Primera víctima política de la crisis con el campo: Urquía debió dejar puesto clave en el Senado

Política

La crisis agropecuaria se cobró hoy la primera baja en el oficialismo del Senado, donde el cordobés Roberto Urquía renunció a la estratégica Comisión de Presupuesto y Hacienda, en desacuerdo con las retenciones móviles dispuesta por el Gobierno.

La situación de este legislador cordobés, dueño de la empresa General Deheza -una de las principales productoras y exportadoras de aceite de soja- era seguida de cerca por las autoridades del bloque kirchnerista, donde se estimaba que no avalaría la Resolución 125, duramente cuestionada por los hombres de campo.

El titular de la bancada oficialista, Miguel Angel Pichetto, confirmó el alejamiento de Urquía y anunció que su reemplazante como presidente de la comisión será el correntino Fabián Ríos.

La situación en esa comisión respecto del proyecto oficial de ratificación de la Resolución 125 es muy pareja, con siete legisladores a favor y otros tantos en contra, sin contar a Urquía.

Por este motivo, el oficialismo le pidió a Urquía que renunciara no sólo a la presidencia sino también como miembro de la comisión, pues el kirchnerismo podría perder 8 a 7 cuando deba dictaminar sobre este polémico tema.

Para cubrir la vacante que se genera, será designado en esa comisión el kirchnerista por Santa Cruz Nicolás Fernández.

Poco después, comenzó la sesión de la Cámara Alta, sin que se produjera el esperado cruce entre oficialismo y oposición en torno de las retenciones.

Una hora antes, los jefes de las bancadas opositoras resolvieron no pedir el tratamiento sobre tablas de la Resolución 125, "para mantener mucha cautela y prudencia en un momento en que la sociedad ha puesto sus ojos en el Congreso", según explicó en el recinto el radical Ernesto Sanz.

Dijo que se trata de "un gesto a la madurez y la grandeza que se no está pidiendo", aunque expresó su preocupación por "el desorden" con que se está desarrollando el debate en la Cámara Baja.

En nombre del oficialismo habló Pichetto, quien hizo "un reconocimiento de la actitud de la oposición", aunque igualmente remarcó que su bloque "iba a rechazar ese planteo de pedido sobre tablas, porque ya comenzó un debate a fondo en la Cámara de Diputados".

Dijo que "si bien en Diputados el debate es desordenado, es muy rico", y pidió "no incorporar elementos que puedan provocar confusión".

En la sesión, se aprobó luego un proyecto de declaración adhiriendo al 96 aniversario del Grito de Alcorta, como se denomina a la rebelión que se inició el 25 de junio de 1912 por parte de chacareros y arrendatarios contra los grandes terratenientes, y que diera origen a la Federación Agraria Argentina, una de las cuatro entidades del campo hoy en conflicto con el Gobierno.

Dejá tu comentario