Edición Impresa

Quintana: "Nunca evaluamos que Macri no sea el candidato a presidente"

Francisco Quintana, es uno de los hombres que tiene en su cabeza el armado de Cambiemos a nivel nacional y conoce al detalle los candidatos.

Como secretario general del PRO, Francisco Quintana, es uno de los hombres que tiene en su cabeza el armado de Cambiemos a nivel nacional. Conoce al detalle los nombres de los candidatos a lo largo del país. Durante su visita a Ámbito Financiero enfatizó que en la mesa nacional de la alianza gobernante “nunca” se analizó que Mauricio Macri no vaya por la reelección porque “es el líder” de Cambiemos.

Quintana, que además es el vicepresidente 1° de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, reconoció que para muchos argentinos “la expectativa era mayor a los logros que a esta altura podemos mostrar”.

En cuanto a la elección presidencial anticipó que se verá un escenario similar al de 2015 aunque reafirmó que “sentimos que va a ser una mayoría la que nos va terminar acompañando”.

P.: ¿Pensaban a esta altura del gobierno que el país estaría en una situación mejor y no en esta coyuntura?

Francisco Quintana: Sí, probablemente. También entendiendo que buena parte de esta coyuntura se explica por factores internacionales, por una Argentina aún frágil que sufre los embates de la economía internacional con mayor debilidad que otras economías, en consecuencia creo que los argentinos en general también estamos pagando en una coyuntura a nivel internacional que no nos es favorable, pero también con la convicción de estar sentando las bases para un crecimiento sostenido en la Argentina, también con la tranquilidad de estar en el camino correcto, sin por eso desconocer que hay argentinos que están viviendo un momento complejo y eso explica también porque la decisión de las medidas que se tomaron en los últimos días que tiene que ver con tratar de aliviar esa situación.

P.: ¿Las medidas parecen más emparentadas con el kirchnerismo que con las que venía aplicando el Gobierno?

F.Q.: Nosotros hemos sido coherentes a lo largo de estos cuatro años con una serie de medidas que lo que buscan es reducir el déficit fiscal y el saneamiento de nuestra economía con mayor o menor nivel de gradualismo. También somos conscientes de que este es un contexto en el cual hay argentinos que están viviendo un momento complicado y es por eso que tomamos la decisión de estas medidas que buscan generar alivio, son medidas temporales para paliar una coyuntura determinada. Lo que buscan es proteger a los sectores más vulnerables que son los que más sufren problemas como la inflación, problema que vamos a resolver seguramente en más tiempo del que a nosotros nos hubiera gustado.

P.: ¿Hubo descoordinación en la política económica?

F.Q.: No. Siento que nosotros hemos evolucionado, arrancamos con un modelo y también analizando la eficiencia de ese modelo, hemos evolucionado a una mayor centralidad o mayor coordinación, eso lo veo como algo destacable y también muestra la vocación del Presidente, en este y otros temas, de tener una mirada de análisis hacia adentro para corregir o mejorar.

P.: ¿Cómo analiza la actualidad de Cambiemos?

F.Q.: Muy bien. Sigue siendo dentro de Cambiemos muchísimo más lo que nos une que lo que nos diferencia. Creo que hay un espíritu común en el PRO, la UCR y Coalición Cívica de fortalecer a Cambiemos a lo largo de este año. En materia electoral te diría que la regla en la inmensa mayoría de los casos es que nosotros ya tenemos acordado quienes van a ser los candidatos a lo largo y a lo ancho del país, y por sobre todas las cosas hay un liderazgo del presidente Macri que encolumna a la dirigencia de las tres fuerzas nacionales que formamos parte de Cambiemos. Es una coalición en conformación y como tal manifiesta sus matices y diferencias y eso nos enriquece.

P.: ¿Y el renovado reclamo de la UCR por una mayor participación?

F.Q.: Fundamentalmente en términos de métodos se maneja con mucho diálogo y generando espacios para el acuerdo y en lo concreto en la medida en que como coalición sigamos creciendo eso se va a traducir también en el crecimiento de las fuerzas políticas que lideramos Cambiemos. En lo que tiene que ver con nuestra oferta a nivel provincial, te diría que la gran mayoría de nuestros candidatos a gobernador provienen del radicalismo y eso lo vemos con buenos ojos en tanto son los candidatos más competitivos o que mejor nos representan en sus respectivos territorios. En principio salvo el caso del presidente nacional del PRO, Humberto Schiavoni en Misiones, en el resto de las provincias sacando Mendoza en donde tendrán que ser los propios mendocinos quienes definan quién es el candidato más representativo, en el resto son candidatos que vienen del radicalismo o en la menor cantidad de casos con aliados, como Claudio Poggi en San Luis o Marcelo Orrego en San Juan. Con lo cual en esa foto lo que ves es un potencial crecimiento del radicalismo y en la medida de que crezca Cambiemos seguramente también en el PRO.

P.: ¿La vicepresidencia debería ser para la UCR?

F.Q.: Primero creo que la vicepresidencia se tiene que discutir en conjunto con el resto de las candidaturas nacionales, mucho más cerca del cierre de listas nacional, y en el caso puntual del compañero de fórmula de Mauricio Macri, su opinión es fundamental; creo que es una decisión no exclusiva pero si fundamentalmente del Presidente.

P.: ¿Por qué aparece el nombre de Martín Lousteau como posible vicepresidente?

F.Q.: Eso habrá que preguntárselo a los que eventualmente lo consideran como alternativa. Es un dirigente que en tanto integra la Unión Cívica Radical forma parte de Cambiemos y como tal tendrá todo el derecho a tener aspiraciones tanto locales como nacionales, pero insisto que en el caso de la vicepresidencia es una decisión que se va a tomar más adelante y donde la opinión fundamental va a ser la del propio Presidente.

P.: Macri ratificó su vocación de ir por la reelección, ¿existe el plan B con María Vidal?

F.Q.: Nunca evaluamos la alternativa de que Mauricio Macri no sea el candidato a presidente, y el plural incluye a la mesa nacional de Cambiemos, es decir, a los dirigentes no solo del PRO sino de la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica. Para nosotros es obvio y evidente que muchos de los procesos de transformación que encaramos en la Argentina de fines de 2015 para acá requieren de más de un periodo, así como también es obvio que hoy el principal líder y referente a nivel nacional de Cambiemos es Mauricio Macri, con lo cual nunca nos planteamos una opción, así como también entendemos que la mejor opción que tienen los bonaerenses es María Eugenia Vidal y lo mismo podríamos decir de las otras cuatro provincias que están en manos de dirigentes de Cambiemos.

P.: ¿Si Cristina es candidata facilita la campaña de Cambiemos?

F.Q.: Nunca hemos definido, ni cuando arrancamos en la Ciudad de Buenos Aires y tampoco ahora, nuestra estrategia en función de las definiciones de la oposición. Sin embargo es cierto que en la medida que Cristina sea candidata se va visibilizar mucho más la polarización entre dos modelos, entre la vuelta al pasado o la consolidación del cambio; una polarización que nace desde abajo hacia arriba y que se reflejará en la oferta electoral. Nosotros seguimos convencidos que la mayoría de los argentinos quiere profundizar este camino, aun reconociendo las dificultades que pueden estar atravesando.

P.: ¿Y si Cristina no es candidata?

F.Q.: Es que probablemente siendo o no siendo candidata Cristina haya una clara representación del pasado. Para nosotros la mayoría del resto de los precandidatos tienen mucho más que ver con el pasado que con el futuro, con lo cual es seguro que finalmente se terminen contraponiendo dos modelos.

P.: ¿El peronismo es el pasado?

F.Q.: Sí, porque en mayor o en menor medida todos son responsables de la Argentina caótica que nosotros tuvimos que asumir hacia fines de 2015. Entonces, está claro que cualquiera de las opciones de peronismo tiene mucho más que ver con una vuelta al pasado que con una mirada de futuro, de construcción hacia adelante. Cualquiera del resto de los candidatos, sin además de dejar de advertir sus contradicciones, los vemos muchos más vinculados a la etapa que los argentinos decidieron dejar atrás a fines de 2015, con la aspiración de seguir consolidando este proceso hacia adelante.

P.: En términos de gestión ¿qué opina del gobierno de Vidal y del de Larreta?

F.Q.: El gobierno de María Eugenia recibió una provincia prácticamente quebrada con enormes problemas no solo presupuestarios sino también en prácticamente todas las áreas de la gestión pública, que ha logrado revertir en su inmensa mayoría esa situación en un proceso que al igual que en el caso del gobierno Nacional requiere más de un mandato, es tal el nivel de deterioro y de abandono de la provincia de Buenos Aires que evidentemente es necesario más de cuatro años para poder enderezar el rumbo de la provincia. En esa línea, estoy convencido de que una enorme mayoría de los bonaerenses la van a volver a acompañar este año, van a valorar el enorme esfuerzo que ella ha hecho, recorriendo incansablemente la provincia y estando a disposición de los bonaerenses y de cada uno de los más de 130 intendentes. En el caso de Horacio creo que ha sido un inmejorable continuador del camino que empezó Mauricio en la Ciudad, él ha tenido mucho que ver con los ocho años de gestión de Mauricio, ha sido una pieza fundamental del éxito de la gestión de Mauricio, y hoy con su propia impronta le ha logrado imprimir a la Ciudad su propia dinámica. En estos primeros cuatro años va a tener hitos para poder mostrar. Tanto Horacio como María Eugenia han sabido aprovechar la oportunidad de tener un gobierno Nacional del mismo signo político porque muchas de las obras que disfrutan bonaerenses y porteños tienen que ver con un gobierno Nacional que ha decidido acompañar a ambas jurisdicciones, así como al resto del país, algo que por lo menos a los porteños en los ocho años anteriores no nos había pasado porque evidentemente teníamos un gobierno nacional con Cristina como presidenta que había decidido darle la espalda no a Macri sino a los porteños.

P.: En la Legislatura y en el Congreso hubo acuerdo político para sacar proyectos, ¿es posible cerrar la grieta en la sociedad?

F.Q.: Siempre hemos sido muy críticos de la actitud del kirchnerismo en el poder Legislativo que debería ser el ámbito de diálogo y de búsqueda de consensos. El kirchnerismo sobre todo en la etapa en la que tuvo mayoría en el Congreso impuso de manera permanente esa mayoría. Por el contrario Mauricio Macri asumió su presidencia siendo su gobierno el que tenía menor cantidad de legisladores nacionales propios en los últimos 80 años. Esta situación pero también la convicción de querer hacer las cosas distintas a lo que nosotros criticamos de manera muy enfática durante 12 años, hace que nuestra relación con la oposición con los poderes legislativos en general sea totalmente distinta, eso se ve con mucha claridad en el Congreso y también en la Legislatura. Señalo lo de la Legislatura porque aun teniendo mayoría como en la actualidad eso no nos lleva a imponer una agenda sino que nosotros como regla siempre estamos abiertos al debate y el diálogo. Esa actitud que tenemos en los ámbitos parlamentarios que podríamos mantenerla fuera de los ámbitos legislativos en la medida en que del otro lado también haya vocación de llegar a acuerdos.

P.: ¿Los preocupa los resultados de las elecciones provinciales?

F.Q.: En general lo que advertimos es un triunfo de los oficialismos, una continuidad de quienes están en el poder, pero además vemos un escenario muy similar al de 2015. Un escenario en donde si vos analizás y comparás los resultados con los de hace cuatro años te vas a encontrar con situaciones muy similares, en algunas provincias casi idénticos, lo que nos hace pensar que probablemente en el orden nacional también vayamos a un escenario similar al de 2015, que es un escenario de paridad, pero sentimos que va a ser una mayoría la que nos va terminar acompañando.

P.: ¿Cuáles serían las prioridades para un eventual segundo mandato?

F.Q.: Te diría que obviamente darle continuidad a muchas de las agendas en las que tenemos avances concretos para mostrar, como en materia de lucha contra el narcotráfico y seguridad es mucho lo que hicimos, pero es cierto que es mucho también lo que queda pendiente, en materia de reinserción de Argentina el mundo en donde hay logros históricos como la exitosa organización del G20, pero también es un agenda en la que hay que seguir trabajando. Hay que seguir trabajando en materia de calidad institucional en donde la comparación con los 12 años anteriores hemos conseguido un cambio de paradigma. Y obviamente seguir en el camino ya trazado en materia económica con la convicción de que ese camino nos va a llevar a un crecimiento sostenido y eso nos va a permitir crear empleo, bajar la inflación, que el salario real se recupere, que más trabajadores salgan de la informalidad, esas deberían ser las consecuencias de seguir en este camino.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario