Colonos judíos salieron a quemar casas de palestinos

Portada Principal

Jerusalén (The Independent, Reuters, EFE, AFP, DPA) - La Franja de Gaza se vio inmersa ayer en un torbellino de violencia sectaria, cuando un centenar de colonos israelíes incendiaron casas palestinas en represalia por el asesinato de un compañero, cuya muerte frustró en gran medida las conversaciones de paz en Medio Oriente.

Los colonos del bloque de asentamientos de Gush Katif incendiaron siete viviendas, vacías, y cerca de quince invernaderos. También quemaron dos autos y varias cosechas agrícolas, según dijeron testigos.

«Hay que limpiar para poner fin a la invasión ilegal de los palestinos en nuestras tierras», declaró una habitante de una colonia a la radio pública israelí.

El cuerpo de
Roni Tsalach, de 32 años, fue encontrado en el campo donde había trabajado durante todo el día junto con algunos obreros palestinos que desaparecieron. Su automóvil fue hallado algunas horas después, completamente carbonizado, en una ciudad cercana.

Estado de sitio

Tras conocerse la muerte del colono, Israel impuso el estado de sitio en la franja de Gaza y cerró todas sus salidas al exterior, como los pasos terrestres con Egipto e Israel y el aeropuerto internacional de Gaza. Con la muerte de Tsalach la cifra de israelíes muertos aumentó a 44 en casi 16 semanas de intifada palestina.

Por su parte, el primer ministro israelí,
Ehud Barak, condenó la muerte del colono en una entrevista concedida al canal de televisión al-Jazeera, de Qatar, que fue transmitida en árabe.»Es un golpe serio al proceso de paz. Estoy seguro de que Tsalach fue víctima de asesinos», dijo el premier. Barak instó, además, al líder palestino Yasser Arafat a detener todos los ataques y dijo que Israel no sucumbirá ante tal violencia.

La muerte de Tsalach coincidió con nuevos intentos de ambas partes de poner fin a semanas de derramamiento de sangre. Un negociador de paz israelí había dicho el domingo que las conversaciones sobre política y seguridad continuarían en los próximos días. Sin embargo, tras la muerte del colono, funcionarios del gobierno de Israel dijeron que las conversaciones de paz con los palestinos se habían suspendido, aparentemente hasta hoy.

Tanto la célula armada palestina, brigadas Salah Khalaf, como el grupo terrorista Hamas, reivindicaron el homicidio del colono. El comunicado fue difundido por la televisión satelital de Abu Dhabi, en un despacho de la franja de Gaza.

Las brigadas Salah Khalaf, una sigla poco conocida, son un grupo armado de Al Fatah, el principal movimiento palestino liderado por Arafat. El grupo definió el homicidio como «una venganza» por el asesinato perpetrado el viernes por soldados israelíes, de
Akram Hassasuneh, un palestino residente en Hebrón (Cisjordania).

Asesinado

En tanto, un día después de que la Autoridad Palestina (AP) fusilara a dos palestinos acusados de colaborar con Israel, otro supuesto colaboracionista, fue asesinado a primeras horas de la tarde por milicianos de Tanzim, grupo armado de Al Fatah, según informaron fuentes palestinas. Mohamed Musa, de 39 años, fue alcanzado por los disparos de los milicianos palestinos cerca de la localidad cisjordana de Salfit, entre Ramallah y Naplusa.

Mientras tanto, otros cuatro palestinos también buscados por el delito de «traición» se entregaron a las autoridades de la AP bajo promesa de que tendrían un juicio justo, con garantías y recursos de apelación, premisas que no se dieron en el caso de los dos palestinos ejecutados el sábado.

Dejá tu comentario