Identifican al que arrojó botellazo a Rossi

Política

En medio de un debate con voltaje, el titular del bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, fue el protagonista de una fuerte discusión con diputados de distintas bancadas de la oposición, que casi termina a los golpes en pleno recinto.

El legislador santafesino debió ser contenido por sus pares en dos oportunidades para evitar el enfrentamiento directo con sus adversarios. Pero el pico de máxima tensión se registró cuando el diputad del Frente Peronista de San Luis, Sergio Pansa, le arrojó una botella de plástico de agua vacía al "Chivo", que finalmente no le impactó, pero pasó cerca.

Pansa es un dirigente activo del PJ disidente y hombre de los Rodríguez Saá. En el video captado por las cámaras de televisión se lo ve con camisa blanca, corbata oscura y sin saco, ubicado debajo del cartel electrónico que registra datos de la sesión y la votación.

"La oposición una vez mas demostró su poca tolerancia democrática, pero por suerte este proyecto político tiene un rumbo claro y sigue avanzando en la democratizacion de la Argentina", afirmó el diputado del FpV, Leonardo Grosso al repudiar el ataque.

Más tarde, Pansa se disculpó por su actitud, al tiempo que agregó que el también recibió "agravios".

"Tuve un exabrupto enorme y un acto de violencia del que me siento avergonzado. Uno tiene errores humanos, no soy una persona agresiva, soy un trabajador", aclaró.

El legislador justificó que "fue una jornada muy difícil, recibí agravios, se avasalló el reglamento de la Cámara".

• Los incidentes

Luego de la votación en general del proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura, al solicitar una votación única para los 33 artículos de la norma, Rossi recibió una catarata de insultos de todo calibre, principalmente del bloque radical y particularmente de los diputados Miguel Bazze y Ulises Forte.

Su reacción fue levantarse, tomar una copa de vidrio que tenía sobre su banca y atinar a arrojarla, aunque fue atajado a tiempo por la vicepresidenta de su bloque, Juliana Di Tullio, y la secretaria parlamentaria, Teresa García.

La copa terminó hecha pedazos a centímetros de la banca de Rossi y fue García quien recogió los restos del piso.

El segundo arranque de ira de Rossi se produjo cuando el tablero marcó 128 votos a favor del artículo 2 de la norma (se necesitaban 129) y la oposición denunció "fraude" a los gritos.

"¡Fraude! ¡Fraude! ¡Fraude!", se escuchaba en el recinto cuando desde la zona donde se ubican los radicales voló hacia la banca del santafesino la botella de plástico con agua, lo que generó una instantánea reacción del oficialista de volver a pararse y correr hacia el sector donde estaba el grupo de opositores.

En el camino fue frenado primero por uno de sus asesores y luego dos veces por el diputado de La Cámpora, Eduardo "Wado" De Pedro, a quien después se sumaron Edgardo Depetri y Sandra Mendoza.

Entre todos lo calmaron y volvieron a llevarlo hasta su banca, desde donde pidió que se continuara con la votación, con la voz afónica.

• Una propuesta que levantó polvareda

La realización de una única votación en particular y en general había sido esparcida entre la oposición por el propio titular de la Cámara baja, Julián Domínguez, quien dialogó en las inmediaciones del recinto con algunos jefes de bancadas, una hora antes del momento de la votación, desarrollada a las 5.40.

Esa versión fue analizada por los opositores, que decidieron, antes de sentarse a votar, solicitar cuestiones de privilegio contra Domínguez por permitir ese sistema de votación, que finalmente no se concretó.

La diputada del Frente Peronista Graciela Camaño fue de las más encendidas en el rechazo de la votación unificada de los 33 artículos y hasta se acercó al estrado de Julián Domínguez y le tironeó los cables del micrófono.

La legisladora también intentó tomar por asalto una campanilla que suele tener la Presidencia en su mesa, pero fue salvada por un colaborador del exministro de Agricultura.

Dejá tu comentario