Política

Motín de la UCR contra Macri por nuevo protocolo de aborto

La Casa Rosada lo dejará sin efecto. Sanz y el bloque de diputados radicales blindan a Rubinstein.

La manipulación política de la despenalización del aborto le estalló a Mauricio Macri en Juntos por el Cambio a 20 días de dejar el poder. La UCR salió ayer a blindar a Adolfo Rubinstein a través de su bloque de diputados y de Ernesto Sanz, su mentor en el gabinete macrista, después de la furia que provocó en el PRO el nuevo “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo (ILE)”.

La interna es más política que técnica o de salud pública. El artículo 86 del Código Penal legisla con claridad las dos causales de aborto legal más allá de cualquier protocolo de la Secretaría de Salud que, en rigo, se trata de un acto administrativo sin la jerarquía legal y subordinado a la codificación de leyes penales.

Por eso el radicalismo aprovechó para volver a desmarcarse de la Casa Rosada donde se mandó a anular, vía Carolina Stanley, la actualización dispuesta por Rubinstein donde se especifica que la objeción de conciencia no excusa a los profesioneles médicos de practicar un aborto cuando concuirren las causales del artículo 86 (aborto terapéutico en caso de que corra riesgo la vida de la madre y aborto en caso de violación de una menor de edad).

Detrás de la polémica late la pelea por la jefatura del posmacrismo con Alfredo Cornejo como uno de los principales críticos de la continuidad de Macri al frente de la colaición saliente de gobierno. Tras conocerse la medida contra el nuevo protocolo que se había publicado por la mañana en el Boletín Oficial, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, avaló esa marcha atrás por considerar “lamentable y claramente inconstitucional” la resolución de Rubinstein, que “ampliaba de manera irresponsable las causales de aborto no punible y limitaba la objeción de conciencia médica”.

Para Pinedo, el secretario de Salud -de origen radical- “no puede pasar por encima de un debate de seis meses del Congreso nacional y legislar por sí mismo, contradiciendo normas de rango constitucional”.

En cambio, la UCR, principal socia del PRO en Cambiemos, tomó distancia de Macri al considerar “necesaria” la aplicación del “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo (ILE)” y respaldó a Rubinstein. “En concordancia con los valores de nuestro partido, desde el Comité Nacional y la mesa de la Convención Nacional de la UCR creemos necesaria la resolución ministerial 3158/19, que da lugar al protocolo de Interrupción Voluntaria del Embarazo”, expresó el radicalismo en un comunicado.

También desde la UCR, Sanz, uno de los fundadores de Cambiemos, expresó su “solidaridad, apoyo y afecto” a Rubinstein, a quien definió como un “funcionario ejemplar” y un “lujo de la salud pública. Como tantos radicales a lo largo y ancho del país, nos sentimos orgullosos de su gestión”, subrayó.

El diputado y senador electo Martín Lousteau planteó que es una “verdadera pena que el Presidente decida en sus últimos días en el poder hacer un retroceso tan grande”, al calificar la medida como una “decisión contradictoria y que reprobamos”.

Tras expresar su “respaldo” a Rubinstein porque “lo único que hizo fue cumplir con el Código Penal y el fallo ‘FAL’ de la Corte Suprema”, Lousteau sostuvo que la ley de interrupción voluntaria del embarazo es una “política central de salud pública”.

El vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador, también manifestó por su parte que “el protocolo sobre ILE da cumplimiento al fallo ‘FAL’ de la Corte Suprema y al Código Penal vigente en nuestro país, donde se trata de solucionar un grave problema de salud pública que afecta a niñas y adolescentes”. Por eso ratificó su apoyo a Rubinstein por la medida que tomó, “acorde con los principios radicales en defensa de derechos”.

Otro referente radical, Ricardo Gil Lavedra, expresó su “apoyo absoluto” y “solidaridad” con Rubinstein, a quien definió como un “funcionario ejemplar”. Asimismo, expresó que “el protocolo que dictó” el funcionario “responde al fallo de la Corte y al Código Penal vigente, tratando de solucionar un problema grave de salud pública. Resulta inentendible su derogación”, cerró.

En la misma línea, aunque desde las filas del PRO, el diputado Daniel Lipovetzky señaló en Twitter que “el nuevo protocolo para abortos no punibles reglamenta el artículo 86 del Código Penal vigente desde 1921”, por lo que, dijo, “no hay razón alguna para derogarlo”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario