Lousteau en carrera para presidir UCR y cláusula de antiarrastre para PASO 2023

Política

El radicalismo porteño firmó ayer un documento con compromiso de mecánica de las PASO en el cierre de lista para elección interna que encabeza el senador porteño

Después de las internas de marzo para definir autoridades partidarias, el radicalismo porteño enfrenta otra compulsa doméstica por los delegados al Comité Nacional y a la Convención de la UCR que tiene previsto renovar autoridades en diciembre.

La pelea porteña, sería el próximo 28, pero ayer se cerró una lista de unidad entre los sectores de Daniel Angelici (Radicales por Argentina), La Cantera que anima Emiliano Yacobitti y el sector que aportó una tercera lista en las pasadas PASO, que integran entre otros Facundo Suárez Lastra -Adelante Ciudad-. De esa manera la interna no existirá.

En principio, la lista de delegados al Comité Nacional la encabeza Martín Lousteau, quien recolectó más de 90% de los apoyos en la interna pasada.

Ahora el Comité Capital de la UCR, además de definir 28 convencionales y 4 delegados al Comité Nacional, también imprimió un documento pensando en el 2023 para condicionar algunas decisiones sobre la conformación de alianzas y la mecánica de las futuras PASO con lo que busca una apertura a las candidaturas de radicales para ese momento.

Condiciones

Todos los convencionales firmaban ayer un documento con una cláusula "antiarrastre" que, de consolidarse y ponerse en práctica, complicaría al propio Horacio Rodríguez Larreta.

En el escenario que se imaginan para dentro de dos años, el jefe de Gobierno será uno de los candidatos a presidente de Juntos por el Cambio o el nombre al cual mute la alianza que se llamó Cambiemos. Habrá otros, claro con aspiraciones que se resolverán o bien por las PASO o conociendo "quién mide más" para entonces.

Las condiciones que suscribe el radicalismo son para que todos los convencionales las dirimen y se convierta en un acuerdo para proponerlas a nivel nacional como requisitos mínimos para la conformación de la alianza. Es decir, intenta que se cumplan en la coalición, teniendo en cuenta además que el Comité Nacional definirá la conformación de alianzas electorales, una pelea por ahora tenue dentro de Juntos por el Cambio pero con un radicalismo que mostró, durante la campaña electoral, que aspira a anotar candidatos.

El documento firmado ayer, finaliza diciendo "el aire fresco partidario ingresa día tras día e nuestros locales partidarios. No cerremos esa puerta". Una síntesis de los fundamentos en los que se propone que "las candidaturas, en todas sus categorías y formas", podrán ser dirimidas en las PASO y que "es necesario que los Diputados y Senadores nacionales de nuestro partido, reciban la instrucción de votar en contra de cualquier intento de derogación o suspensión de este mecanismo de selección".

Boletas

También señala que "en el caso de establecerse un piso legal para la asignación de lugares de las listas que compiten en las PASO, el mismo no podrá superar el umbral natural del distrito, es decir, el porcentaje de votos necesario para la obtención de un escaño en la elección general".

En el tercer punto se define que a los resultados de las PASO se aplicará el D’hondt para la conformación de listas y finalmente viene la cláusula del arrastre.

Se establece que "los candidatos y precandidatos a Presidente, pertenecientes a cualquier espacio político enmarcado en Juntos por el Cambio, no pueden negarse a aceptar que se adosen a sus propias boletas electorales las listas nacionales y provinciales, que requiera cualquier otra fuerza de la coalición para poder competir igualitariamente en las Paso".

El ejemplo que difundieron los radicales para sostener ese mecanismo es que, si el candidato a presidente fuera Larreta y la candidata a jefe de Gobierno, María Eugenia Vidal pero también se presenta Lousteau, los dos aspirantes locales podrán ir en las PASO con la boleta pegada al candidato presidencial. Creen que de ese modo no habrá un solo aspirante que se vea beneficiado por el "arrastre" del candidato a presidente.

Como sea, Lousteau, como delegado al Comité Nacional queda posicionado para la carrera hacia la presidencia del partido, pero además contará con una veintena de convencionales que son quienes, como define el mismo documento tienen "competencia para evaluar y decidir alianzas políticas, electorales, propuestas, contenidos y formas en las que se estructuran las decisiones y las candidaturas a lo largo y a lo ancho del país".

Por la UCR Capital, además de Lousteau serán delegados al Comité Nacional el propio Daniel Angelici y Fernanda Mollard.

Dejá tu comentario