La Iglesia activó agenda política y social con menú de reuniones y respaldos

Política

A pocas horas de encabezar la multitudinaria marcha a la Basílica de Luján, Hugo Moyano recibió un fuerte respaldo de la Iglesia católica en medio de la guerra política con el Gobierno de Mauricio Macri.

El guiño eclesiástico se materializó este miércoles, por la mañana, con un encuentro reservado entre el obispo de Lomas de Zamora y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social Jorge Lugones y el sindicalista camionero.

Según informó el Episcopado, Moyano y Lugones conversaron sobre "la situación de los trabajadores ante la inflación, el deterioro de los salarios y el cierre de empresas". Pero además, según supo este medio, analizaron en detalle cómo será la peregrinación multisectorial.

Ya confirmaron asistencia más de 80 gremios del Frente Sindical por el Modelo Nacional, que animan los Moyano, el Smata, APLA y la Corriente Federal de Trabajadores, entre otros; las dos CTA; las agrupaciones de la Multisectorial 21F; los movimientos sociales; organizaciones piqueteras, kirchneristas, massistas y hasta de la izquierda. A 67 kilómetros de la Ciudad, todos juntos celebrarán la "Misa Ecuménica por Pan, Paz y Trabajo".

La renovada agenda política de la Iglesia también incluyó otra reunión de Lugones con diputados y senadores bonaerenses, particularmente de los bloques Unidad Ciudadana y PJ Unidad y Renovación. "Los funcionarios expresaron que se están encontrando con distintos sectores y por eso solicitaron al monseñor ser recibidos por la Pastoral Social", subrayaron desde la Curia.

En el encuentro, los legisladores manifestaron "su alegría por el rol del Papa Francisco en este tiempo" y su "preocupación" por la situación social y de la Justicia en la Provincia.

La primera semana de octubre los gremialistas Roberto Baradel (Suteba), Mirta Petrocini (FEB), Jorge Dobal (AMET) y Miguel Ángel Díaz (UDOCBA) visitaron la sede de la Pastoral Social.

La tercera reunión de Lugones en la sede de la Comisión de Pastoral Social fue con Guido Lorenzino, defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires. Lorenzino denunció recientemente a Camuzzi por cortarle el gas a una jubilada de 106 años. "El gobierno de Mauricio Macri quiere que su impericia y la crisis que generaron la pague la gente", dijo públicamente días atrás.

Pero al mismo tiempo que los opositores desfilaron por Suipacha 1032 el obispo de Merlo-Moreno Fernando Maletti y los presbíteros Rubén Marchioni y Charly Olivero fueron recibidos por la ministra Carolina Stanley en su despacho del Ministerio de Salud y Desarrollo Social. Con total hermetismo, las fuentes religiosas se limitaron a replicar que "conversaron distintos temas" referentes a la Pastoral Social.

Lo cierto es que Maletti oficia desde hace varios meses como intermediario en las negociaciones entre los movimientos sociales, que reclaman asistencia urgente, y el Gobierno nacional. Este jueves militantes organizaciones sindicales y sociales, entre ellas Quebracho, la CTA Autónoma y la Federación Nacional Territorial (Fenat), se manifestaron frente al edificio de Desarrollo Social para visualizar el conflicto. "Queremos que Stanley cumpla con los compromisos de generar políticas de empleo y asistencia alimentaria. Volvemos a la calle y no nos vamos hasta que cumplan", advirtió Omar Giuliani, líder de la Fenat.

En las últimas semanas el obispo de Lomas se entrevistó con los representantes gremiales de la FEB, SUTEBA, AMET, UDOCBA y los intendentes de Ituzaingó, Florencio Varela, Cañuelas, Hurlingham, San Martín, Esteban Echeverría, Escobar, La Matanza, Almirante Brown, Merlo, Moreno, Malvinas Argentinas y Navarro.

En este marco, Lugones dejó trascender que "renueva el deseo del diálogo fructífero entre todos los sectores con responsabilidad institucional o social para ofrecer soluciones a quienes más lo necesitan".

Fernando Maletti, integrante de la Pastoral Social, intermediando con mate en mano entre la ministra Carolina Stanley y los principales referentes de los movimientos sociales.

Dejá tu comentario