Kirchner fue a la Catedral, pero a misa por Cromañón

Política

Imprevistamente, Néstor Kirchner decidió ayer participar de una misa realizada en la Catedral Metropolitana en memoria de los jóvenes muertos en el boliche Cromañón. Sólo estuvo acompañado del ministro del Interior, Aníbal Fernández, y a la salida del templo fue saludado y escuchó pedidos de algunos familiares de las víctimas. La presencia del mandatario no se había anunciado de antemano, por lo que el templo no lució completo y no se produjeron tumultos ni incidentes, y el Presidente pudo charlar unos pocos minutos con algunos de los que habían participado de la misa. Kirchner y Fernández vistieron de manera informal.

Antes de ascender al auto oficial rumbo a la residencia presidencial de Olivos, el Presidente fue abordado por algunos familiares de los muertos por el incendio del 30 de diciembre del año pasado. «Por favor, no nos deje solos», le dijo a Kirchner el padre de una de las 194 víctimas del incidente en el boliche Cromañón. Otro, quien le agradeció por haber participado de la misa, recibió como respuesta de parte del Presidente su compromiso de ocuparse « permanentemente» de la causa. Precisamente en estos días el caso está siendo revisado por la Cámara de Casación Penal -el más alto tribunal en la materia antes de la Corte- que podría revisar las excarcelaciones dictadas por la Cámara del Crimen.

La homilía brindada por el obispo auxiliar de la Catedral Metropolitana y delegado para la Conferencia Episcopal para la Pastoral Nacional de la Juventud, Jorge Lozano, giró en torno de la situación de los familiares de las víctimas. «En estas fotos que muchos de ustedes llevan en sus manos o en el pecho hay rostros y miradas que nos hablan. La condiciónde vida y de muerte de tantos jóvenes en nuestro país nos habla y, hasta me atrevo a decir, nos grita. ¿Cómo es mi corazón delante de estas semillas?», preguntó Lozano.

El obispo aconsejó
«escuchar a Dios, fuentede toda razón y justicia, y escuchar el clamor de nuestros hermanos que piden razón y justicia para tantas situaciones que nos hacen esclavos de la corrupción en un país libre». Kirchner y Fernández escucharon de pie al sacerdote sin dejar traslucir la menor impresión de las palabras del religioso. De todos las excarcelaciones la que produjo mayor irritación es la del empresario Omar Chabán que regenteaba la disco. La otra responsabilidad a la que apuntan los familiares es la del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Aníbal Ibarra, por lo que el gesto de Kirchner de ayer, es por demás elocuente.

Dejá tu comentario