Internaron anoche en Córdoba a Carlos Menem

Política

El ex presidente Carlos Menem permanecía en los primeros minutos de esta madrugada internado bajo observación en el Instituto Modelo de Cardiología de la ciudad de Córdoba, tras sufrir anoche una hipoglucemia en la localidad de La Calera, cuando participaba de un acto político.

El hoy senador Menem hablaba desde el balcón en el tercer piso del hotel en el cual se alojaba al público que se había congregado a escuchar un discurso en el cual anunciaba que sería candidato a presidente en las elecciones del año que viene. Los asistentes observaron que Menem hablaba en tono pausado.

En ese momento se llevó una mano al pecho y al hombro como si sufriera un dolor intenso y con la otra mano se tomó la cintura. La ironía es que el colapso lo sufrió el ex presidente cuando dedicaba un párrafo de su discurso a su longevidad y a su buena salud. «Me preguntaba una periodista si no tenía demasiada edad para ser candidato y le recordé la anécdota de un faraón que vivió 107 años.»

Cuando lentamente se fue encorvando y mostrándose muy dolorido, el anfitrión del acto, el dirigente local Raúl Crespo, interrumpió el discurso.

Al verlo desvanecido, los asistentes y custodios que lo acompañaban lo trasladaron al interior del hotel. Pocos minutos después, una ambulancia lo condujo hasta la capital provincial, distante 20 kilómetros desde La Calera. Los acompañantes del ex presidente forcejearon con los asistentes y algunos movileros de radio y TV con objeto de impedir que se viera su estado, notablemente pálido y sin conocimiento. Los organizadores les dijeron a los presentes al acto que lo retiraron y que Menem regresaría a hablar, confiados en que sería una crisis menor de la salud.

Algunos de esos asistentes percibieron, sin embargo, rastros de sangre en el rostro del ex presidente, circunstancia que más tarde los médicos atribuirían a una hemorragia de origen odontológico.

En ese viaje es cuando pudo estar en riesgo su vida ya que no respondía a los intentos de reanimación y su estado parecía crítico. Por esa razón la ambulancia que se dirigía al hospital de La Calera fue derivada sin escalas hacia el Instituto Cardiológico de Córdoba.

  • Tranquilidad

    Después del primer tratamiento, Menem recobró el conocimiento y movió las manos para tranquilidad de los acompañantes y el médico que lo atendía, el propio director de la clínica en la que sería atendido, César Serra.

    En el Instituto Modelo Cardiológico fue atendido por médicos de sala de urgencia que ordenaron su traslado a la de terapia intensiva en donde las primeras atenciones estuvieron a cargo del cardiólogo Serra. Este profesional en el primer examen descartó una crisis cardíaca y atribuyó la descomposición a una hipoglucemia ( descenso del azúcar en sangre), un síntoma habitual en diabéticos, condición que tiene Menem. Según dijo este médico cerca de la medianoche, Menem había sido sometido ayer a un tratamiento odontólogico con extracción de piezas dentarias, lo cual le había producido una hemorragia en la boca durante todo el día.

    También se hizo presente en la clínica el ministro de Salud de la provincia de Córdoba, el ex diputado Oscar González, que fue funcionario de la administración de Menem. Le transmitió a Menem la disposición de la gobernación de José Manuel de Sota para que contase con todos los recursos médicos para su restablecimiento. Según dijo González, Menem había estado lúcido y había expresado: «No se preocupen, hay Menem para rato».

    Omar Menem, sobrino del ex presidente, señaló pasada la medianoche que éste estuvo siempre consciente, a bordo de la ambulancia que lo trasladó hasta el nosocomio especializado en cardiología.

    Menem había viajado ayer, después de atenderse con el dentista en Buenos Aires, a La Rioja y desde allí a la ciudad de La Calera. Acompañado de sus custodios y un secretario, los familiares tomaron conocimiento de la crisis de salud del ex presidente por los medios de prensa. Las primeras informaciones las conocieron a través del ex ministro Julio César Aráoz, cuyo hermano Eduardo se hizo presente en la clínica.

    Los familiares que se comunicaron en la madrugada de hoy telefónicamente recibieron la noticia de los médicos que Menem permanecerá hoy y quizás mañana en terapia intensiva entregado a estudios que mejoren el diagnóstico para su mejor tratamiento.

    «Está estable, con buen pulso, consciente», decían los informes a los familiares, a quienes les dijeron, sin embargo, que no era posible visitarlo personalmente. Por eso algunos de los familiares recién viajarán en la mañana de hoy a Córdoba.

    Menem nació en La Rioja el 2 de julio de 1930. Tiene hoy 76 años y se le conocía hasta ahora un solo episodio grave que complicó seriamente su salud. Fue cuando, siendo presidente en 1993, se lo debió intervenir para liberar una obstrucción en la carótida derecha. Menem sufre de diabetes, enfermedad que normalmente puede complicar cualquier otro cuadro. El 9 de setiembre pasado fue internado en el Sanatorio Otamendi, pero su familia y los médicos insistieron con que fue sólo para un chequeo de rutina.
  • Dejá tu comentario