¿Tu también, Brutus?

Política

Otra rareza porteña: un Mauricio Macri que rechaza que Cristina de Kirchner tenga superpoderes para mover el destino del dinero del Presupuesto facilitó ayer el quórum en su Legislatura para que le votasen a él también esas atribuciones extraordinarias. El proyecto lo presentaron sus opositores del kirchnerismo, que creen con esto arrinconarlo para que sacie las demandas de los huelguistas docentes. También lo fuerzan a bajar esa bandera contra los superpoderes que tiene el Poder Ejecutivo nacional. Macri insiste en que con esas facultades o sin ellas, sigue sin tener dinero para los aumentos que le reclaman los activistas de ese paro que tiene subido color político. Los dirigentes que lo animan enfrentan en pocos días una elección en el principal sindicato docente, y los niños y sus familias parecen ser los rehenes de una pelea ajena.

Mauricio Macri ya cuenta con una ley que le otorga la facultad de cambiar las prioridades presupuestarias y dar aumento a los maestros, pero el jefe porteño repitió ayer que no usará los superpoderes porque no tiene plata. El cardenal Jorge Bergoglio salió a mediar en el conflicto con los docentes que hoy serán recibidos por el Gobierno porteño para una reunión de la «Mesa de condiciones salariales».

Los maestros continuaban ayer la vigilia de cien horas frente a la sede comunal, donde en la jornada coincidió otra protesta, de estudiantes universitarios, agregando confusión e incomodidad a los transeúntes y conductores. Además presenciaron el debate en el recinto, a modo de presionar para que se sancione la ley que resiste Macri.

Una rareza la Ciudad de Buenos Aires donde el oficialismo critica las concesiones a los mandatarios y la oposición se las otorga aunque no quiera. Así fue ayer cuando la Legislatura porteña sancionó la ley que le otorga superpoderes a Macri -le permite reasignar partidas presupuestarias sobre el límite previsto- para obligarlo a conceder un aumento de sueldo a los maestros. Más aún, el oficialismo (que es PRO) facilitó que se sancionara la norma aunque no la votó, en un juego de estrategias inusual cuando una mayoría quiere algo pero sin pagar los costos políticos. De todos modos, ya al inicio del mandato Macri pidió facultades especiales -que le fueron concedidas- para reparar escuelas.

Al macrismo de la Legislatura, haber presenciado el debate otorgando quórum para que la oposición (kirchneristas, ibarristas, izquierda y otros) vote su proyecto lo exime de los escraches que pudiera recibir de los sindicatos de maestros, por ejemplo. A Macri, esa ley, también le puede ser útil para negociarcon los docentes, sobre quienes insiste que «no hay superpoderes mágicos, porque no hay plata» y llevarlos quizá a decidir dónde podría recortar para una suba salarial que, además, debería incluir a médicos y empleados municipales. Eso es lo que resiste el Gobierno porteño, conceder una mejora a un sector que sabe tendrá efecto cascada sobre los otros.

  • Mérito

    El kirchnerismo cree que haber logrado la votación es un mérito en su apagada actuación política en la Capital. Aníbal Ibarra, quien se explayó largamente en el recinto, reedita un clásico, como es su disputa con Macri, que le da pie para alardear sobre la paz en las aulas que reinó cuando era jefe porteño y su ministro, Daniel Filmus, ligado hoy a una parte de los gremialistas que mantienen la protesta. El Gobierno de la Ciudad asegura que la queja no es más que una interna de sindicatos que irán a elecciones en los próximos días. En esa puja se difundió ayer que el titular de UTE-CTERA, Tito Nenna, hace más de diez años que no imparte clases a cambio de licencias.

    En el recinto porteño quedó demostrado que sin ayuda del macrismo, no se sancionaban los superpoderes. En la sesión hubo finalmente 29 votos a favor y 27 en contra. Sin los macristas sentados, la oposición no llegaba a reunir el quórum de 31 necesario para sesionar, aunque la aprobación se hizo con mayoría simple, que los bloques contrarios al oficialismo superaron sólo por dos votos.

    Diego Kravetz, titular de la bancada Frente para la Victoria, abrió el debate agradeciendo a PRO «por tener la altura política de venir a dar quórum».
  • Dejá tu comentario