan sorpresivos, generaron, sin embargo, un descontento casi generalizado, donde son más los que aparecen perdedores que los ganadores.

• Ganadores

Aníbal Ibarra - Con poco movimiento resistió el desembarco de kirchneristas en la primera línea de su gobierno y reafirmó a sus colaboradores más cercanos y de confianza. Con un hombre propio como Feletti -presidente del Banco Ciudad- en Obras Públicas, un área que interesa al gobierno nacional, logra también el visto bueno de Alberto Fernández -jefe de Gabinete de Néstor Kirchner-. Es que el titular del Ciudad viene dando su apoyo al kirchnerismo desde antes de la elección nacional; participó de la cena del Día del Militante, que ofició como lanzamiento de la campaña porteña de A. Fernández, quien en público, desde la mesa que compartió con Ibarra y Chacho Alvarez, confió «a Feletti lo considero un militante».

También
Ibarra resistió que le impusieran a la gente del cronista Miguel Bonasso, a quien se vio forzado a entregarle la franquicia de su postulación para que llevara la boleta electoral que consagró al periodista diputado nacional.

Vilma Ibarra - Gana a medias. Logró que permanezca Marcelo Antuña en una subsecretaría, pero esperaba que lo ascendieran a secretario. En cambio Antuña irá de segundo de Juan Carlos López, en definitiva un familiar. También defendió el lugar de Débora Kohen que irá a la Subsecretaría Legal y Técnica, pero tuvo roces con ibarristas, pero no se apartó del círculo de decisiones de su hermano.

Raúl Fernández - El jefe de Gabinete de Ibarra, se convirtió en interlocutor casi exclusivo del jefe de Gobierno. Acumula poder dentro para la nueva gestión en la que también su esposa, Marta Albamonte retuvo la Secretaría de Hacienda que maneja todo el presupuesto porteño de más de $ 4.000 millones.

Radicales - La línea de la UCR que fue obediente con Ibarra desde los cargos que ocupa en la gestión como remanente de la ex Alianza, logró una secretaría, de Cultura, en la que Ibarra designa a su amigo Gustavo López pero con la promoción de Facundo Suárez Lastra, Gabriela González Gass -también se la premiará con un cargo en organismos descentralizados- y Luis Brandoni dentro de esa línea.

Perdedores

Elisa Carrió - Le desarma Ibarra el ARI al nombrar a Rafael Romá en Desarrollo Social. El futuro funcionario, más ligado a Eduardo Duhalde, ya tenía diferencias políticas con la chaqueña que ahora se profundizan. Le resta autoridad ante los propios a los que había ordenado no aceptar secretarías en el gobierno de Ibarra.

Carlos Campolongo - El ex jefe de campaña de Ibarra, esperaba, tras el resultado electoral, que se lo convocara para ocupar una secretaría dentro del gobierno porteño. Aspiraba a Cultura, pero se conformaba con Turismo, que finalmente no se creó. Hasta ayer no se lo había llamado siquiera para una dirección general dentro de la gestión.

Socialismo - Fueron los primeros en reconciliarse con Ibarra antes del armado electoral. Habían pedido que Norberto La Porta, quien encabezó la lista de legisladores porteños, asumiera como vicepresidente de la Legislatura, algo que descartó Ibarra desde que ganó la votación. Tampoco Raúl Puy fue convocado a una secretaría como pensaban.

Dejá tu comentario

Te puede interesar