8 de junio 2007 - 00:00

Por ahora, López Murphy con bozal

Mauricio Macri y Ricardo López Murphy volvieron a encontrarse reservadamente el miércoles en el Hotel Inter·Continental para coordinar el tramo final de la campaña para la elección de jefe de Gobierno de la Capital Federal.

En el marco de la ofensiva verbal que Néstor Kirchner lidera contra el jefe del PRO, Macri se anticipó a una inminente reacción del líder de Recrear y le pidió a López Murphy que no le contestara al Presidente.

El economista, que no se entrometió en el primer tramo de la campaña porteña para no afectar su candidatura presidencial con discusiones muunicipales, tenía previsto saltar a la pelea política contra Kirchner si Daniel Filmus se convertía en el rival a vencer por su socio Macri en el ballottage.

Pero confirmado ese escenario, el presidente de Boca Jrs. exhortó a López Murphy a no entrar en la lógica, o en la falta de lógica, de Kirchner y mantenerse al margen de una campaña agresiva que pudiera desvirtuar la naturaleza propositiva que el ecuatoriano Jaime Durán Barba ordenó imprimirles a las actividades proselitistas del PRO.

El ex ministro de Economía y Defensa aceptó la petición macrista y prometió no confrontar con Kirchner, aun en desmedro de su candidatura presidencial, cuyo lanzamiento está previsto para después de la elección capitalina del 24 de junio. Al cónclave en el hotel del centro asistieron, además de Macri y su gurú ecuatoriano, el dirigente de Compromiso para el Cambio Horacio Rodríguez Larreta y los lopezmurphystas Pablo Tonelli y Esteban Bullrich, ambos diputados.

Dejá tu comentario

Te puede interesar