El lado B de Mauricio Macri: "Competitivo, apostador compulsivo, provocador, frío, y un poco psicópata"

Política

Mariano Macri describe las características del ex Presidente. Anécdotas familiares.

Mariano Macri nació en 1966, 7 años después de su hermano mayor Mauricio. Hijos del inmigrante Franco. Creció a la sombra del primogénito del clan Macri. Al hacer memoria, no duda y hace con crudeza una semblanza de su hermano: “Yo lo veía a mauricio como un promotor del bullying, esa forma de desgaste, de pinchar al otro, de provocarlo, de estresarlo, de llevarlo al límite, que después también yo sufrí en muchas instancias”.

“Yo no tenía afinidad con él”, asegura Mariano en el libro “Hermano” de Santiago O’Donnell. “Tenía un trato muy contrario a mi ADN. En vez de ser afectuoso, era siempre provocador, hiriente. Haciendo un repaso por mi vida, pensé. ‘Pero si este tipo en la puta vida fue cariñoso conmigo’”, se queja Mariano.

“En el racconto que hice, mientras pensaba cómo era posible que fuese tan frío, tan hijo de puta, me fui dando cuenta de que, en realidad, él no era un tipo de sentimientos”, analiza Mariano y agrega que “nunca tuvo la capacidad de amar. En muchos aspectos era realmente un psicópata”.

“Mis hermanos (Mauricio y Gianfranco) tenían una dinámica en la que me costaba mucho entrar, porque eran muy competitivos; todo el tiempo estaban apostando. Mauricio era un apostador compulsivo. Apostaba en un partido de paddle, de tenis, de golf. Llegaban a un punto de sofisticación que apostaban por pelota, por un tiro. Y jugaban mucho a las cartas. Después, durante una época larga, yo también me puse a jugar, a la podrida. Me acuerdo que se jugaba al póker y las apuestas era por guita. Había épocas en las que también apostaban favores”, recuerda Mariano.

“Nuestra familia se caracteriza claramente, patentemente, por una falta total de comunicación. Yo fui por mucho tiempo el gran factor de unión. Pero, en cierto modo, también estuve muy alejado”, dice Mariano Macri.

En esa línea de recuerdo, relata una anécdota para retratar a su hermano Mauricio: “En 1995 mamá nos invita a todos a Italia a pasar las fiestas. Fuimos Sandra con sus hijos, Gianfranco con sus hijos y su mujer, yo con mis dos hijos mayores y Marie France, mi mujer de entonces. Pero Mauricio dijo: ‘Con esta familia de mierda yo no voy a ningún lado’. Y no fue”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario