31 de enero 2002 - 00:00

Extienden el ultimátum terrorista por Daniel Pearl

Daniel Pearl, periodista secuetrado en Pakistán
Daniel Pearl, periodista secuetrado en Pakistán
La policía paquistaní tomaba "muy en serio" este jueves las amenazas de muerte contra el periodista estadounidense Daniel Pearl, cuyos secuestradores renovaron hoy un plazo de 24 horas para ejecutarlo si Estados Unidos no libera a los paquistaníes presos durante la guerra en Afganistán.

Un grupo desconocido hasta ahora, el "Movimiento Nacional para la Restauración de la Soberanía de Pakistán", se atribuyó el secuestro de Daniel Pearl, de 38 años, corresponsal del Wall Street Journal.

El jefe de un grupo islamista radical, Mubarak Alí Shan Gilani, sospechoso de estar vinculado a ese secuestro, era sometido a un "intenso interrogatorio" indicó el jueves la policía en Karachi (sur).

"Tomamos muy en serio la amenaza de muerte y hemos comenzado a someter a Gilani a un interrogatorio sostenido para encontrar algunos indicios mayores", declaró un responsable de la policía que pidió mantener el anonimato.

Por otra parte, otros dos sospechosos están siendo buscados por la policía paquistaní, que dijo tener grandes esperanzas de detenerlos dentro de poco.

Este jueves el gobierno paquistaní acusó al gobierno de India de estar vinculado al secuestro de Pearl.

El corresponsal de Wall Street Journal había dicho a su esposa Marianne, justo antes de desaparecer hace una semana, que partía a entrevistar a Mubarak Alí Shan Gilani, dirigente de un grupo militante poco conocido, Tanzeemul-Fuqra, con sede en Lahore (este).

Tras una intensa búsqueda, Gilani fue detenido el miércoles en una casa de Rawalpindi, cerca de Islamabad, donde se encontraba solo, antes de ser trasladado a Karachi.

Su organización estaría vinculada al británico Richar Reid, que había tratado de activar una carga explosiva disimulada en uno de sus zapatos a bordo de un vuelo de American Airlines entre París y Miami a fines de diciembre, según fuentes de los servicios de inteligencia paquistaníes.

La policía paquistaní allanó diferentes locales vinculados al grupo de Gilani para confiscar documentos, un ordenador y otros registros, precisó el responsable.

La policía también allanó dos propiedades pertenecientes a otros dos sospechosos y manifestó su optimismo respecto a las próximas detenciones.

La periodista independiente francesa Marianne Pearl, esposa del reportero secuestrado, expresó este jueves en una entrevista telefónica su esperanza de que los secuestradores tengan en cuenta "la honestidad profesional y la voluntad de diálogo" de su esposo, y lo liberen.

Su esposo y ella, que es de madre cubana y padre holandés, estaban instalados desde hace año y medio en Bombay (oeste de India) antes de trasladarse a Pakistán hace pocos meses.

"Vinimos aquí a Pakistán tras los atentados del 11 de setiembre en Estados Unidos, para intentar comprender. Vinimos confiados, para crear el diálogo. Hablamos con muchas personas", declaró Marianne Pearl.

"Jamás hemos sentido temor de la gente, ya que hemos dialogado con ellos", añadió.

En un mensaje enviado el miércoles a varios diarios los secuestradores afirmaron que Pearl era un agente del servicio secreto israelí (Mossad), y amenazaron con matarlo si Estados Unidos no liberaba a los paquistaníes capturados durante la guerra lanzada en Afganistán desde octubre pasado.

 

Dejá tu comentario