Dudas en Senado por el Teletrabajo

Política

El oficialismo aún duda sobre potenciales cambios al proyecto -en detrimento de empleadores- que vino de Diputados. Oposición exige modificaciones y que se reciba al sector privado. Se buscará dictamen la semana próxima.

El inicio de la discusión sobre el Teletrabajo en el Senado estuvo lejos de convertirse en algo aceptable. Las exposiciones del ministro que lidera la cartera laboral, Claudio Moroni, de la CGT y la CTA sólo rellenaron el festival de dudas que aún tiene el oficialismo con respecto a la iniciativa votada semanas atrás en Diputados. Por su parte, la oposición trató de replegarse -tarde- en pedidos de modificaciones -algunos, poco claros- que solicita el empresariado y la firma de dictámenes quedó para la semana próxima, aún sin saber bien cuál es el texto real que proponen las distintas fuerzas políticas.

La situación fue reconocida por el jefe del kirchnerismo en la Cámara alta, José Mayans, quien dijo que su bloque debe examinar en los próximos días la iniciativa que el Frente de Todos avaló en Diputados, y deslizó el embrollo que contó Ámbito Financiero el 6 de julio pasado: la posibilidad de reforzar la ley -en contra del empleador- para agregar condiciones en el Régimen de Contrato de Trabajo. En el texto, la nueva “modalidad” deja muchos puntos en manos de los convenios colectivos de cada actividad.

“Pensemos en estos momentos, y con mucha prudencia lo digo, que no corramos el riesgo de postergar esta posibilidad que después generaría complicaciones”, manifestó el jefe de la CGT, Héctor Daer, en medio de las idas y vueltas que dio el proyecto los últimos 15 días. En tanto, desde la CTA, el diputado Hugo Yasky recordó que la iniciativa “salió con aportes apoyos de los distintos bloques” en la Cámara baja, que habrá 90 días post pandemia para prepararse, y que la ley “es excelente, dentro de lo posible”, pese a que desde sectores sindicales ultra K -y legisladores cristinistas- quieren endurecer el texto en cuestión.

moroni senado.jpg
Moroni participó de la comisión

Moroni participó de la comisión

Al inicio del convite de la comisión de Trabajo y Previsión Social, Moroni señaló que uno de los problemas que tiene la legislación es “lo avanzada que es con respecto al mundo”, y direccionó la lupa hacia el derecho a la intimidad y el choque con las relaciones laborales, así como también la protección de datos personales, las condiciones de higiene y seguridad, y las tareas relativas al hogar ante la modalidad del teletrabajo. El funcionario no vio impedimentos con la reversibilidad inmediata del sistema.

La oposición apuntó hacia allí. Después de unos minutos sin especificar un punto claro, la senadora del Pro Gladys González remarcó el riesgo de “no promover el trabajo y obstaculizar en el afán de regular, lo cual quitaría la posibilidad a un joven, a una madre y a personas con discapacidad que podrían tener una oportunidad”. Luego, agregó: “Poner un plazo para la reversibilidad es razonable, para que el empleador pueda organizarse”.

Rechazo

El G6 sostuvo ayer que la ley “no recoge la preocupación y las recomendaciones propuestas por las distintas fuerzas políticas y por las entidades convocadas durante la discusión del proyecto, tendientes a eliminar desincentivos a esta modalidad y a constituirse en una herramienta de promoción de empleo”. Además, declaró que el tratamiento “se apresuró sin mayor fundamento, siendo que se trata de una norma que comenzará a regir tras el transcurso de 90 días después” del aislamiento obligatorio. El kirchnerismo no piensa igual y dio a entender que las quejas escuchadas en Diputados podrían ser enviadas de manera digital para continuar un debate, por ahora, sin rumbo definido ni orden política clara. A esta altura, no se descarta que el texto sea sancionado sin ningún cambio.

Dejá tu comentario