Economía

Riesgo-país, sin freno, llegó a 1.946 pb ; el Merval moderó baja

Bonos perdieron hasta un 12%. Acciones argentinas en Wall St. llegaron a retroceder el 14%. También condicionó el contexto externo.

En otra rueda con altos grados de volatilidad, el S&P Merval cayó ayer 1,4% a 29.920,69 puntos, producto de la máxima incertidumbre financiera y política local, que llevó al dólar y al riesgo-país a marcar nuevos máximos, en un contexto de fuertes retrocesos en los mercados internacionales ante el temor de una recesión global. El descenso logró atenuarse en la última parte de la jornada, después de se conociera un diálogo telefónico entre el presidente Mauricio Macri y Alberto Fernández, quien se comprometió a llevar calma a los mercados financieros (ver páginas 2 y 3).

Las bajas del día fueron lideradas por Transportadora de Gas del Norte (-15,4%), Transener (-11,1%) y Edenor (-10,3%). En Wall Street, el retroceso de algunos ADR argentinos fue mayor: IRSA Propiedades Comerciales cayó 14%; Edenor, un 12,7%; y Loma Negra 9,6%. La aplastante victoria de la oposición en las PASO dejó a Macri, el candidato favorito de los mercados, con pocas chances de ser reelecto y desencadenó un derrumbe de la confianza de los inversores y del peso, lo que podría acelerar una inflación ya muy alta.

El diálogo de Macri con Fernández pareció tranquilizar un poco a los mercados, que temen por la gobernabilidad en los meses que restan hasta las elecciones presidenciales. “El acercamiento político abrió expectativas de que pueda contribuir con una mayor tranquilidad, pero recién se encuentra en etapas preliminares para poder de detener la masiva destrucción de valor que genera el agresivo remate de posiciones en especial por porte de fondos externos”, analizó un experimentado economista. Analistas concuerdan en que un acuerdo político entras los principales candidatos sería en el actual escenario “la única llave” que podría tranquilizar a los mercados y así frenar la escalada de las tensiones financieras.

Vale remarcar que la plaza local también estuvo condicionada por una brusca baja del 3% de los principales índices de Wall Street (ver aparte). En medio del complejo clima local e internacional, el riesgo-país argentino trepó 11,77% (205 unidades), a 1.946 puntos básicos, su nivel más alto desde noviembre de 2008.

Operadores coinciden en que los actuales niveles del riesgo-país son semejantes a cuando un Gobierno afronta problemas de pago con su deuda soberana. Además, para colmo de males siguió la sangría de depósitos bancarios en pesos, los que son dolarizados en su mayoría, dijeron fuentes del mercado. Frente a eso, los principales bonos en dólares continuaron sin encontrar un piso y anotaron mermas abruptas de hasta casi 12%. El caso más emblemático fue el del DICAD, que registró un derrumbe del 11,95%. “Varias consultoras comenzaron a advertir acerca de la posibilidad de una reestructuración de deuda amigable para el próximo año”, sostuvieron desde Rava. Otro bono que sufrió un fuerte castigo fue el AO20D, con un derrape del 10,8%, por lo que su rendimiento se disparó a un 85% anual en dólares. Por su parte, los bonos en pesos sufrieron derrumbes mayores, de hasta el 33,8% (PR15). “Otra jornada negra para la renta fija. Desde las PASO, los precios se derritieron 40% con una destrucción de valor de más de u$s31.000 millones. En promedio, los títulos con Ley Argentina operan en 45 centavos por dólar, mientras los que cuentan con legislación neoyorquina cotizan en u$s48 centavos”, indicó el economista Nery Persichini.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario