5 de noviembre 2008 - 00:00

La elección fue vigilada por 70 "veedores" criollos

El gobernador de San Juan,José Luis Gioja, examinaayer un puesto de votaciónen la ciudad de Washington.Los «veedores» que llevóuna fundación recibieronuna clase del Departamentode Estado por Tom Shannony el embajador AnthonyWayne. En la OEA, tres elegantes:José Bordón, DanteCaputo y el concejal DiegoSantilli. Todos, a mirar cómovotan los otros.
El gobernador de San Juan, José Luis Gioja, examina ayer un puesto de votación en la ciudad de Washington. Los «veedores» que llevó una fundación recibieron una clase del Departamento de Estado por Tom Shannon y el embajador Anthony Wayne. En la OEA, tres elegantes: José Bordón, Dante Caputo y el concejal Diego Santilli. Todos, a mirar cómo votan los otros.
Llegar de visita a Estados Unidos en un día con elecciones presidenciales parece dotar de un brillo distintivo a los argentinos que por estas horas están de paseo electoral por esas latitudes. Pero más barniz otorga autodefinirse «veedor» de esa contienda que siguió atento anoche el mundo, aunque EE.UU. no requiere esas jerarquías de la Argentina. Menos pediría que fueran cientos de argentinos a realizar esa labor, como son, quienes integraron diferentes delegaciones, que por distintos medios fomentan el turismo democrático. Un funcionario bonaerense -que se creyó el rol de veedor- envió a la embajada argentina el agradecimiento por haber sido invitado (nunca lo fue) y distinguido para la labor.

Por un lado, diputados abocados a una agenda de temática parlamentaria; por otro, beneficiarios de la Fundación Universitaria Río de la Plata (FURP) -el tour más numeroso-y otras ONG, así como legisladores o funcionarios del país, que se acoplaron con el título de « observadores». Por supuesto, además, jueces con competencia electoral y funcionarios del Poder Ejecutivo que se ocupan de quehaceres de campañas y elecciones.

El embajador Héctor Timerman debió ofrecer el domingo una recepción especial a los más de 70 argentinos que están esta semana en Washington, con una disertación ad hoc sobre la importancia de un cambio para los estadounidenses y los beneficios para Latinoamérica del triunfo de Obama. Fue una tarea extra, ya que Timerman venía encargándose de la agenda de la delegación de otros argentinos del Congreso que llegaron a Washington DC con ocupaciones de intercambio parlamentario y apenas se relajaban ayer ante la pantalla gigante de la embajada donde coincidían todas las delegaciones a mirar por ese medio la contienda Barack Obama-John McCain.

Hasta el ex jefe de Gobierno Jorge Telerman se animó a opinar por las radios porteñas acerca de los comicios. Y el legislador Diego Santilli, más aún, se expresó acerca del estado de ánimo de Obama. Todos expertos del más allá. Santilli, a diferencia del grupo Congreso y del FURP, se entrevistó con Dante Caputo en un intercambio con la OEA, quien, junto con el diputado Alejandro Rabinovich y un grupo de siete empleados de la Legislatura, conformaron la delegación. Después de todo, una foto en el álbum familiar de la elección del sucesor de Bush no será poca cosa. También tuvieron una cita con Tom Shannon, viceministro para Asuntos Latinoamericanos del gobierno de George Bush.

  • Macrismo

    El PRO de Mauricio Macri, que hubiera votado a Obama (según la opinión de Horacio Rodríguez Larreta), contó con una presencia numerosa en la observación de los comicios por pantalla de la embajada. No sólo fueron diputados porteños financiados por la FURP, que ofertó un paquete muy conveniente con estada en el Washington Plaza, sino también funcionarios como el ministro de Obras Públicas, Daniel Chain; y el secretario de Derechos Humanos, Helio Rebot, además del director electoral Julián Curi, entre otros. De los legisladores, estuvieron Marcelo Meis, Daniel Amoroso, Jorge Garayalde, Marcelo Godoy, Enzo Pagani y, entre otros, Victoria Morales Gorleri. Del Congreso Nacional llegaron Carlos Raimundi (SI), Daniel Katz ( radical K), Paula Bertol (PRO), la senadora Sonia Escudero (PJ Salta), María Lenz ( kirchnerista) y Luis Lusquiños (PJ disidente), entre otros. Todos dispuestos a dar consejos electorales, especialmente de métodos y transparencias.

    Pero también estuvieron invitados el ex diputado Humberto Roggero, el ex legislador Jorge Enríquez, el gobernador José Luis Gioja, el intendente de Mendoza, Víctor Fayd y el director nacional electoral, Alejandro Tullio. También los jueces de la Cámara Nacional Electoral Santiago Corcuera y Alberto Dalla Vía, Ricardo Bustos Fierro, el juez federal de Córdoba que habilitó la rereelección de Carlos Menem, y María Servini de Cubría, que controla las elecciones nacionales en la Argentina.

    Pero la tropa argentina, que se nutrió también de diputados provinciales, se animó finalmente a opinar sobre las urnas del Norte. «Al final son mejor las papeletas», concluían anoche algunos diputados porteños al sostener que los sistemas informáticos fallaron. En el camino hacia la embajada, en una tarde más que fría, uno le aseguró a otro par de bancada. «¿Te imaginás este sistema aplicado en el conurbano?».

    «Un fenómeno, porque acá no hay DNI y al final un elector podría sacar varias tarjetas para votar», ironizó el interlocutor. «Te lo digo, hay que reivindicar las boletas de papel y dejarse de insistir con el voto electrónico», se animó en voz baja, ya en la embajada, el otro, intentando no ser oído por los expertos en materia electoral presentes.

    Durante las jornadas, los diputados del grupo del Congreso se entregaron a una decena de citas organizadas por Timerman, que incluyeron un almuerzo con el analista político Michal Shifter, mientras los invitados de la FURP y del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) pasearon de la mano del embajador Earl Antonhy Wayne, por centros de votación y hasta recalaron en las oficinas del FMI.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar