Schiavi se descompensó y debió someterse a una angioplastía

Política

Uno de los funcionarios que más críticas recibió por la tragedia de Once, el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, tuvo que ser sometido a una angioplastía a raíz de una descompensación cardíaca, que lo obligaría a pedir licencia y, de ese modo, dejaría de estar en el centro de los cuestionamientos.

Schiavi, en horas de la mañana y mientras se encontraba en su oficina en el Ministerio de Planificación Federal, sufrió una descompensación ante lo cual sus colaboradores decidieron pedir asistencia médica y fue trasladado hasta la Clínica Fleni del barrio porteño de Belgrano.

Schiavi se quejaba de un fuerte dolor en el pecho al momento de ser derivado a la clínica en una ambulancia.

En un parte médico emitido después de las 19:00, el sanatorio informó que Schiavi ingresó "con un episodio de dolor de pecho" por lo que, tras los estudios correspondientes "se le realizó una angioplastia coronaria, siendo la misma exitosa".

"El paciente se encuentra lúcido y recuperándose sin complicaciones. Dentro de las próximas 48 horas, y previo al alta médica, se emitirá un nuevo parte", indica la información firmada por Claudio Pensa, director médico del Sanatorio Fleni.

De esta manera, el titular de Transporte permanecerá las próximas horas en el instituto médico y luego decidiría pedir una licencia y evitar su renuncia como exigen desde distintos sectores de la oposición.

Schiavi quedó en el centro de las miradas y de las críticas en los últimos días por el trágico accidente ferroviario de Once, en el que murieron 51 personas y otras 700 resultaron heridas.

Incluso, el funciorio, responsable directo del transporte público de pasajeros, realizó polémicas declaraciones que derivaron en duros cuestionamientos.

En una exposición de prensa en el Ministerio de Economía en la que no admitió preguntas, Schiavi dijo que si el accidente ferroviario hubiera ocurrido el día anterior, cuando era feriado, habría menos víctimas.

En esa misma ocasión, aseguró que los primeros vagones del tren siniestrado tenían mayor cantidad de pasajeros porque la gente prefiere ubicarse en esos lugares para luego descender con mayor celeridad.

También Schiavi fue el encargado de anunciar que el Gobierno nacional decidió intervenir la empresa TBA, licenciataria de los ramales Sarmiento y Mitre, y de reconocer que por esa razón habría menos servicios.

Dejá tu comentario