Narodowski: "Gobierno es ineficiente en educación"

Política

El primer candidato a legislador porteño de la lista de Mauricio Macri es un educador, Mariano Narodowski, cuya incursión en la política comenzó en el Frente Grande de Carlos Chacho Alvarez. Fue de la mano del gremio docente en el cual tuvo afinidad con dirigentes que ahora están en la Colación Cívica de Carrió. El especialista, inclusive, hasta rozó las filas del Partido Comunista, en su preadolescencia. Es actualmente director del área de Educación de la Universidad Torcuato Di Tella, tiene 46 años, buen humor y reivindica más su título de maestro egresado del colegio estatal Mariano Acosta, casi más que el doctorado en Educación que realizó en Brasil y un posgrado en España.

Cree que a través de la educación «se pueden igualar las oportunidades», un pensamiento que le trasmite a Macri, para quien también trabaja en cambiar el discurso. Sobre esas cuestiones y su futuro en una banca porteña, conversó con este diario.

Periodista: ¿Cómo llegó al lado de Mauricio Macri?

Mariano Narodowski: Fue a mediados de 2002, él leyó un artículo que publiqué en un matutino, sobre educación, y me llamó.

P.: ¿Y no le llamó la atención, siendo que usted venía del Frente Grande?

M.N.: Fue muy raro porque yo tenía con Mauricio los mismos prejuicios que mucha gente. Nos separaba desde una concepción de vida hasta la clase social, ni siquiera soy de Boca...

P.: Pero fue a verlo.

M.N.:
Sí, claro y me di cuenta que él estaba entusiasmado con querer mejorarle la vida a la gente. Me interesó porque Mauricio es algo raro en la política, es respetuoso del conocimiento, de los que saben, mientras que otros tratan de no darle importancia a lo técnico.

P.: ¿Entendía de educación Macri?

M.N.:
Tiene sentido común. Tiene claro que el tema de la educación es la herramienta igualadora de oportunidades en una sociedad como la nuestra.

P.: Lo mismo que dice el centroizquierda.

M.N.: Es un pensamiento liberal clásico. En la Argentina los términos izquierday derecha están distorsionados un poquito mucho. Nos dicen que somos de centroderecha.

P.: ¿Son de centroderecha?

M.N.:
Los rótulos no me dicen nada. Una vez en un debate con alguien del Frente para la Victoria me dijeron que era de centroderecha y yo le respondí que si quería discutir eso me llevara a alguien de centroizquierda. Derecha o izquierda es una cartografía vieja que ya no se aplica en la Argentina.
P.: ¿Entonces?

M.N.:
Entonces lo definiría por la positiva: nuestro espacio intenta superar el neoliberalismo de los 90 y el populismo posmoderno de 2000.

P.: ¿Le gustará ser legislador o cree que está preparado para ser ministro?

M.N.: Para una persona como yo que recién entra en la política no me voy a poner exquisito, todos los lugares son buenos.

P.: Pero si Macri gana la elección a jefe de Gobierno ¿lo lleva al Gabinete?

M.N.: No hablamos sobre eso. Sería un honor para mí, pero estamos metidos en las elecciones a legisladores.

P.: Encabezando, llega.

M.N.:
Hasta Martín Borrelli (es el número 14 en la boleta).

P.: ¿Qué puede hacer en su área desde la Legislatura?

M.N.: Hay que reformar la escuela media con un ciclo básico con muy buena formación en ciencias, humanidades y arte, tanto en la educación pública como la privada. Hay que impulsar la creación de jardines maternales y entre otras cosas sancionar una Ley de Educación. En la secundaria no puede haber clases de 40 minutos con recreos de 5 minutos y profesores taxis como en la década del 30. Para entonces servía, ahora no.

P.: ¿Sólo se ocupa de educación, con Macri?

M.N.: Lo ayudo en esos temas, en desarrollo social y en la construcción de un discurso nuevo, una forma de decir que supere la tradición política de nuestro país.

P.: ¿Cómo es eso?

M.N.:
Rescatar el tema de la vida cotidiana de las personas, salir del círculo rojo de la política, ventilar la forma de hablar, profundizar el tema de lo positivo por sobre las agresiones.

P.: Y de Daniel Filmus que es ministro de Educación ¿qué piensa?

M.N.: El problema de Filmus no es Filmus, a quien yo respeto. Cree que los gobiernos de los que participó y él no lograron terminar con la decadencia y el amesetamiento de la educación de los últimos cuarenta años. Son ineficientes, no hubo 180 días de clase, la ley de financiamiento no logró mejorar la situación de las provincias y hay diez donde no mejoraron las clases.

Dejá tu comentario