Macri cree en más inflación y menos crecimiento que Cristina

Política

El primer presupuesto propio de la administración macrista para el año que viene fue elevado ayer a la Legislatura porteña con un aumento de ingresos que básicamente se obtendrá de la suba en Ingresos Brutos a varios rubros y la extensión del Impuesto a los Sellos. Tal como anticipó Ambito Financiero, para el próximo ejercicio se tomó una pauta de inflación diferente de la de Nación y una estimación más conservadora del crecimiento. De ese modo, Mauricio Macri tendrá $ 3.900 millones más para gastar en el año electoral que se aproxima.

La idea central del proyecto, que recién ayer por la tarde terminaban de pasar en limpio los funcionarios macristas, es reducir gastos administrativos y aumentar considerablemente el presupuesto para la obra pública y también para educación y salud.

Para el gobierno de Mauricio Macri, el INDEC no es confiable, aunque de todos modos para proyectar el alza de precios tomó guarismos del instituto, pero con variables distintas de las que utilizó Nación. De ese modo, la inflación en el Presupuesto porteño está calculada en 12% para 2009 y no en 8% como en el presupuesto de Cristina de Kirchner. Según explicó a este diario el ministro de Hacienda de la Ciudad, Néstor Grindetti, el índice no es propio, sino que surge de promediar el índice de precios al consumidor y otras variaciones de precios implícitos.

Tampoco la Ciudad consideró un crecimiento de 4%, sino de 3%, aunque en los últimos años se venía tomando la misma pauta del gobierno nacional; pero los técnicos porteños sostienen que hasta ahora la Ciudad creció a tasas más altas «y eso tiene que revertirse».

  • Cálculo

    Sobre esa base, el macrismo calculó gastos por $ 17 mil millones para el año próximo, una cifra menor que la que esperaba, porque en principio se había incorporado un nuevo endeudamiento por $ 1,500 millones, pero los legisladores que participaron de las rondas de confección de la propuesta - Diego Santilli y Alvaro Gonzálezaseguraron que la oposición no acompañará la votación de otro pedido de deuda. Todavía Macri espera que el gobierno nacional le firme la autorización para la colocación de bonos por u$s 500 millones con los que asegura podrá obtener los fondos antes de cerrar el ejercicio.

    Sin embargo, está planteada una nueva deuda por $ 300 millones para volcar a la construcción de subterráneos (ver nota aparte), y, a la vez, el macrismo solicitará a los legisladores una renovación de los bonos Tango por $ 700 millones, ya que en 2009 se cancelará esa suma de capital y se pagarán $ 450 millones de intereses de deuda que componen la primera serie de papeles, la nueva que se colocará este año y un bono para pago a proveedores que también este año votó la Legislatura.

    De los $ 3.900 millones que agrega el Presupuesto con respecto a este año, 66% se propone destinar a Inversión Social, $ 1.100 millones para Educación, $ 1.036 millones para Salud, $ 214 millones para Acción Social y $ 155 millones para Cultura ($ 106 millones se destinarán a la refacción del Teatro Colón).

    En total, la inversión en infraestructura rondará 20% del Presupuesto, como una apuesta decisiva de Macri de mostrar cambios en la Ciudad. Aunque habrá un aumento también para el área social, la oposición ya comenzó a cuestionar la baja de $ 100 millones que se recortaron del Instituto de la Vivienda porteño, un área que el Gobierno quisiera reconvertir para tercerizar las obras, pero que a la vez busca traspasar funciones a otro organismo, como es la Corporación Sur, que se aboca al desarrollo de esa zona porteña.

    La otra pelea que comenzará con la ronda de ministros que irán a exponer a la Legislatura el destino que darán a las partidas es la gremial. Hoy comienza un paro docente de 48 horas y persiste la negativa de la administración macrista de conceder un aumento más este año al que ya otorgó de 24%, ya que asegura que no hay más fondos disponibles. Los maestros reclaman de todos modos una nueva suba de 20%, mientras que para el año próximo el cálculo del macrismo es otorgar aumentos salariales a toda la administración de acuerdo con la inflación proyectada, es decir 12%. Este año, el Gobierno de la Ciudad debió pedir una ampliación presupuestaria para hacer frente a la actualización salarial que estaba calculada en $ 300 millones y se elevó a $ 1.000 millones.

    El presupuesto actual es el primero que confecciona el macrismo ya que el anterior fue diseñado por el ex jefe de Gobierno Jorge Telerman. Macri hizo correcciones antes de asumir su cargo e impuso una fuerte suba en las tasas inmobiliarias que pagan los vecinos.
  • Dejá tu comentario