Nuevos diputados podrían decidir el juicio a Ibarra

Política

Se lanzó ayer una ronda de rabiosas negociaciones en torno a los votos que se emitirán a favor o en contra del juicio político a Aníbal Ibarra por el caso Cromañón y hasta se habló de que podría no haber quórum para resolver. La definición está prevista para mañana a las 15.30, cuando se reúnan los 45 diputados de la Sala Acusadora, en el marco de un gran operativo de seguridad.

Hasta entonces, continuarán los conciliábulos, en medio de la presión de los padres de los jóvenes fallecidos en el local bailable. Los familiares, al conocer que no alcanzarían las voluntades para enjuiciar al jefe de Gobierno, proponen postergar la resolución para después del 10 de diciembre, cuando se recambien 30 bancas en la Legislatura porteña. Casi todos los bloques se reunieron ayer para fijar posiciones:

• La Sala Acusadora debe reunir 30 votos para llevar adelante el juicio político, decisión que provocaría la inmediata suspensión, por cuatro meses, de Ibarra en su cargo.

El temor a incidentes después de los sucesos de Haedo y de Mar del Plata hace pensar a algunos diputados que una postergación de la decisión sobre el destino de Ibarra aplacaría los ánimos de los familiares y evitaría desbordes. Otra posibilidad a favor de un aplazo es la duda que existe sobre la situación judicial de Ibarra. Temen que el juez Julio Lucini lo convoque a prestar declaración indagatoria y lo procese, después de que la Legislatura lo haya absuelto de un juicio político.

• La otra cuestión parte de quienes votarán a favor de enjuiciar al jefe porteño y consideran que la conformación de la próxima Legislatura sería favorable para eso. Suman que el macrismo y el ARI tendrán más legisladores, aunque la izquierda perderá posiciones.

Así, mientras los adherentes a Ibarra contaban 19 votos en contra del juicio político, del otro lado, uno de los más furibundos enemigos del jefe porteño, el bielsista Milcíades Peña (se retira de la banca el 10 de diciembre), contaba 29 a favor del juicio. Es que existe incertidumbre por la actitud de algunos diputados.

Por la tarde de ayer, el bloque kirchnerista mantuvo una reunión en la que avanzó en unificar la postura de los 8 diputados del bloque que integran la sala acusadora (Ana María Suppa, Francisco Talento, Marta Talotti, Diego Kravetz, Claudio Ferreño, Mónica Bianchi, Chango Farías Gómez y Silvia La Ruffa). La bancada quiere abstenerse: es decir, no votará ni a favor ni en contra, pero suma para el archivo del proceso.

Los macristas esperan reunirse hoy con Mauricio Macri para plantearle la posibilidad de pedir un cuarto intermedio en la Sala para después que asuman los nuevos diputados.Hasta ahora, el diputado electo les pidió que se resolviera mañana, pero no habían pensado en una postergación.

Esa idea la llevó la ex macrista Sandra Bergenfeld, quien como afiliada al PJ participó de algunos actos durante la campaña de Rafael Bielsa, pero no ha formalizado su pase al kirchnerismo. Ayer, se mantuvo, con un parte médico, fuera de su despacho durante todo el día.

El macrismo, que reúne 16 votos en la Sala Acusadora y firmó dictamen de mayoría en contra de Ibarra, seguirá en esa postura, pero algunos legisladores del interbloque podrían no estar presentes en el recinto mañana. Del bloque aliado al macrismo, Juntos por Buenos Aires, integran la sala ocho diputados: Santiago de Estrada (es el presidente), Eduardo Borocotó, Dora Mouzo, Mario Morando, Jorge Enríquez, Diego Santilli, Alvaro González y Juan Carlos Lynch. Del macrismo puro son 6: María Soledad Acuña, Marcelo Godoy, Marta Gabriela Michetti, Rodrigo Herrera Bravo, Marcos Peña y Martín Borrelli y de Recrear 2: Jorge San Martino y Carlos Araujo.

El ARI es uno de los bloques que resiste complicaciones. Sus tres diputados integran la sala: Fernando Melillo, Fernando Cantero y Juan Manuel Velasco. Melillo padece una cuestión de carácter doméstico, se diría. Es el esposo de la secretaria de Educación de Ibarra, Roxana Perazza, y algunos consideran que esa condición lo mantiene bajo presión, aunque desde el Gobierno porteño aseguran que, de todos modos, la funcionaria podría ser víctima de un maquillaje de gabinete. Cantero y Melillo suscribieron un dictamen acusatorio contra Ibarra, aunque en términos distintos del de la mayoría.

Con seguridad se cuenta en contra de Ibarra a Ariel Schifrin (acusado por el jefe de Gobierno de enemistad manifiesta) y a Milcíades Peña.

• Se descarta que las ibarristas Sandra Dosch y Alicia Caruso (Frente Grande) votarán en contra del juicio, y también sumará el Partido de la Ciudad representado por Jorge Giorno y Julio De Giovanni.

También agrega su voto a favor de Ibarra Jorge Mercado, mientras está la duda sobre qué hará su par de bancada Bergenfeld.

Otro voto que inclinaría la balanza es el de la zamorista Noemí Oliveto, quien se mantuvo más de nueve meses con licencia médica, pero llegaría al recinto mañana para sumarse contra Ibarra, lo mismo que legisladores de ese color de otras bancadas como Scorzo, Sergio Molina, Daniel Betti, Rubén Devoto y Tomás Devoto.

Distinto es el caso del socialista Roy Cortina, quien curiosamente viajó a Europa y no estará en la sesión, lo que mereció la crítica del sector del PS que se identifica con Héctor Polino. La ausencia agrega a favor de Ibarra.

Dejá tu comentario