Gobierno suma a movimientos sociales a controles sanitarios

Política

La CTEP, Barrios de Pie y la CCC se reunirán hoy con Daniel Arroyo en Desarrollo Social. Quejas por la apertura comercial en la Capital Federal y temor a ola de contagios en el conurbano.

El Gobierno nacional sumará hoy a los movimientos sociales a una red de postas sanitarias para evitar la propagación del coronavirus en el área metropolitana donde habitan más de 14 millones de personas. La CTEP de Juan Grabois, Barrios de Pie de Daniel Menéndez y la Corriente Clasista y Combativa de Juan Carlos Alderete serán recibidos a las 18:30 en la sede de Desarrollo Social por Daniel Arroyo, Ginés González García y Fernando “Chino” Navarro como representante de la Jefatura de Gabinete de Ministros.

Las organizaciones sociales son, junto a los intendentes peronistas del conurbano, las principales detractoras de la apertura comercial realizada por la Ciudad de Buenos Aires. Aseguran que la medida genera más flujo poblacional en la región metropolitana y que podrían disparar el pico de contagios en la provincia. “Estamos en un contexto donde la cuarentena adopta una modalidad comunitaria, donde sale a flote la solidaridad y el compromiso social de las organizaciones sociales, de la comunidad eclesiástica y del trabajo de docentes. Los centros comunitarios, clubes de barrio, iglesias o escuelas están siendo la primera línea de contención promoviendo las medidas de seguridad y garantizando el acceso a la alimentación de cientos de miles de personas”, explicó Menéndez de Barrios de Pie.

El vínculo entre los movimientos sociales y Desarrollo Social atraviesa una tensa calma desde que el ministerio debió dar marcha atrás con la compra mayorista de alimentos a precios superiores que los minoristas. El jueves pasado ya hubo un primer encuentro para afinar el programa Detectar que busca casa por casa personas con síntomas del virus. La reunión de esta tarde en Desarrollo Social se enfocará a armar una red de postas sanitarias para reparto de alcohol en gel e insumos de limpieza, así como para relevar casos sospechosos de coronavirus en los 1.340 barrios populares del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), con la premisa de aislar a quienes evidencien sintomatología compatible con Covid-19, a partir de la certeza de que los pacientes con fiebre tienen una mayor potencialidad de contagio.

Arroyo confirmó que, de acuerdo con la información manejada por el Ministerio de Salud, “es mayor la capacidad de contagio de quienes presentan síntomas, como fiebre y dificultades para respirar”, que de los pacientes asintomáticos. Esta semana se multiplicarán operativos conjuntos de los ministerios de Desarrollo Social y Salud en el Área Metropolitana de Buenos Aires que tendrán como punto de partida los territorios de Moreno, Merlo, Almirante Brown, San Martín, La Matanza y Lanús.

Según explicó Arroyo, la idea es que en duplas, trabajadores y voluntarios de las dos carteras irán puerta por puerta para la detección temprana de eventuales contagiados de coronavirus en los barrios populares de esos partidos, que concentran una enorme cantidad de habitantes. El plan, que combina los programas Detectar, El Barrio cuida al Barrio y protocolos sobre violencia de género, servirá además para “cruzar información sanitaria con la problemática social” local, más allá de la Covid-19, para identificar lo que Arroyo denominó como “el camino de salida”.

Estos esquemas de trabajo fueron acordados el viernes último en una reunión de trabajo entre ministros nacionales y bonaerenses de Salud y Desarrollo Social, que tendrá su correlato hoy cuando Arroyo reciba a las organizaciones sociales, principales promotoras en el conurbano, junto a las iglesias y a otros referentes barriales.

Para Arroyo, la participación de los referentes sociales es “clave” porque “tienen legitimidad” en los barrios populares y son a quienes “se les abre la puerta” de las viviendas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario