Ensayo de proyecto para Consejo y reunión cumbre con Corte Suprema

Política

Soria va al Palacio en clima gélido: fallo no se altera por anuncio de proyecto de 17. Los detalles de la iniciativa y el dilema de los nombramientos.

Esta semana el ministro de Justicia Martín Soria se reunirá cara a cara con los ministros de la Corte Suprema de Justicia. En rigor, será el segundo contacto institucional con el Poder Ejecutivo desde que Alberto Fernández asumió el Gobierno en diciembre de 2019. Marcela Losardo visitó una vez el máximo Tribunal. Nunca más volvió. Soria demoró nueve meses su presentación formal, cuyas tratativas fueron reveladas por Ámbito la semana pasada. Se desconoce el temario y la agenda que expondrán porque el recelo es mutuo y la ausencia de contactos previos en una gélida relación impiden predecir sobre qué ejes en común puedan pivotear.

El encuentro se da en un marco particular: el Gobierno –tal como se había adelantado en estas líneas- se propuso aventajar el fallo de la Corte por la inconstitucionalidad de la actual conformación del Consejo de la Magistratura a través de la presentación de un proyecto de ley que persiga mostrar una solución distinta al regreso del Consejo de 20 miembros, con la Corte en la cabecera. Sobre el fin de semana hicieron trascender que enviarían la propuesta al Congreso con apenas unos lineamientos y un número total de consejeros de 17. Lo que no trascendió es que apenas unos días antes, un sector del oficialismo comenzó a trabajar en una propuesta de ampliación de los miembros de la Corte Suprema.

La iniciativa se discutió a despacho cerrado y se habría dejado de lado que su presentación corra por parte de la senadora cristinista Anabel Fernández Sagasti. Inmediatamente, se sumergieron en el alistamiento del proyecto de ley para cambiar el órgano de selección y remoción de jueces que ya había sido acordado entre oficialismo y oposición en 2019, cuando Germán Garavano era ministro. Sobre un frenético final de la semana, se alistaron una quincena de pliegos de jueces que están en condiciones administrativas de ser girados al Senado. En apenas cinco días, las dos Cámaras del Congreso cambiarán su fisonomía.

Los ejes del nuevo proyecto oficial para el Consejo contemplan no solo los 17 miembros (agregándole un académico más al proyecto de 16), sino que implica, básicamente, un intento para que: a) la Corte se abstenga de dictar un fallo al respecto; b) evitar de cualquier forma que la cabecera quede para un juez de la Corte. Sin embargo, en el cuarto piso del Palacio de Tribunales nada modificó el itinerario. ¿Es viable que se apruebe en el corto plazo teniendo en cuenta las urgencias y la tensión con la oposición?

La respuesta condiciona el resto del razonamiento. De hecho, la posible fecha de una sentencia y su eventual contenido no surgen de ninguna de las vocalías que conforman la mayoría, las de Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Carlos Rosenkrantz. Habrá que prestar atención a otros temas relevantes que pueden aparecer en la agenda pos electoral para la Corte. No sea cosa que por estar distraídos mirando el horizonte de un fallo pasen desapercibidos los Scania por adelante.

El Gobierno hizo trascender que presentó un proyecto (que Ámbito había adelantado que estaba trabajando) cuyas características son las siguientes:

17 miembros (seis legisladores –como hasta ahora-, cuatro jueces, cuatro abogados, un representante del Ejecutivo y dos académicos)

Paridad de Género, con un mínimo de 8 mujeres en su composición. Este punto podría alterar el escenario futuro: había mayoría de varones que tanto en jueces, abogados, académicos aspiraban a integrar el futuro Consejo y ya preparaban sus precandidaturas. En caso de prosperar

Idénticos requisitos al de un Senador y todos ellos abogados

Mandatos de 4 años con hasta una reelección

Dedicación exclusiva. Este también es relevante puesto que tanto los legisladores como el resto deberán cesar en sus bancas para ocupar solo las del Consejo.

¿Será materia de conversación entre Soria y la Corte el proyecto y su carrera contra el fallo? El déjà vu remite a la época de Garavano cuando pidió tiempo para evitar el fallo y anunció un proyecto de consenso para el Consejo. Le pidieron que la garantía la diera Marcos Peña o el propio Macri.

Acudieron a ese pedido Peña, Garavano y Nicolás Dujovne. La Corte frenó pero nueva ley nunca se aprobó. ¿Podría irse el Ejecutivo con una lista de pedidos de la Corte? Es una posibilidad. Hay un 25% de vacantes en tribunales que deben juzgar el narcotráfico y la Cámara Penal Económico que revisa causas de narcocriminalidad y lavado está incompleta. La preocupación por los nombramientos está al tope de la agenda judicial.

Dejá tu comentario