Mercosur: industriales y sindicatos brasileños se oponen a reducción unilateral de aranceles externos

Política

La propuesta de flexibilización del gobierno brasileño no encontró eco en las principales fuerzas productivas del país. Para fabricantes de autos, la medida puede no sólo "implosionar" el Mercosur, sino también afectar la industria local.

Industriales y sindicatos brasileños salieron recientemente a criticar la propuesta unilateral del gobierno de Jair Bolsonaro de reducir el arancel aduanero externo común (AEC) un 20% durante 2021.

"Ante los graves e inciertos efectos económicos y sociales que puede traer esta agenda, las entidades representativas de empresas y trabajadores de la industria brasileña solicitan al gobierno brasileño que suspenda su posición sostenida sobre estos temas en la próxima reunión de Ministros del Mercosur", sostuvo un comunicado conjunto de la Confederación Nacional de la Industria (CNI) y de la IndustriALL Global Union.

Además, indicaron que la reducción unilateral de aranceles "reforzaría una competencia desigual ya existente debido a los problemas crónicos de competitividad en Brasil", mientras que las negociaciones comerciales individuales "conllevan tanto el desafío de debilitar el bloque y su poder de negociación ante la apertura de mercados para socios con prácticas desleales".

En el mismo sentido, Luiz Carlos Moraes, el presidente de Anfavea (Asociación Brasileña de Fabricantes de Vehículos Automotores) indicó al diario Valor Económico que "la medida no sólo puede 'implosionar' al Mercosur, sino que también representa un riesgo para la continuidad de las inversiones y el empleo en las fábricas que el sector mantiene en el bloque" común.

La propuesta de Brasil es reducir el 20% de todos los aranceles de importación de productos fuera del Mercosur, en dos etapas: 10% a mitad de año y otro 10% en diciembre, con el objetivo de incrementar la participación de Brasil en el comercio internacional.

La medida es rechazada por el Gobierno argentino que propuso una reducción más gradual, del 10% a partir del 1° de enero del año de 2022, según anticipó Ámbito.

Para el titular de Anfavea, la reducción del 20% de los aranceles, "sin contrapartida para incrementar la venta de productos brasileños en el exterior, solo servirá para incrementar las importaciones". "En el caso de la industria automotriz, las empresas tenderán a traer vehículos de otros países que podrían fabricarse en Brasil", anticipó.

Para las entidades productivas brasileñas, la idea de Bolsonaro no haría más que profundizar el patrón de integración internacional del país "basado en productos de bajo valor agregado" y dañar las cadenas donde las empresas brasileñas están más insertadas en la región, como acero, maquinaria, automotriz y farmacéutica, entre otras.

Dejá tu comentario