Moyano y Micheli tuvieron que aliarse con la izquierda para poder cercar la Ciudad

Política

Como experimentado paralizador, Hugo Moyano tuvo que recurrir a las fuerzas movilizadoras y piqueteras de la izquierda para cercar a la ciudad y así impedir que millones de personas lleguen a sus puestos de trabajado durante la jornada de paro. 

El camionero tejió alianzas durante más de un mes. Con el último paro del 10 de octubre pasado de la CTA de Pablo Micheli, su nuevo compinche contra el kirchnerismo, se dio cuenta que si la CGT Azopardo paralizaba la recolección de basura y la distribución de combustibles y dinero para los bancos, la Federación Agraria estaqueaba el campo, Uatre inmoviliza los granos, Luis Barrionuevo los bares y cafetines y Micheli daba asueto a los empleados estatales, faltaría alguien que interrumpa el funcionamiento del transporte público para garantizar la efectividad de la medida. ¿Qué mejor que convocar a la izquierda para frenar autos, trenes, subtes y colectivos? 

En ese plan, Moyano desplegó una jugada de acercamiento a organizaciones barriales y sociales piqueteras, comisiones internas de fábricas y partidos políticos ligados a la extrema izquierda. Las postales de los cortes de rutas y autopistas así lo reflejan. 

En el piquete de Panamericana y Hernry Ford, a la altura del kilómetro 35, protestaron Convergencia Socialista, Suteba Escobar "Lista roja", la agrupación Movimiento Socialista de Trabajadores (MST) - Proyecto Sur de Tigre, la Lista Bordó de la Agrupación Grafica Clasista, el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), la comisión interna de la compañía estadounidense Kraft Foods y la Lista Violeta de los telefónicos. 

Javier Hermosilla, sindicalista de la alimentación y empleado de Kraft, habitué del corte en Panamericana, dejó en claro su postura ante los micrófonos del periodismo. "Tenemos muchísimos diferencias co Moyano. No creemos que va a ser consecuente con lo que sucede hoy, pero tenemos que unir fuerzas y creemos que tiene que haber unidad sindical. Unirnos es una necesidad de los trabajadores, es una reivindicaciones del conjunto", dijo.  

En medio del alboroto, sobre el asfalto caliente de la autopista, un "compañero" de su lucha agregó: "Moyano se está cruzando, porque ahora Moyano está reclamando algo para los trabajadores después de ocho años con el Gobierno (...) No es una contradicción salir a pelear con Barrionuevo, vamos a salir con el Papa o con el que sea". 

En el Puente Pueyrredón y la zona sur del conurbano, sobre Mitre y Pavón, encabezó la movida Néstor Pitrola, con apoyo del nuevo MAS y el MST-Proyecto Sur de Avellaneda. Cordobés, exdelegado sindical del Banco Galicia, Pitrola es un referente indiscutido de la izquierda y líder de Polo Obrero. Sin éxito, fue dos veces candidato a diputado y una a Presidente. A Pitrola lo escoltan Hernán Castillo y Jorge Altamira.  

En General Paz y Constituyentes militantes de PSTU Norte y también del Partido Obrero cortaron la mano a Liniers. El Partido Socialista de Trabajadores Unificado es una corriente interna del Frente de Izquierda de Pitrola y "Poque" Hermosilla, con orígenes en Brasil y España. 

El cerco a la Ciudad se completó con bloqueos y acciones de piqueterismo de izquierda en el kilómetro 21 de la Ruta 3; en la Autopista Illia, bajada a Castillo; sobre el acceso Oeste, y a la altura de la calle Vergara, en Morón. El Obelisco está copado por Barrios de Pie y cooperativistas del Argentina Trabaja, también de extracción agitadora. 

La alianza de Moyano con la izquierda resultó en más de un centenar de cortes de rutas y vías en todo el país. Consiguió el camionero que luego de una retención de tareas de los señaleros ferroviarios que lidera el moyanista Enrique Maigua, le siguieron las interrupciones en los rieles. 

La Línea Mitre informó antes del mediodía que todos los funcionarios y empleados estaban en sus puestos laborales, pero que diversos piquetes, por ejemplo sobre la estación Miguelete, impide la circulación. Lo mismo ocurrió en las cocheras de la estación Castelar, del Sarmiento, en la rotonda de Berazategui por donde pasa el Belgrano Sur y en varios tramos del Urquiza, San Martín y Roca. 

En el subte de Macri la alianza de Moyano con la izquierda paralizó la Línea B y el Premetro y provocó demoras en el resto de las líneas por la falta de personal. Como la A reanudó el servicio a media mañana, una amenaza de bomba vino anillo al dedo para volver a interrumpirla. En la B y el Premetro opera Claudio Dellacarbonara, militante del PTS y jefe de "Democracia desde las bases", una agrupación política sindical que escindió de los metrodelegados y que rechaza la "burocracia de las CTA y las CGT"

Dejá tu comentario