Kirchner halaga a delegados de Bush

Política

Néstor Kirchner pareció reprender por anticipado a los enviados de George W. Bush que desde ayer mantienen una ronda de visitas con empresarios y miembros del gabinete nacional. Por lo menos ésa fue la imagen que dejó el Presidente al contestar una carta enviada por el embajador norteamericano en Buenos Aires, Earl Wayne, sobre la preocupación porque las acciones de Transener no queden en manos estadounidenses. Pero las acciones del gobierno indican otra realidad. Kirchner se preocupó de preparar la recepción de los delegados de Bush con una de las medidas que más reclaman: modificar el Código Penal para incluir el delito de financiamiento al terrorismo.

Así, la iracundia presidencial de ayer no estaba dirigida puntualmente al subsecretario de Asuntos Políticos de Estados Unidos, Nicholas Burns, y el subsecretario de Asuntos Hemisféricos, Thomas Shannon, recién llegados al país, aunque pareció que así era.

  • Gira confirmada

    Para colmo el mensaje partió horas después que se confirmara que George W. Bush, visitará entre el 8 y el 14 de marzo Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México, pero según lo previsto no pisará la Argentina. Esa decisión pondría al país fuera de la lista de prioridades de Washington, aunque la visita de estos días de los sustitutos del presidente estadounidenese relativice un conflicto de ese tipo.

    Hoy los dos norteamericanos se reunirán con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el canciller Jorge Taiana, entre otros funcionarios.

    Sabe Alberto Fernández -ayer lo reconoció en público- que los movimientos de Venezuela dentro del Mercosur estarán hoy en la agenda de discusiones, a pesar de publicitarse en la «Embajada» como un encuentro sólo destinado a afianzar «lazos bilaterales».

  • Viaje preocupante

    Contra el equilibrio que deberán hacer Fernández y Taiana está el viaje que emprenderá Kirchner el 21 de este mes a la franja del Orinoco para firmar acuerdos energéticos con Hugo Chávez, agenda ésa que preocupa particularmente a Washington.

    Fernández admitió que Shannon y Burns con seguridad presionarán por las relaciones con Venezuela: «Saben cuál es la posición», dijo.

    «Tenemos absoluto respetopor lo que los pueblos deciden, en este caso por lo que el pueblo venezolano decide, y tenemos una relación política y fundamentalmente económica muy buena con el gobierno del presidente Chávez», dijo ayer el jefe de Gabinete.

    Según lo previsto, los funcionarios norteamericanos, después de entrevistarse con Fernández, se reunirán a las 12.30 con Taiana en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores.

    A las 17 se encontrarán con Julio De Vido y volverá a aparecer allí el tema que hoy provocó la ira de Kirchner, la venta de la transportadora Transener.

    Antes interrogarán sobre la situación del país en relación al terrorismo y su financiamiento, y los clásicos temores estadounidenses sobre las acciones en la Triple Frontera y su relación con Irán.

    Para calmar esa ansiedad, el gobierno, discretamente, avanzó en uno de los reclamos que EE.UU. le viene haciendo al país hace tiempo: en el listado de leyes a tratar durante el período de sesiones extraordinarias incluyó la incorporación al Código Penal de la tipificación del financiamiento al terrorismo, una exigenciadel Grupo de Acción Financiera Internacional, que no se cumplió hace un año por discrepancias internas del oficialismo sobre cómo definir qué se considera terrorismo.

    Por la tarde, las autoridades de AMIA y DAIA recibirán a Burns en la sede de la mutual israelita, en Pasteur al 600. Como es habitual, Burns será recibido en la Plaza Seca donde se brindará un homenaje y colocará una ofrenda floral en el monumento a las víctimas del atentado a la AMIA.

    «Tienen pautado referirse a la consolidación de la democracia en la región», informó el embajador argentino en Washington, José Octavio Bordón, que trabajó en la preparación de la visita.

  • Enfoque

    De la comitiva enviada por Bush forman parte también el asesor especial de la Secretaría de Energía Internacional, Greg Manuel, y William Mc Ilhenny, un experto en América latina del equipo político de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice.

    Desde el gobierno estadounidense exhiben esta visita a la Argentina como una suerte de «relanzamiento» de la relación bilateral, destacando el rol «central» en la región tanto del gobierno de Kirchner como el de Luiz Inácio Lula da Silva, lo que refuerza la idea, a pesar que la Casa Rosada publicite lo contrario, que las relaciones con los EE.UU. no están pasando por su peor momento.
  • Dejá tu comentario