Tras el fallo por Botnia, Batlle minimizó la postura de los asambleístas de seguir con el corte

Política

Tras el fallo histórica de la Corte Internacional de La Haya por el conflicto por Botnia, que determinó que Uruguay violó el tratado del río pero que la pastera no contamina y puede seguir funcionando, la discusión ahora pasa por restablecer la relación bilateral y resolver el corte que los asambleístas mantienen en el puente internacional San martín desde hace más de tres años.

Al respecto, el ex presidente uruguayo Jorge Batlle minimizó la permanencia de la protesta de la Asamblea Ciudadana de Gualeguaychú en el puente San Martín, y aseguró tras el fallo de la CIJ que "el nivel de daño entre ambos países es cero".

"La relación entre los países no la hacen ni la deshacen los puentes. ¿Cuánto tiempo vivimos sin puente? La relación no la hace un puente", afirmó el ex mandatario.

Y agregó que "los puentes son un accidente necesario", aunque relativizó que los asambleístas permanezcan con el corte en Arroyo Verde y dijo: "No se preocupen, se cruza en bote".

Sin embargo, el fallo que de La Haya no fue bien recibido ayer por los asambleístas de Gualeguaychú que esperan que se le ordene a Uruguay desmantelar la planta y reubicarla en otro sitio. La Asamblea Ciudadana Ambiental se reunirá esta noche para analizar los pasos a seguir en su protesta contra Botnia.

En cuanto al fallo del Tribunal de La Haya, Batlle destacó que "el aspecto central es que la fábrica no contamina, ese era el eje del problema".

"En su momento, el gobernador (Jorge) Busti protestó mucho diciendo que Botnia producía un daño enorme a las aguas, nosotros no lo entendimos así y el Tribunal nos dio la razón", agregó en declaraciones radiales.

En tanto, Batlle protestó la posición de la Corte Internacional respecto a la Comisión Administradora del Río Uruguay, al considerar que "no debe estar por arriba de los gobiernos" y eso es "un error en el aspecto procesal de los jueces".

La administración de Batlle actuó unilateralmente en un plan que requería el aval de la Argentina, según reconocieron repetidas veces durante estos siete años de reclamos fuentes que ocuparon cargos relevantes en el Gobierno uruguayo.

Dejá tu comentario