Scioli quiere "sobrevolar" cruda interna kirchnerista

Política

A nueve meses de la elección de octubre, Daniel Scioli desembarcó en La Plata. En el segundo piso de un edificio sobre la calle 48, a cinco cuadras de la Casa de Gobierno, montó un búnker para diseñar la hoja de ruta de un eventual gobierno suyo en Buenos Aires.

De a poco, esas oficinas se están convirtiendo en otra «meca» K: desde que, hace 60 días, el vice fue posicionado como elegido de Néstor Kirchner para suceder a Felipe Solá, el grueso de los dirigentes bonaerenses iniciaron una tumultuosa procesión hacia Scioli.

La disputa que, hasta entonces, se enfocaba en la candidatura a la gobernación ahora se reorientó: con otra intensidad y más silenciosa, se desata en torno a ocupar la vice y más puntualmente en convertirse en los «lazarillos» de Scioli en la provincia.

El vice y candidato tiene su táctica: surfear las disputas entre sectores del pankirchnerismo, mapa que abarca al PJ de José María Díaz Bancalari, a los piqueteros K, el posfelipismo, además de una larga nómina de núcleos que se referencian con Kirchner.

En medio de esos terremotos, se mueve Scioli. «Tenemos una postura ecuménica», lo traduce Alberto Pérez, formalmente jefe de los equipos técnicos del sciolismo en la provincia pero en los hechos armador, operador y puerta de acceso al vicepresidente.

«Queremos construir consenso a partir de lo que nos une y no conflicto sobre aquello en lo que puede haber disidencias», dice Pérez. Traducción: el mensaje es bloquear toda maniobra que quiera involucrar a Scioli en las pujas locales.

  • Apuesta

    Periodista: Pero la provincia está atomizada: es una interna permanente.

    Alberto Pérez: No hablamos de la interna porque no la visualizamos. Preferimos apostar al consenso. Tenemos excelente relación con todos los sectores: con el gobierno de Solá, con los intendentes, con los legisladores.

    P.: ¿No nota que hay una disputa por entornar a Scioli?

    A.P.: Si somos pocos dicen que estamos solos; si somos muchos dicen que quieren entornarlo. Quizá haya alguna elucubración, pero los que piensan así se equivocan.

    P.: Hay varios nombres para la vice. ¿Tienen un preferido o lo va a poner Kirchner?

    A.P.: No hay nada resuelto. Si ni siquiera se anunció formalmente la candidatura de Daniel. Pero llegado el momento nuestro deseo es que se pueda consensuar el nombre del compañero de fórmula.

    En las últimas semanas, Scioli recorrió 50 pueblos y ciudades. En sus rondas, puede mezclar un acto con jefes del PJ ex duhaldista con una actividad con piqueteros. Ayer, por caso, se rodeó de caciques del conurbano y mañana estará en Varela con grupos sociales.

    Mientras tanto, habilitó un búnker en la provincia donde se concentra un grupo de colaboradores que quizá con el tiempo sean ministeriables. Con el tono cauto del sciolismo de primera generación, Pérez rehúsa hablar de nombres, pero destaca al equipo que colabora con el vice.

  • Integrantes

    En ese club de sciolistas aparecen Joaquín da Rocha, vinculado con asuntos de Justicia; Néstor Auza, actual titular del CIC a quien Scioli le pidió un plan educativo; Martín Ferré, que trabaja en políticas públicas, y Juan Carlos D'Amico en cultura, entre otros.

    -¿Y Ginés González? -se le pregunta a Pérez.

    -Es un excelente ministro a quien vamos a requerir para que colabore.

    Sólo hay un punto que pone en alerta a los laderos S: los cuestionamientos respecto de que, legalmente, no puede ser candidato. «Hablar de eso es hablar en abstracto porque no hay cronograma electoral, pero Daniel está perfectamente habilitado para ser candidato.»

    P.I.
  • Dejá tu comentario