Octavo día sin hablar de Macri

Política

Quebró varios hábitos Néstor Kirchner ayer con tal de hacer campaña y no hablar mal de Mauricio Macri, expediente que sólo le resta votos a su candidato Daniel Filmus en la elección porteña del 24 de junio. Dedicó un discurso en el partido bonaerense de Tres de Febrero a honrar a los caídos en la Guerra de las Malvinas y las deidades peronistas (Juan y Eva Perón). En un pasaje llegó a mencionar al Movimiento Nacional Justicialista, formación a la que mantiene prolijamente desactivada a través del interventor judicial Ramón Ruiz, con el propósito de paralizar los movimientos del resto de los dirigentes justicialistas que pueda complicar su permanencia en el gobierno.

Tampoco mencionó el Presidente el ballottage que enfrentará el domingo 24 a Macri con su ministro Filmus; pidió atención directamente sobre las presidenciales del 28 de octubre en donde se enfrentarán, imaginó, el «actual modelo» y el modelo neoliberal de la década de los 90. «Hoy en la Argentina se debaten dos ideas y dos proyectos: el que tiene como columna vertebral al Movimiento Nacional Justicialista con todos los sectores que quieren construir una patria de igualdad, inclusión social y de equidad, y aquellos que quieren volver a traer las ideas del 90 para reverdecer la injusticia y la concentración económica», sentenció el Presidente rodeado de adalides del peronismo de los años 90 como Felipe Solá, Hugo Curto, Daniel Scioli, Manuel Quindimil y una ristra de intendentes del peronismo que gobiernan en el conurbano desde hace más de un cuarto de siglo.

Kirchner dijo estar convencido de que en esas elecciones «las urnas se van a llenar de memoria, de justicia, de igualdad, de posibilidades de un nuevo país. Dejemos de mirar y emular a quienes nos han destruido permanentemente y construyamos permanentemente un país con inclusión social, con justicia social, con equidad, con argentinidad, con patria y con bandera», reclamó.

Lo más sólido del discurso fue, en cambio, su recuerdo de los caídos en la Guerra de las Malvinas, de cuyo final se cumplieron ayer 25 años. El Presidente fustigó a Margaret Thatcher -primera ministra durante la guerra de 1982- por la reivindicación que había hecho de la victoria británica y le recordó el pliego de derechos que asisten a la Argentina como legítima propietaria de las islas usurpadas hace más de un siglo y medio.

  • Párrafos salientes

    Aquí, los principales párrafos de la actuación presidencial ayer en la localidad de Caseros, junto a la flor y nata del peronismo del conurbano:

  • Si ustedes me permiten tres minutitos, un poquito de silencio: hoy es 14 de junio, hoy escuchamos declaraciones hechas a la prensa internacional por la señora Margaret Thatcher, donde dice que se alegra de la victoria que obtuvo en Malvinas, de esa victoria colonial, de esa victoria realmente inaceptable ante los ojos del mundo, donde se masacraron chicos y oficiales argentinos que pelearon por nuestra soberanía. Desde acá, desde Tres de Febrero, y si me permite el pueblo argentino en nombre de todos los argentinos, en primer lugar quiero rendir honor a la vida, a la lucha, al coraje que tuvieron los malvineros que pelearon por la soberanía en la Argentina hasta el último minuto y hasta el último segundo. Segundo, decirle a la señora Thatcher que nos podrá haber ganado una batalla porque pertenece a una potencia poderosa, pero nunca nos va a ganar la razón ni la justicia de que las Malvinas son argentinas y que por la paz volverán a ser argentinas.

  • Quería empezar con estas palabras, porque los argentinos hemos sufrido mucho, a los argentinos se nos han llevado a bajar nuestra estima, sintámonos orgullosos de ser argentinos. Dejemos de mirar y emular a aquellos que nos han destruido permanentemente y construyamos definitivamente un país con inclusión social, con justicia social, con equidad, con argentinidad, con patria y con bandera, que es lo que nos hace falta a todos los argentinos. Estamos revalorizando los valores del ser nacional, revaloricémoslos fuertemente, queridos hermanos y hermanas, porque esta patria se hizo con el coraje de San Martín, de Mariano Moreno, de Hipólito Yrigoyen, de Juan Domingo Perón y de la llama inmortal de la justicia, la equidad y la dignidad, esa gran Eva Perón que es el alma pura de nuestros sentimientos y de nuestros esfuerzos.

  • Hemos dado todo y hemos puesto todo por esta patria y creemos que la Argentina tiene una oportunidad única. Por eso en la Argentina se debaten hoy dos ideas y dos proyectos; se debate el proyecto que tiene como columna vertebral al Movimiento Nacional Justicialista con todos los sectores que quieren construir una patria de igualdad, de inclusión social y equidad; y el de aquellos que quieren volver a traer las ideas del 90 aquí, a esta patria, para reverdecer la injusticia y la concentración económica. Eso es lo que se va a discutir el 28 de octubre; el 28 de octubre no es una elección más, o profundizamos este cambio que recién comienza o volvemos para atrás. Por eso sé que las urnas se van a llenar de memoria, se van a llenar de justicia, de igualdad, de posibilidades de un nuevo país.

  • Tengamos claro que estas obras que se vienen haciendo de una punta a la otra de la Argentina no tienen nombre ni partido, son para todos los argentinos, las hacemos con toda la grandeza y con toda nuestra fuerza. Y ya veremos cuando llegue el momento, así como apoyamos con toda nuestra fuerza para que Daniel Scioli tenga la iniciativa política en la provincia, de la mano de todo el esfuerzo que estamos construyendo nosotros. Allá, el 28 de octubre, con toda nuestra fuerza, vamos a determinar en tiempo y forma, porque nos daremos los tiempos nosotros y las formas también, si quien conduce el país es un pingüino o una pingüina, no importa, lo importante es la fuerza, la decisión del cambio y vamos a hacer lo que más necesite la Argentina para profundizar ese cambio. Claro que acertamos, claro que nos equivocamos, nadie es perfecto, pero les puedo asegurar, como ustedes me ven, que desde que me levanto hasta que me acuesto pongo todo lo que tengo por una Argentina mejor. Claro que me equivoco, pero si me equivoco corrijo; nadie es perfecto.

  • Claro, todavía estamos en el infierno, pero el 10 de diciembre de 2007 espero decirle al pueblo argentino que dejamos atrás el infierno y entramos en la etapa de la construcción de la Argentina estratégica, esa Argentina que hace 50 años la soñaron grandes dirigentes, que la soñó un gran general también, que la pensó y la luchó una gran Eva Perón y que hoy nosotros podemos, a 55 años de distancia, decirles que hemos retomado la bandera, actualizada a los tiempos que nos toca vivir, para que la dignidad, la justicia y la igualdad vuelvan a reinar en nuestra patria.
  • Dejá tu comentario