Prepagas: Moyano quiere quitar el excedente de la triangulación y que vuelva a las obras sociales

Política

El diputado sindical presentó un proyecto a fines del año pasado, en medio de las volteretas del Gobierno con respecto a aumentos preacordados y luego denegados. Temor en el sector privado por lupa oficialista.

A fines del año pasado, y en medio de las volteretas del Gobierno con respecto a aumentos preacordados y luego denegados, el diputado Facundo Moyano se metió en el medio de la guerra entre el Ejecutivo y las prepagas. El legislador sindical presentó un proyecto de ley para quitar el excedente de las famosas “triangulaciones” que realizan miles de trabajadores para que los retornos vuelvan a las obras sociales y al Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados.

La iniciativa coincide con algunas de las quejas de Alberto Fernández contra las prepagas en cuanto al manejo de millonarias cajas sobre las que direccionó la lupa el cristinista Instituto Patria, situación que también perjudicaría a los propios gremios y el comando de sus obras sociales. Es decir, un embrollo fenomenal pero para nada distinto al que ocurre con la economía, la pandemia y la vida política y social del país.

En resumen, el proyecto de Moyano agrega un artículo -el 22 bis- a la ley marco del sistema de medicina prepaga para que en “las contrataciones entre obras sociales y empresas de medicina prepaga” quede “prohibida toda cláusula que autorice la transferencia de fondos hacia la empresa prestadora, cuando éstos resulten en exceso al valor correspondientes a la cuota de cobertura prestacional a que esté obligado y decida el trabajador”.

La percepción “indebida” de dichos fondos dará lugar a sanciones previstas en la ley marco y “los excedentes se distribuirán entre la obra social de pertenencia y el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados regidos por la ley 19.032, en el porcentaje que establezca la reglamentación”. Mismo destino “tendrán los remanentes que no sean utilizados en el sistema de compensación permanente”.

En tanto, quienes “suscriban convenios con los sujetos regulados” en la ley de obras sociales “autorizando la atención de sus afiliados, no podrán percibir más recursos por afiliado, que los que correspondan al Plan de Salud que se les brinda”. Además, “el trabajador podrá acordar en forma expresa la utilización de los fondos excedentes para su aplicación al sistema de compensación permanente en su favor, que autorice o establezca la autoridad de aplicación”.

A la hora de argumentar el proyecto, Moyano señaló que “la práctica abusiva a corregir consiste en la apropiación del excedente de los aportes de los afiliados, cuando éstos superan el valor del plan”. En esa línea, detalló: “En ese caso, la prepaga se queda con ese plus de aportes que pertenecen al subsistema de Obras sociales, sin que exista justificación alguna. Y lo que resulta muy grave, los afiliados (que deben pagar la diferencia cuando sus aportes no alcanzan al Plan pretendido) no pueden utilizar íntegramente ese saldo a su favor para su compensación, lo que esta iniciativa garantiza en forma expresa”. Según el diputado, “el universo de personas potencialmente alcanzadas por este problema podría alcanzar a 1,5 millón de afiliados que aportan a la Seguridad Social y reciben las prestaciones a través de una prepaga”.

Historia

En otro tramo de los fundamentos, el legislador del Frente de Todos aseguró: “Las inequidades entre los subsistemas de salud se han puesto en evidencia con motivo de la pandemia. Es importante destacar que el subsistema de obras sociales a lo largo de los años y a partir de la desregulación de los años ‘90, ha visto profundizadas las inequidades respecto de la medicina prepaga. Lo que se conoce como el proceso de ‘descreme’, por el cual los empleados de sueldos altos van a las prepagas, y en las obras sociales les quedan los de menores aportes, con los grupos familiares más numerosos”.

Quita

Moyano también recordó que a “este proceso inequitativo y estructural, se debe sumar que las obras sociales destinan el 15% de los aportes de los trabajadores al Fondo Solidario de Redistribución para las Obras Sociales, que a partir de 2008 ha visto interrumpida la devolución de sus excedentes a las mismas”. Por esos motivos, para el legislador “resulta difícil de explicar por qué en este contexto las empresas de medicina prepaga se ven beneficiadas con fondos por los cuales no tienen ningún tipo de contraprestación, en desmedro de los subsistemas públicos y de obras sociales y solo en función de engrosar su rentabilidad”.

Dejá tu comentario