La CGT Azopardo ratificó el paro y calificó el anuncio de Cristina de "dádiva"

Política

La CGT de Hugo Moyano y la CTA conducida por Pablo Micheli, ambas enfrentadas con la Casa Rosada, ratificaron la convocatoria al paro nacional para el próximo martes pese al anuncio de la presidenta Cristina Kirchner sobre la modificación del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias para el ejercicio 2013.

Así lo confirmaron, por un lado, el secretario de Derechos Humanos de la CGT Azopardo, Julio Piumato, y por el otro el titular de la CTA opositora Pablo Micheli, quien en declaraciones a Noticias Argentinas calificó el anuncio como una "patraña".

Micheli, que se encuentra en La Habana, Cuba, invitado a la reunión de la Coordinación Política del Encuentro Sindical Nuestra América (ESNA), se enteró de las palabras de Cristina Kirchner "por e-mail".

"Me mandaron todo por e-mail. Es una tomada de pelo a los trabajadores y si cree que con estas limosnas va a desactivar el paro está equivocada", aseguró el representante de la CTA opositora.

Micheli remarcó que toda esta situación "da más bronca" por lo que "ratificamos el paro y la movilización para el martes que viene".

"Lo que hace para un sueldo de 10 mil pesos es regalarte 400, por única vez, eso es tomarle el pelo a la gente. No tiene ninguna intención de cambiar el mínimo no imponible", opinó en su diálogo telefónico con NA.

Piumato, por su parte, afirmó que la decisión de la jefa de Estado de exceptuar del pago de Ganancias en la segunda cuota del aguinaldo "es una broma" y lo calificó como una "dádiva".

"¡13.800 (pesos) debería ser el MNI en 2012! ¡Terminamos el año con 5.700 y 7900! ¡Vamos para atrás! ¡Esto no es justicia social!", escribió Piumato en su cuenta en la red social Twitter, luego del anuncio de la Presidenta a través de cadena nacional.

"Parece una broma. El mínimo imponible no se va a actualizar este año, lo que anunció es una dádiva", agregó un rato más tarde en declaraciones a Radio Continental.

De esta forma, ambas centrales obreras enfrentadas con la Casa Rosada no modificaron ningún punto del paro nacional que anunciaron para el martes próximo, que el Gobierno desestimó que tenga que ver con la "situación de los trabajadores".

A través del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, la Casa Rosada consideró que el paro no tiene "que ver con la situación de los trabajadores porque la mayoría de los trabajadores hoy están representados por la CGT" que encabeza Antonio Caló.

Justamente, varios de los sindicalistas alineados en esa central obrera estuvieron este miércoles en primera fila en el Salón de las Mujeres Argentinas y luego se reunieron con Cristina Kirchner.

Omar Viviani (Taxistas), Armando Cavalieri (Comercio), Andrés Rodríguez (UPCN), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Víctor Santamaría (Porteros), Omar Suárez (SOMU) y Hugo Ferreyra (UOCRA) fueron los representantes de la CGT oficialista.

También estuvo Hugo Yasky, que preside la CTA oficialista, y que consideró que "está bueno que se desahogue la presión en la última cuota del aguinaldo porque creemos que se va a volcar directo al consumo".

"Nos parece muy importante comenzar a discutir el impuesto a las Ganancias que debe ser modificado. Hay que elevar el mínimo no imponible para que que una gran cantidad de trabajadores vuelque sus ingresos al consumo", indicó.

Por su parte, el secretario adjunto de la CTA y titular de la Federación de Trabajadores de la Industria y Afines (Fetia), Pedro Wasiejko, señaló que "toda iniciativa que lleve a aliviar la presión que ejerce el impuesto a las ganancias sobre los salarios la vemos favorablemente".

De todas formas, consideró "más importante aún" la decisión de la Presidenta de "convocar a las centrales sindicales para discutir el piso de este impuesto debido a que los mínimos no imponibles han quedado retrasados en sus valores".

Dejá tu comentario