Quebracho vuelve por la revancha

Política

La izquierda criolla repetirá mañana la marcha que hace dos semanas fue gravemente reprimida por la Policía Federal, cuando activistas del Partido Obrero y de Quebracho intentaron levantar una carpa frente a la Casa Rosada para protestar sobre la inflación, pobreza y hambre que actualmente existe en el país. En esa manifestación, la Policía detuvo, además, a ocho activistas, luego de que un auto del Gobierno de la Ciudad y un patrullero fueran completamente destruidos.

En el marco de las marchas, que las organizaciones sociales anti-K vienen realizando desde principios de año, los líderes de las agrupaciones aprovecharán, además, para acercarle un petitorio a Cristina de Kirchner, cuya Policía mandó a desalojar la carpa puesta por Quebracho hace dos semanas, pero no actuó de la misma manera con las carpas que (entre otros) su propio hijo Máximo levantó a la vera del Parlamento para esperar la fatídica resolución sobre las retenciones móviles.

El eje de la caminata que comenzará al mediodía, con concentración previa en el Congreso, se centrará en torno a «la extrema pobreza en la cual está sumida gran parte de la población».

«Actualmente, una garrafa social está en 40 pesos, por lo cual para los más carenciados se hace muy difícil acceder a ese precio. Además, todavía hay zonas del conurbano en donde varios utilizan carbón para combatir el frío», sostuvo ante este diario el activista de izquierda Raúl Lescano.

Los manifestantes llevarán, además, alimentos de algunos de los comedores sociales que el gobierno asiste, y prepararán una olla popular. Esto, si es que los efectivos policiales no se lo impiden antes.

«Les vamos a mostrar las porquerías que nos dan para alimentarnos, tal como polenta, fideos, harina», se quejó Lescano.

La izquierda más dura tiene pensado ir, una por una, a las casas de los funcionarios K más mediáticos, tales como Alberto y Aníbal Fernández, entre otros. Primero tendrán que averiguar en dónde viven.

Dejá tu comentario