"No alineados", ahora tras Chiche

Política

El flamante bloque del justicialismo nacional buscará incorporar a Hilda Chiche Duhalde a las reuniones de labor parlamentaria como primer paso hacia la conformación de una bancada propia en el Senado. Allí, podrían confluir la senadora bonaerense, Carlos Menem, Adolfo Rodríguez Saá y el sanjuanino Roberto Basualdo.

Por el momento, el único obstáculo que existe para la conformación de este espacio es la negativa de la ex primera dama del duhaldismo de compartir bloque con el ex presidente Menem. Por eso, según un allegado a esta bancada, la alternativa que barajan los peronistas antikirchneristas comandados por Jorge Sarghini es «sacar a Chiche del aislamiento» e incorporarla a las futuras reuniones que los diputados del justicialismo nacional celebren después de Semana Santa.

Es decir que los diputados riojanos menemistas Adrián Menem y Alejandra Oviedo podrían ser el primer «approach» entre el ex presidentey Chiche. Esta estrategia apunta principalmente a ablandar la posición intransigente de la esposa de Eduardo Duhalde ya que Menem manifestó su entera disposición a sentarse en la misma bancada de la senadora.

La historia se remonta a cuando Eduardo Camaño lideraba el grupo El General -antes de la ruptura oficial del Peronismo Federal- y los rebeldes estaban resignados a prescindir de la presencia de Chiche, absolutamente incompatible con José María Díaz Bancalari, el más converso al kirchnerismo de todos los ex duhaldistas.

  • Preferencias

    Ocurre que Camaño, Juan José Alvarez y compañía prefieren consolidar internamente este nuevo bloque antes de plantear formalmente alianzaselectorales con el sector de centroderecha encabezado por Mauricio Macri y Jorge Sobisch. Y cualquier decisión tomada desde el justicialismo nacional en torno al apoyo de alguna de estas dos candidaturas podría generar un efecto dominó de consecuencias imprevisibles en el eje PRO-neuquinos.

    En el sobischismo creen que si los ex duhaldistas opositores terminan apoyando a Macri, como muchos especulan, el gobernador de Neuquén podría romper su sociedad con el presidente de Boca Jrs., y presentar una candidatura propia, diluyendo así las posibilidades de construir una alternativa sólida y compacta en 2007 a una eventual reelección de Néstor Kirchner.

    Por el momento, el justicialismo nacional coquetea tanto con los neuquinos como con el macrismo, pero tampoco descarta la posibilidad de construir una candidatura propia.

  • Absorción

    Razonan que sumando los votos que Ramón Puerta puede aportar en Misiones, más los de Menem en la Rioja, Rodríguez Saá en San Luis y Roberto Basualdo en San Juan, más los de la provincia de Buenos Aires, estarán en mejores condiciones que Macri y Sobisch de liderar un proyecto presidencial. En ese caso se invertirán los roles en el Congreso, y entonces el justicialismo nacional sería el que absorbiera finalmente al PRO y a los partidos provinciales, y no a la inversa.

    El cálculo coincide incluso con el modelo de confederación de partidos políticos que Macri y el líder del Movimiento Popular Neuquino (MPN) imaginan para enfrentar al santacruceño en las urnas. El juego político entre el duhaldismo residual y el interbloque Propuesta Federal acaba de comenzar, y todas las fichas pueden moverse de casillero -incluso la vicepresidencia tercera de la Cámara de Diputados- en pos de alcanzar el principal objetivo en común: intentar destronar a Kirchner el próximo año.
  • Dejá tu comentario