Puja oficialismo-oposición para sesionar en Senado

Política

Tras confirmar la demorada visita del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para dar un informe de gestión el miércoles 17 de junio -modalidad del convite, aún no resuelta-, el Senado se apresta a sesionar esta semana en medio de una puja entre el oficialismo y la oposición por la agenda a tratar.

Fuentes del entorno de Cristina de Kirchner aseguraron en las últimas horas a Ámbito Financiero que la intención de la titular de la Cámara alta es que se sancionen los proyectos aprobados días atrás por Diputados relacionados con la receta digital y educación a distancia.

Desde la oposición comparten dicha agenda, que tuvo amplia mayoría al momento de ser votada en la Cámara baja. No obstante, rechazan el debate en el recinto de iniciativas que se encuentren por fuera de la emergencia relacionada con el coronavirus. El protocolo de trabajo telemático -por 60 días- lo prohíbe, pero nada dice de las comisiones, donde hay una ventana para que se pueda discutir y dictaminar, tal como aprovechó Oscar Parrilli para reabrir la trifulca por la causa AMIA y sus derivados.

“Nosotros dimos señales desde el 10 de diciembre pasado, en varias ocasiones, a la hora de acompañar para los dos tercios y habilitar temas que no tenían dictamen de comisión, o con despachos que no habían cumplido los siete días reglamentarios para llevarlos al recinto. Con la receta digital y la educación a distancia no hay inconvenientes, pero si detrás de eso empujan cosas que no tienen que ver con el coronavirus para pasarnos por arriba, nos opondremos. Igual, con la mayoría que tienen no es descabellado pensar en interpretaciones que habiliten la discusión”, manifestaron a este diario desde la cúpula de Juntos por el Cambio en el Senado, que comanda el legislador radical Luis Naidenoff.

Las rispideces aumentaron en los últimos días tras la intención del Frente de Todos, que maneja José Mayans, de atar los dos proyectos de Diputados a Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) analizados la semana pasada en la comisión bicameral de Trámite Legislativo. Allí, y en una acción más que polémica, el kirchnerismo volvió a poner en discusión dos normas gatilladas durante el macrismo que ya habían sido dictaminadas: la transferencia de la dirección de escuchas telefónicas a la Corte Suprema de Justicia, y la que dejó a la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos en manos de magistrados penales con rango de juez de cámara.

El objetivo del kircherismo es retrotraer esas dos medidas, ante un macrismo que abandonó la videoconferencia con fuertes críticas. Para derogar esos DNU, se necesita el rechazo de ambas cámaras. En el Senado será un trámite, pero en Diputados, el Frente de Todo deberá negociar para “convencer” a bloques pequeños como el lavagnismo y el que preside el mendocino José Luis Ramón.

Durante las próximas horas, la oposición esperará que aparezca la convocatoria oficial a la sesión especial para definir los pasos a seguir. En tanto, en Diputados se analiza realizar una reunión de Labor Parlamentaria mañana, con destino no claro. Está a la espera la nueva ley de economía del conocomiento y hay algunas dudas, pese al acuerdo inicial y dictamen consensuado entre oficialismo -dinamitó la ley sancionada el año pasado, que tuvo amplio acuerdo- y la oposición.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario