Las pujas internas ya sacuden al lavagnismo, todavía sin partido

Política

Roberto Lavagna quedará envuelto esta semana en un curioso dilema: todavía no tiene un partido político propio que sostenga su candidatura y el ex ministro ya sufre las internas políticas de su agrupación fantasma en la Capital Federal y en la provincia de Buenos Aires.

Enfrentado con Mauricio Macri, a quien no considera apto para negociar en pie de igualdad un programa de gobierno, el economista está a la búsqueda de un candidato propio para la Jefatura de Gobierno porteña. Allí se barajan dos nombres: el del ex presidente del BCRA, Javier González Fraga, y el del peronista disidente Carlos Campolongo.

Conductor del noticiero de «ATC» durante la presidencia de Raúl Alfonsín, Campolongo surgió como un integrante de la Renovación peronista, que encabezaron Antonio Cafiero y Carlos Grosso. El lavagnista porteño fue el primero en posicionarse como referente capitalino de ese espacio, pero ahora deberá competir con González Fraga, quien ya admitió que «es probable» que se presente como candidato para jefe de Gobierno porteño.

  • Indefinición

    «Es probable, pero no está definido, mi candidatura es un tema que lo vamos a resolver a mitad de marzo con el doctor Lavagna. Yo tengo una vocación por la Capital, lo he manifestado un montón de veces, ésa es casi mi única vocación política», sostuvo dócil y obediente González Fraga.

    Mientras tanto, Campolongo, ex vocero de José Bordón y ex jefe de campaña de Aníbal Ibarra, busca conformar un frente junto a socialistas, radicales, peronistas y frepasistas, hoy más cerca de Jorge Telerman.

    González Fraga descuenta que tendrá como adversarios al kirchnerista Daniel Filmus y a Telerman, y -según consideró- «ninguno de los dos es autónomo». «Creo que van a ir los dos, pero justamente por eso estoy tentado a ir, porque creo que los dos se olvidan de la palabra que figura en la Ciudad: la autonomía. Ninguno de los dos es autónomo. Uno porque obviamente es oficialista, y el otro porque lo quiere ser», evaluó el economista en declaraciones radiales. La interna lavagnista también arde en territorio bonaerense. La candidatura a gobernador se la disputan Francisco de Narváez y Jorge Sarghini, dos diputados del bloque que responde a Lavagna.

    Aunque el ex ministro de Economía evitó hasta el momento expresar su preferencia por el candidato a gobernador bonaerense del espacio que lidera, será él quien deba definir la candidatura. ¿O acaso no es eso lo que les dice a los radicales cada vez que se proclaman como los legítimos merecedores de un lugar en la fórmula presidencial?

    «Si (Sarghini) se manifiesta, habrá dos candidatos porque también está Francisco de Narváez, y ahí se verá», es la única frase que por ahora se anima a pronunciar Lavagna al respecto. Desde el lavagnismo aseguran que el tema se resolverá por la vía del diálogo y que no existen incompatibilidades programáticas de fondo entre las propuestas de Sarghini y de De Narváez.
  • Dejá tu comentario